Republicar

Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.

The full article is available here as HTML.

Press Ctrl-C to copy

La selección de variedades de semillas mejor adaptadas al clima puede refinarse si son los propios agricultores quienes evalúan su rendimiento, utilizando sus parcelas como pequeños laboratorios experimentales.
 
Así lo muestra una investigación que reporta el uso de ciencia ciudadana con el método “tricot” -comparaciones triádicas de tecnologías- ideado por Bioversity International y puesto a prueba con sembríos de frijol común en Nicaragua, de trigo duro en Etiopía y trigo para hacer pan en la India.

evaluacion participativam frejoles by biodiversity.jpg
Semillas de frejol común fueron usadas en el experimento en Nicaragua.
Crédito: Bioversity International.

Según los resultados del estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, la participación de los agricultores mejora la selección de las semillas según cada clima.
 
Para evaluar el rendimiento de las variedades, cada uno de los casi 12 mil participantes recibió un paquete con 3 variedades asignadas al azar de una muestra más amplia de semillas.
 
“Cada agricultor compara solo tres cosas, para mantener las cosas simples. Pero cada agricultor compara una combinación diferente, por lo que se pueden obtener resultados sobre un conjunto amplio de variedades de cultivos”, explica Jacob van Etten, autor principal del artículo.
 
La investigación realizó las pruebas a lo largo de distintas temporadas de siembra, obteniendo al final datos de 842 parcelas en Nicaragua, más de 1.000 parcelas en Etiopía y otras 10.000 en la India.

evaluacion participativa by biodiversity
En Nicaragua participaron 842 parcelas y actualmente se realizan pruebas similares en Guatemala, El Salvador, Honduras y Costa Rica.
Crédito: Bioversity International.

Los científicos vincularon esta información con datos del clima y del suelo de cada región, y observaron una coincidencia entre el desempeño de las semillas y el conocimiento previo de estas. Con ello, se obtuvieron recomendaciones de uso de variedades según distintas zonas agroclimáticas.
 
Según Alma Piñeyro, quien trabaja en el Departamento de Producción Agrícola y Animal de la Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco, en México, lo novedoso del análisis es que incorpora el clima no solo a escala geográfica sino también temporal, para identificar qué variedades funcionan en ciertos lugares y cuáles podrían ser útiles en el futuro, durante varios ciclos de siembra.
 
Piñeyro considera que aunque esta metodología podría usarse en países como México, serviría para esquemas de siembra en donde se adquieren nuevas variedades de semillas en cada ciclo, como en el caso de algunos tipos de frijol, chile, tomate verde y jitomate.

Cada agricultor compara solo tres cosas, para mantener las cosas simples. Pero cada agricultor compara una combinación diferente, por lo que se pueden obtener resultados sobre un conjunto amplio de variedades de cultivos”.

Jacob van Etten, Bioversity International.


“Pero no funcionaría en el caso de agricultores que tienen sus propias variedades nativas que siembran año con año, y que las van seleccionando para mejorar la adaptación”, como en el caso de muchos cultivos de maíz.
 
En países como México, Ecuador y Perú, por ejemplo, los agricultores guardan sus variedades y las siguen usando, por lo que para ella habría que evaluar si el método tricot puede funcionar como auxiliar ya no únicamente para aumentar el rendimiento de los cultivos, sino para mantener y diversificar variedades locales, al mismo tiempo que se escalan geográficamente los datos para hacerlos generalizables. Una forma de llevar al siguiente nivel la participación ciudadana, agrega Piñeyro, es que los agricultores no sean solo recolectores de datos y observadores, “sino que formen parte de la toma de decisiones. Que desde el inicio [de un proyecto como este] se incluyan sus necesidades y motivaciones”, las cuales pueden incluir características de resistencia o de tamaño de un grano determinado, y no únicamente sobre el rendimiento del cultivo.

evaluacion participativa, agricultor by biodiversity.jpg
La metodología tricot es muy fácil de usar por los agricultores, incluso con baja instrucción o analfabetos.
Crédito: Bioversity International.

Según van Etten, el enfoque tricot podría reemplazar parcialmente o, en algunos casos, complementar herramientas que ya se usan en la actualidad, como el mejoramiento de las variedades en el laboratorio.
 
El grupo comenzó a usar el método en 2012 en la India y actualmente realiza otras pruebas similares en Guatemala, El Salvador, Honduras y Costa Rica con diversos cultivos, incluyendo frijol y trigo. El desafío, agrega, es que al menos 100.000 agricultores de diferentes países se vean beneficiados con este enfoque en un futuro cercano.
 
Aunque van Etten y sus colegas no han podido calcular aún el costo total de un estudio como este, asegura que usar el enfoque tricot es más barato por cada agricultor que los métodos tradicionales.

Vea aquí como funciona el método Tricot.
Traducción libre por el equipo regional de SciDev.Net de América Latina y el Caribe.

Enlace al estudio completo en Proceedings of the National Academy of Sciences.