Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

La presencia de cadmio en las papas que comen diariamente miles de jamaiquinos supera hasta en un 50 por ciento los límites recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por tanto, significa un enorme riesgo para la salud humana en Jamaica, confirma una reciente investigación.
 
La acumulación en el organismo de este elemento químico tóxico, considerado cancerígeno, provoca daños en riñones, huesos y sistema respiratorio. Las personas que desarrollan enfermedad renal, además, son 10 veces más propensas a tener enfermedad cardiovascular.
 
Por ello, el nuevo estudio, que será publicado próximamente en la revista Science of the Total Environment, exhorta a las autoridades a implementar una ‘receta’ para disminuir los niveles naturales de cadmio en el suelo antes de sembrar las papas.
 
“La mayoría de las tierras de islas tienen este problema porque tienen suelos con alto contenido de cadmio debido a su origen”, explicó a SciDev.Net Noureddine Benkeblia, investigador del Departamento de Ciencias de la Vida de la Universidad de las Indias Occidentales en Jamaica y uno de los autores de la investigación.
 
“Los resultados sugieren que la acumulación de cadmio en el tubérculo de papa puede ser reducido aumentando ligeramente el pH de los suelos y la concentración de zinc. Un método factible de aumentar la concentración de zinc en el suelo es aplicando sulfato de zinc -considerada tradicionalmente como una fuente "confiable" de fertilizante de zinc- antes de la siembra”, detalla el reporte.

Sería beneficioso observar los niveles de cadmio en otros productos, incluidos los vegetales y otros cultivos alimenticios. Los productos agroforestales como cacao y café también son importantes”.

Abimbola Abiola, Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, Haití.

 
Los resultados muestran hasta un 90 por ciento de reducción en el cadmio bioacumulado cuando la acidez o pH del suelo aumenta de 5.5 a 7.
 
La técnica que el equipo científico propone es incrementar la acidez o pH de la tierra así como la cantidad de zinc, para fijar el cadmio en el suelo y evitar así que las papas lo absorban, explica el ingeniero David Gómez de la Escuela de Economía Agrícola y Agronegocios de la Universidad de Costa Rica.
 
El uso de estas “enmiendas orgánicas e inorgánicas” también ha demostrado algún grado de éxito para disminuir la presencia del cadmio en el suelo disponible para las plantas en otros cultivos, como el cacao en Ecuador. Así lo dieron a conocer en agosto del 2016 Manuel Carrillo y Francisco Mite del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).
 
Sin embargo, el ingeniero Abimbola Abiola, representante del IICA en Haití tiene otras ideas. “El autor propone la adición de zinc para reducir la absorción de cadmio, pero el problema es que la acumulación de zinc en el suelo podría conducir a la toxicidad por zinc”, advirtió a SciDev.Net el experto, quien tiene experiencia en metales pesados y su remediación en suelos.
 
Según el reporte, la cantidad de materia orgánica en los suelos de Jamaica analizados es baja, por lo que Abimbola sugiere más bien la adición de materia orgánica y reducir los fertilizantes con fosfato que pueden ser altos en cadmio.

consumidora papa by zp.jpg
Los investigadores reconocen que eligieron la papa porque es uno de los alimentos de la dieta popular.
Crédito: Zoraida Portillo.
 
Los investigadores reconocen que eligieron la papa porque es uno de los alimentos básicos de Jamaica.  Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el consumo per cápita anual de papas en Jamaica para el 2018 es de 17 kilos.
 
Epicentro de interés global
 
Según el Atlas de la Salud Global del Riñón 2017 que se publica en la revista JAMA, una de cada 10 personas en el mundo padece una enfermedad renal crónica, aunque hasta el 90 por ciento de los afectados no es consciente de sufrir esta pérdida gradual de la función de sus riñones.
 
En Jamaica la situación empeora por la concentración elevada de este metal en sus suelos. Si bien este riesgo no ha sido provocado por malas prácticas agrícolas o industriales (como sí ocurre en otros países), la población está muy expuesta a acumular cadmio en su organismo.
 
El riesgo es aún mayor en personas de escasos recursos que tienen una dieta pobre y no consumen suficiente hierro u otros elementos nutritivos, pues es probable que su cuerpo absorba más cadmio de la dieta. Como en el resto de América Latina, la papa es parte de la dieta diaria del poblador de Jamaica, especialmente de las familias más humildes que recurren a tubérculos para saciar su hambre. Siendo el suelo la principal variable de riesgo, otros cultivos podrían también tener altas concentraciones de cadmio.
 
“Sería beneficioso observar los niveles de cadmio en otros productos, incluidos los vegetales y otros cultivos alimenticios. Los productos agroforestales como cacao y café también son importantes”, enfatizó Abiola del IICA.
 
SciDev.Net contactó a la oficina de prensa del Ministro de Salud de Jamaica, Christopher Tufton, y también del Ministro de Industria, Comercio, Agricultura y Pesca de Jamaica, Audley Shawa, para conocer sus reacciones sobre este análisis, pero al cierre de edición ninguno había respondido a nuestras consultas.
 
> Enlace al resumen del estudio en Science of the Total Environment