Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

Estar ausente de las redes sociales aunque sea por cortos periodos conduce a síntomas clásicos de abstinencia, como el ansía de conectarse en línea al menos tres veces al día, aburrimiento y cambios de humor.
 
Así lo constató un equipo de investigadores de Austria, dirigidos por Stefan Stieger, que investigó la reacción de usuarios de las redes sociales ante un período de desconexión. Más de 150 participantes de entre 18 y 80 años, 70 por ciento de ellos mujeres, recibieron instrucciones de no usar Twitter, Facebook, Instagram o WhatsApp durante siete días.
 
Según Stieger, del Departamento de Psicología y Psicodinámica de la Universidad Karl Landsteiner of Health Sciences (KL Krems), casi el 60 por ciento de los sujetos "hizo trampa" y se conectó aproximadamente durante 3 minutos, porque creían que no usar las plataformas significaría perderse algo importante.
 
El 17 por ciento recayó una vez, el 13 por ciento recayó dos veces y el 29 por ciento, más de dos veces. Los usuarios sintieron la presión de los compañeros para volver a las redes sociales porque se espera que las personas interactúen con sus amigos en estos medios.
 
"Lo que vimos fueron efectos similares a las adicciones clásicas", confirmó a SciDev.Net.
 
También enfatizó que los síntomas de abstinencia detectados en su estudio podrían ser más leves en comparación con el fenómeno real. Más de mil personas recibieron invitación a participar, pero solo aproximadamente el 30 por ciento se interesó. Al final, solamente un 15 por ciento asumió el reto de pasar un tiempo lejos de las redes sociales.

Para las personas que tienen problemas con el uso de sus redes sociales, permanecer fuera de línea a menudo es algo positivo

Stefan Stieger, Universidad Karl Landsteiner of Health Sciences (KL Krems), Austria

 
El "período fuera de línea" influyó sobre el buen o mal humor de los participantes. "Para las personas que tienen problemas con el uso de sus redes sociales, permanecer fuera de línea a menudo es algo positivo", señaló Stieger.
 
Los resultados, publicados en la revista Cyberpsychology, Behavior and Social Network, abren un nuevo debate sobre si existe o no una epidemia de "adicción a las redes sociales".
 
“Si bien los hallazgos indican que los participantes tuvieron problemas cuando se retiraron de las redes sociales en línea, tomaría precauciones al calificarlos de adicción”, advirtió Yalda T. Uhls, PhD, Fundadora del Centro para Académicos y Cuentacuentos de la UCLA, y autora del libro Media Moms & Digital Dads (Mamás Mediáticas y Papás Digitales: un enfoque para no tener miedo a la crianza en la era digital).
 
“El comportamiento adictivo generalmente implica un daño a uno mismo o a los demás, y no estoy segura de que el aburrimiento o la ansiedad cuenten como tales. Es interesante notar que los autores encontraron una disminución tanto en el afecto positivo como en el negativo, demostrando la complejidad de tratar de comprender cómo nos afectan estos medios”, señaló a SciDev.Net.
 
Sin embargo, a Catherine Price, consultora educacional y de salud y autora del libro "Cómo romper con su teléfono", publicado en 18 idiomas, no le sorprende que los investigadores observaran síntomas parecidos a la abstinencia entre las personas a las que les habían pedido que se abstuvieran de las redes sociales.

“Al igual que las máquinas tragamonedas, las aplicaciones de redes sociales están diseñadas deliberadamente para estimular la liberación de dopamina, que es un químico cerebral que desempeña un papel clave en la formación de hábitos y adicciones”, dijo a SciDev.Net. “Personalmente, estoy de acuerdo con esa investigación”, comentó Irving Washington, Director Ejecutivo de Online News Association, la principal organización de periodistas digitales. Él, recientemente tomó vacaciones de una semana y se comprometió públicamente a estar desconectado durante ese período.
 
“Sí, experimenté síntomas de abstinencia y, de hecho, mientras cumplí con mi objetivo, creo que cambié un hábito por otro y envié mensajes de texto con más frecuencia para compartir las vacaciones, ya que "técnicamente" no rompía la regla de las redes sociales. Pero sí, diría que estuve más tranquilo. Sabía que tenía que regresar, así que no había ninguna expectativa de que me quitara, pero mi meta futura es seguir atento a las redes sociales", confesó a SciDev.Net.
 
Según la serie informes digitales globales de 2018 de Hootsuite y We Are Social, Asia Central y del Sur registraron los crecimientos más rápidos de personas que usan las redes sociales (90 y 33 por ciento, respectivamente). En América Latina, el 57 por ciento de sus habitantes usan redes sociales.
 
Entre los 10 países con mayor consumo diario de redes sociales por usuario por hora por dispositivo hay 3 latinoamericanos: Brasil, en segundo lugar con 3 horas y 39 minutos; Argentina, en el quinto puesto con 3 horas y nueve minutos, y México en el sétimo lugar con 3 horas y siete minutos. Filipinas, ocupa el primer lugar mundial con un uso promedio de casi cuatro horas por persona.
 
Monica Peart, directora de pronósticos de la empresa Emarketer, confirmó a SciDev.Net que Facebook es la red social más grande de América Latina, con un estimado de 284.5 millones de usuarios en 2018, pero su crecimiento se está estancando y aumentará en un solo dígito en los próximos cinco años, mientras que Instagram seguirá creciendo. Se prevé que esta red habrá crecido un 18,4% (125,9 millones de usuarios) a lo largo de 2018.

Enlace al resumen del estudio en Cyberpsychology, Behavior and Social Network

Temas relacionados