Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Cielos australes podrían quedar sin monitoreo de asteroides

Shares

[SANTIAGO] El riesgo de que un asteroide o meteoro —similar al meteoro Chelyabinsk que explotó sobre Rusia el 15 de febrero— no se detecte en el Hemisferio Sur aumentará en julio próximo.

El financiamiento del Siding Spring Survey, en Australia —el único programa astronómico cuyo telescopio rastrea asteroides cercanos a la Tierra (más conocidos por su acrónimo en inglés NEOs, Near Earth Objects)— se acabará en julio, obligándolo a cerrar, y potencialmente dejando a los cielos del Sur sin monitorear hasta alrededor del año 2020, cuando un nuevo telescopio se pondrá en marcha en Chile.

DE UN VISTAZO

  • Problemas de financiamiento podrían dejar a los cielos del Sur sin monitorear hasta principios de la década de 2020 para detectar asteroides
  • Habría 40 por ciento de probabilidad de no identificar asteroides que podrían colisionar con la Tierra
  • El riesgo de que un meteoro caiga en un área poblada es pequeño, pero el daño que causaría sería grande

La NASA, agencia aeroespacial estadounidense, que ha financiado el telescopio desde 2004, y la Universidad de Arizona, Estados Unidos, dejaron de financiar el telescopio en octubre pasado.

Desde entonces, la Universidad Nacional de Australia ha estado pagando dos observadores, pero lo hará solo hasta julio.

Michele Bannister, investigadora en astronomía planetaria en la Universidad Nacional de Australia, dice a SciDev.Net que es poco probable que se otorguen los recursos necesarios, ya que históricamente el gobierno australiano no ha mostrado interés en dar fondos para el telescopio.

Ezequiel Treister, astrónomo de la Universidad de Concepción, Chile, dice: “Si no hay un observatorio en el Hemisferio Sur buscando NEOs, existiría una probabilidad de aproximadamente 40 por ciento de no poder detectar un asteroide que podría colisionar con la Tierra”.

El rastreo de asteroides requiere tomar varias imágenes de la misma área del cielo para ver si se mueve algún punto, explica Banister (*). Un telescopio destinado a esta tarea facilita el monitoreo.

Treister dice que una vez que se ha detectado un asteroide, debe ser seguido por varios días para determinar su órbita con precisión. Si esto no se hace, los observadores tendrían menos posibilidades de predecir su órbita y su posición futura.

“Si el Siding Spring Survey cierra, va a haber asteroides no descubiertos, así como NEOs cuyas órbitas no serán confirmadas, reduciendo nuestra capacidad de seguirlos con rapidez y confirmar que no son una amenaza para la Tierra”, dice Treister.

Añade que aunque se observe un asteroide desde el Hemisferio Norte, se perdería un tiempo de detección valioso.

Menos de diez por ciento de todos los NEOs han sido identificados hasta ahora, de acuerdo a la NASA. La atmósfera terrestre protege a nuestro planeta de la mayoría de los NEOs que tienen menos de 40 metros de diámetro o que podrían impactar la superficie terrestre con niveles de energía de hasta tres megatones.

NEOs más grandes de hasta un kilómetro de diámetro pueden causar un tremendo daño a escala local si impactan la Tierra. Los astrónomos estiman que hay un millón o más de NEOs, más de mil de los cuales tienen superan el kilómetro de diámetro.

“Los meteoros están llegando a nuestro planeta todo el tiempo, pero solo unos pocos causan daño porque la mayoría cae en el océano o en lugares deshabitados”, dice a SciDev.Net Patricio Rojo, astrónomo y profesor de la Universidad de Chile.

“Pero aunque el riesgo de que un meteoro caiga en un área poblada es pequeño, el daño que puede causar si lo hace es grande”, añade.

Si el Siding Spring Survey se cierra, no habrá otro observatorio trabajando en rastrear meteoros en el Hemisferio Sur hasta que el Gran Telescopio para Rastreos Sinópticos (LSST, por su nombre en inglés), de ocho metros, empiece a funcionar en Chile a comienzos de la década de 2020.

El LSST observará todo el cielo visible desde el Hemisferio Sur cada tres días.

“Como es un telescopio relativamente grande y de gran sensibilidad, podrá detectar asteroides de 50 metros de diámetro hasta tres meses antes de un posible impacto”, dice Treister.

De acuerdo a la NASA, eso daría el tiempo suficiente para evacuar regiones que pudieran estar en peligro. Si el asteroide se detectara al menos diez años antes de que impactara, la NASA dice que sería posible enviar a una nave espacial para desviarlo o destruirlo.

* Este artículo fue actualizado el 15 de marzo de 2013. El texto original erróneamente atribuyó los comentarios de Michele Bannister a Steve Larson, alto funcionario científico del Laboratorio Lunar y Planetario de la Universidad de Arizona.

Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.