Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Destacan a Bogotá y La Habana entre ciudades saludables

[BOGOTÁ] Para lograr ciudades saludables es necesario el compromiso político de sus dirigentes y de los planificadores urbanos, concluyó un estudio presentado la semana pasada (28 de mayo) en Londres.

El informe, realizado por la Comisión de Ciudades Saludables ―una colaboración del University College of London (UCL) y la revista The Lancet―, ejemplifica sus conclusiones en siete estudios de casos.

Entre estos, se mencionan programas de saneamiento y manejo de aguas servidas en Mumbai (India); ejemplos de infraestructura verde en Toronto (Canadá) y estrategias sobre estándares de construcción y de manejo de la isla de calor urbano en Londres (Inglaterra).

También se incluyen iniciativas en Cuba y Colombia.

La Habana fue destacada, al igual que Accra (Ghana), por su infraestructura agrícola urbana sostenible.

Desde la escasez de alimentos vivida en 1989 con el colapso del Bloque Soviético ―en ese entonces su principal proveedor― los habitantes de la capital cubana cultivan en patios, techos y parqueaderos abandonados, mantienen ganado colectivamente y practican la permacultura. Cuba hoy cultiva el 90 por ciento de sus frutas y verduras.

Bogotá destaca por su sistema de transporte masivo Transmilenio (TM), calles que los domingos se convierten en ciclovías y 334 kilómetros de ciclo-rutas exclusivas para bicicletas.

“Transmilenio no buscaba mejorar la salud de la población específicamente, sino su movilidad”, explicó a SciDev.Net el planificador urbano de la UCL, Julio Dávila, coautor del estudio.

“No obstante, ha demostrado un efecto positivo en términos de los 'cobeneficios': estimular a los usuarios a que caminen a sus estaciones, o que caminen y monten en bicicleta por las calzadas y los espacios públicos que se renovaron”. Además, aumentaron en 25 por ciento los viajes en transporte público

Para Dávila, las dificultades de implementación y mantenimiento de las obras de infraestructura son “menores” comparadas con el “cambio sustancial” que ha vivido Bogotá.

Sin embargo, si bien la ciclovía demuestra un impacto positivo, las ciclo-rutas no han logrado atraer a suficientes usuarios. “Actualmente solo dos por ciento de la población se desplaza en bicicleta cotidianamente”, dijo agregó.

Eduardo Behrentz, director del grupo de Estudios en Sostenibilidad Urbana y Regional de la Universidad de los Andes, Bogotá, dijo a SciDev.Net que la ciudad merece estar en el estudio “más por lo que ha pasado en la historia reciente y el potencial que habría para los próximos años, que por lo que está pasando actualmente”.

Yvonne Rydin, coinvestigadora del estudio, dijo que para tener ciudades saludables se necesita invertir continuamente en los programas. De lo contrario, “las ganancias pueden verse reversadas”.

Enlace al resumen del estudio (en inglés)

Referencias

The Lancet, Volume 379, Issue 9831, Pages 2079 - 2108