Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

[LAGOS, NIGERIA] Implementar estrategias para reducir la exposición a la contaminación relacionada con el tráfico vehicular puede ayudar a reducir los nuevos casos de asma en niños, sugiere un estudio.

Según el trabajo, aunque la contaminación es un factor de riesgo para el aumento de casos de asma infantil, a menudo las investigaciones sobre la carga global de enfermedades no tienen en cuenta la posible influencia de la contaminación del aire en el asma.

“Al estimar la contribución de la contaminación generada por el tráfico en la incidencia del asma pediátrica en todo el mundo, nuestro estudio muestra que las consecuencias para la salud pública global derivadas de la exposición al aire contaminado son aún más profundas y potencialmente subestimadas”, dice Susan Anenberg, autora del estudio y profesora asociada de salud ambiental y ocupacional en la Universidad George Washington (Estados Unidos).

El estudio —publicado en The Lancet Planetary Health— muestra que la contaminación del aire relacionada con el tráfico está asociada a cuatro millones de nuevos casos de asma infantil cada año en todo el mundo, que representan 13 por ciento de la carga mundial de asma infantil.

Los investigadores utilizaron NO2 (dióxido de nitrógeno) como sustituto de la contaminación del tráfico y evaluaron sus efectos en los nuevos casos de asma registrados en 2015 en la población de 1 a 18 años en 194 países y 125 ciudades principales.

“Nuestro estudio muestra que las consecuencias de la exposición a la contaminación del aire para la salud pública mundial son aún más profundas y potencialmente subestimadas”

Susan Anenberg, Universidad George Washington

Anenberg dijo a SciDev.Net que la contaminación del aire es uno de los cinco principales factores de riesgo que afectan la salud pública mundial, pero no ha recibido mucha atención con respecto al asma.

Según el estudio, de las 125 ciudades que se estudiaron, la proporción de nuevos casos de asma resultantes de la contaminación por dióxido de nitrógeno “varió desde casi seis por ciento en Orlu, Nigeria, hasta 48 por ciento en Shanghai, China”.

“Estimamos que aproximadamente 92 por ciento de la incidencia del asma pediátrica atribuible a la exposición a NO2 ocurrió en áreas donde las concentraciones promedio anuales de este compuesto son más bajas de lo que establece la guía de la OMS, que es de 21 partes por mil millones”, agrega el estudio.

“Los esfuerzos para reducir la exposición al NO2 podrían ayudar a prevenir una porción sustancial de los nuevos casos de asma pediátrica en países desarrollados y en desarrollo, y especialmente en áreas urbanas”, dice el estudio. [La reducción de] las emisiones de los vehículos deben ser un objetivo para las estrategias de mitigación de la exposición”, adiverte.

Carlos Iván Falcón-Rodríguez, docente de la Facultad de Medicina y Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, indica que el estudio corrobora lo que hasta ahora se sabe sobre la incidencia del aire contaminado en el asma y las enfermedades respiratorias.

Pero, añade que al haber analizado el NO2 “permite saber más, ya que desmenuza dentro de la mezcla contaminante su efecto sobre la salud”.

Explica a SciDev.Net que la incidencia de contaminantes ambientales se analiza en base a seis criterios que miden la presencia de dióxido de nitrógeno; dióxido de azufre; dióxido y monóxido de carbón, ozono y material particulado en dos tamaños de partícula: PM2,5 y PM10, es decir 25 a 100 veces más delgados que un cabello humano.

“En laboratorio hemos visto con modelos animales que el material particulado por sí solo incrementa las posibilidades de volver asmático a un organismo sano que está en contacto con el alérgeno, ya que funciona como coadyuvante para el desarrollo del asma”, precisa.

Autor de varios artículos sobre el tema e investigador del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias de Ciudad de México, Falcón-Rodríguez señala que “identificado el problema, en este caso el efecto del dióxido de nitrógeno sobre la salud infantil, la solución debe ser ahora a nivel político”.

“Los asesores de los políticos son los que deberían sugerir cambios, promoviendo una política de reducción de los contaminantes que resultan de la combustión de los automóviles”, sostiene.

En su opinión, una alternativa sería impulsar los autos eléctricos, como se hizo con éxito en Holanda y reemplazar el uso de combustibles fósiles por otras fuentes “eliminando de esta forma el material particulado que emiten los vehículos”, afirma.

Este artículo fue producido por el equipo de SciDev.Net en África Subsahariana, con reporteo adicional de Claudia Mazzeo de SciDev.Net América Latina.
 
Enlace al estudio en The Lancet Planetary Health

Referencias

Pattanun Achakulwisut and others Global, national, and urban burdens of paediatric asthma incidence attributable to ambient NO2 pollution: estimates from global datasets (Lancet Planetary Health, 10 April 2019)