Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

[SÃO PAULO] Las construcciones de presas en la Amazonía brasileña estarían aumentando la exposición humana a concentraciones inseguras de mercurio, advierte un estudio que analizó muestras de cabello de 37 personas que viven cerca de la presa de Tucuruí, una de las más grandes construidas en Brasil, en la cuenca del río Tocantins, estado de Pará, al norte del país.
 
Los investigadores encontraron niveles de mercurio superiores hasta 20 veces a los límites máximos permitidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el 57 por ciento de las personas evaluadas. Alrededor del 80 por ciento del mercurio detectado estaba en su forma orgánica (metilmercurio).
 
Esa es la forma más tóxica de mercurio, pues es capaz de cruzar las barreras biológicas y llegar al cerebro, causando una patología neurodegenerativa grave llamada enfermedad de Minamata, que puede provocar temblores, problemas de coordinación, deterioro visual progresivo y parálisis.
 
"Los niveles altos y la exposición crónica pueden ser fatales", destaca la bioquímica María Elena López, del Instituto de Ciencias Biológicas de la Universidad Federal de Pará y principal autora del estudio publicado en la revista Ecotoxicology and Environmental Safety.
 
Las presas elevan las concentraciones de mercurio orgánico al inundar cientos de millas cuadradas de bosque. Cuando la biomasa se descompone debido a las inundaciones, contribuye a liberar el mercurio almacenado en el suelo en su forma inorgánica, convirtiéndolo en una forma orgánica que luego es absorbida por organismos vivos y asciende en la cadena alimentaria., se explica en el estudio. Los peces depredadores de los ríos pueden acumular altos niveles de mercurio, y como los lugareños e indígenas suelen comer este tipo de pescado en grandes cantidades, están expuestos a una alta contaminación.
 
Un estudio de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) encontró que algunas aldeas indígenas de la Amazonía tienen hasta el 92% de su población contaminada por mercurio.
 
Más de 400 represas hidroeléctricas están en operación o en construcción en el Amazonas. Los proyectos forman parte de los planes de Brasil para instalar 25GW de nueva capacidad hidroeléctrica para 2024 y crear una vía navegable industrial masiva para permitir que la soya y otros cultivos sean exportados más fácilmente.
 
Según López es necesario conocer las dimensiones del problema “para desarrollar estrategias adecuadas para mitigar el impacto de la contaminación por mercurio en la región".
 
"Para lograr esto, sería necesario un estudio epidemiológico de las comunidades cercanas a la presa, un estudio ecológico completo del entorno para detectar y confirmar el origen de este mercurio y una evaluación del neurodesarrollo en niños infectados", dice a SciDev.Net .

También en el aire
 
El mercurio presente en el aire también es un factor de exposición para las personas que trabajan en zonas altamente contaminadas, según el químico Alexandre Brolo, del Departamento de Química de la Universidad de Victoria, Canadá.
 
Trabajando conjuntamente con otras universidades y una organización sin fines de lucro llamada Artisanal Gold Council, su grupo ha desarrollado un dosímetro de bajo costo para medir la cantidad de mercurio en el aire en las minas de oro.
 
"Nuestro dispositivo es un disco de cristal rojo que el trabajador puede usar en su solapa, como un botón", señala a SciDev.Net. "El disco cambia de color a un tono azulado cuando se expone al mercurio".
 
Explica que hay otros métodos para la cuantificación de mercurio en el aire, pero implican equipos muy caros y personal altamente capacitado para operar e interpretar los resultados.
 
El dispositivo fue probado en laboratorio exponiendo los discos de vidrio porosos llenos de nano-oro a diferentes niveles de vapor de mercurio y registrando el cambio en el color de la luz reflejada. El sensor fue probado luego en campo, bajo condiciones reales de trabajo en una mina de oro en Burkina Faso, África.
 
Según señalaron en un artículo publicado en noviembre pasado en Scientific Reports, el sensor logró detectar la presencia de mercurio en el aire en cantidades superiores a los límites máximos permitidos por la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) de EE.UU.
 
Actualmente, están en la fase de desarrollo y planificando otra prueba piloto, después de lo cual buscarán socios potenciales para la comercialización.
 
"Aunque el enfoque de la tecnología es la contaminación en el aire, podría usarse para evaluar la exposición al mercurio de las poblaciones que viven cerca de las represas en la región amazónica", enfatiza.

El estudio publicado en Scientific Reports es el resultado de proyectos financiados por FAPESP, uno de los donantes de SciDev.Net.


Link al artículo en Ecotoxicology and Environmental Safety

Link al artículo en Scientific Reports

Temas relacionados