Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

[BUENOS AIRES] Inteligencia artificial, Big data y la llamada internet de las cosas, es decir la conexión de aparatos —sobre todo electrodomésticos— a la Red, son las herramientas que para mejorar los procesos productivos en zonas agrarias de América Latina, se proponen usar en colaboración la FAO (el organismo de la ONU para la alimentación y agricultura) y la empresa multinacional de las comunicaciones Telefónica, de España.

La intención es llevar a cabo primero desarrollos piloto en zonas de El Salvador y Colombia, que sufren sequías como consecuencia del cambio climático y de otros fenómenos meteorológicos como El Niño y La Niña.

Aunque el acuerdo tiene una vigencia inicial de tres años, no existen fechas definidas de implementación en cada caso debido a las diferentes instancias gubernamentales que intervienen.

Con algoritmos de Inteligencia Artificial, por ejemplo, podemos obtener una planificación adecuada del riego para no sobrerregar el terreno. Esa información es recibida por agricultores para tomar decisiones con datos que desconocían

Margarita de Miguel Sánchez, Telefónica, España.
“Tras identificar las zonas vulnerables, la idea es dotar de Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) y conectividad a los campos para monitorear variables que inciden en las plantas y la producción”, dijo a SciDev.Net Margarita de Miguel Sánchez, jefa del área de marketing y transformación de IoT de la compañía.

“Con algoritmos de Inteligencia Artificial, por ejemplo, podemos obtener una planificación adecuada del riego para no sobrerregar el terreno. Esa información es recibida por agricultores para tomar decisiones con datos que desconocían”, añadió.

La intención es generar eficiencias a través de un conocimiento detallado del estado de los cultivos, por ejemplo  las cantidades de sol y agua que reciben las plantaciones. Esa información pasaría a una plataforma en la nube para que cualquier usuario pueda disponer de ella.

Si bien el acuerdo fue firmado en Roma el 12 de febrero entre el director general de FAO, José Graziano da Silva, y la directora global de estrategia y asuntos públicos de la empresa, Trinidad Jiménez, se basa en un antecedente puesto en práctica en la zona seca chilena, específicamente en los municipios de La Serena, Vicuña, San Felipe Curicó y San Fernando, entre otros. Allí, según contó Sánchez, se está trabajando desde el año 2017 con aproximadamente doscientos agricultores bajo los mismos parámetros de digitalización de la información para hacer más eficientes los procesos y los recursos naturales. Agregó que uno de los agricultores, Bruno Devoto, de la Agrícola Rivarola, en Limache (Chile), tras el primer mes de usar los sensores de humedad del suelo utilizó hasta un 20 por ciento menos de agua.

Para el naturalista argentino Claudio Bertonatti, las herramientas son interesantes pero no hay que enamorarse de ellas. “Que esto sirva para ayudar a los agricultores a ser más eficientes es para celebrar, pero solo si esa eficiencia contempla sostenibilidad ambiental y salud pública”, afirmó.

“Es importante que estas nuevas herramientas digitales generen a la vez mayor conciencia sobre el uso debido de agroquímicos, fomenten buenas prácticas y busquen soluciones sin liquidar la fauna silvestre ni generar cáncer. Si no, sería brindar nuevas herramientas a quienes usan mal las que ya tienen”, explicó.

El acuerdo FAO-Telefónica prevé extender las mismas plataformas al uso de emergencias meteorológicas y alertas tempranas, e incluye diversos contenidos de educación digital a través de los portales de la compañía así como cursos en línea gratuitos para todos los interesados.