Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

Las personas con mayor riesgo de infección por Zika son las que tienen menos probabilidades de saber algo sobre el virus, según refleja un estudio realizado en República Dominicana que incluyó a habitantes de comunidades rurales —más vulnerables a la enfermedad— y halló que 63 por ciento desconocía el papel de los mosquitos en la transmisión del virus.

Publicado en BMC Infectious Diseases, el estudio evaluó el conocimiento de los síntomas, los efectos en la salud y las prácticas de prevención asociadas con el Zika en 75 habitantes de comunidades rurales costeras de la República Dominicana. Si bien se trata de una muestra acotada, su aporte original es que se centró en poblaciones rurales.

Para María Belén Guerra, especialista en salud pública e integrante de la Dirección de Planificación, Área de Ordenamiento Territorial, de la Municipalidad de Guaymallén, en Mendoza, la investigación constituye un importante aporte porque existe un predominio de estudios en espacios urbanos o áreas metropolitanas. “Esta información será muy útil para elaborar proyectos de intervención”, opina a SciDev.Net Guerra, que aboga por realizar intervenciones en el plano local.

En comparación con la población urbana, un trabajo anterior que abarcó a 608 dominicanos vecinos a la ciudad capital de Santo Domingo determinó que alrededor de 50% conocía la relación entre mosquitos y Zika, lo que representa un 13 por ciento de diferencia con respecto a la población rural.

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 80 países están afectados por Zika, una enfermedad que se transmite principalmente por la picadura del mosquito infectado del género Aedes, el mismo del dengue, la chikungunya y la fiebre amarilla.

Sin embargo, el estudio en República Dominicana encontró un elevado desconocimiento del papel de los mosquitos en la transmisión de la enfermedad, y además halló que 26,5 por ciento se protegían con medidas inadecuadas, como consumir agua limpia. La investigación también reveló el conocimiento sobre la vía sexual como otra de las formas de contagio del zika, pues recientemente se constató que el virus es capaz de sobrevivir en el semen hasta por 62 días después del inicio de los síntomas. Este hallazgo ha puesto la alarma sobre la transmisión sexual, que puede estar siendo subestimada.

Acerca de este tema, en el estudio en República Dominicana solo una mujer identificó correctamente esa vía de transmisión. Asimismo, solo cinco personas (10,4 por ciento) eran conscientes de la asociación entre esta enfermedad y microcefalia.

Esos resultados también son diferentes a otro estudio efectuado entre 526 mujeres urbanas (de la ciudad de Aracajú, estado de Sergipe, Brasil), que halló que 50,2 por ciento estaba al tanto de la transmisión sexual del Zika y 98,6% sabía de su asociación con defectos congénitos en los recién nacidos.

Erik Nelson, autor del estudio e investigador del Departamento de Epidemiología y Bioestadísticas de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Indiana (EEUU), dijo a SciDev.Net que el próximo paso de su trabajo es comunicar el riesgo de enfermedad mediante fuentes confiables de información y los medios que emplean los dominicanos.

“Esperamos aprovechar las interacciones con médicos, líderes de la comunidad y personas influyentes de los medios de comunicación para compartir conocimientos básicos pero poderosos sobre el virus Zika. Entre ellos, el poder protector de los anticonceptivos de barrera (los condones) y el evitar las exposiciones innecesarias a los mosquitos”, desatacó.

Para Ari Whiteman, del área de Vigilancia Conductual y Clínica de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), “es importante utilizar canales de comunicación comunes, como la televisión en América Latina, para promover mensajes de salud pública que puedan educar a los locales y desarrollar la resistencia a las enfermedades”.

Whiteman también es autor de una investigación sobre zika en Panamá, que comparó la incidencia socioeconómica y demográfica de la población urbana y rural en la actitud y las prácticas en relación con los mosquitos. Su trabajo, en coincidencia con el de Nelson, concluyó que las personas con ingresos y educación relativamente más bajos también tienen menor conocimiento sobre los riesgos y emplean menos medidas preventivas.
 
Enlace al estudio en BMC Infectious Diseases

Temas relacionados