Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Un tratado global 'mejoraría el acceso a la salud'

Una convención internacional vinculante permitiría avanzar hacia un acceso más equitativo a la I+D en salud, dicen Suerie Moon y colegas.

El actual sistema de investigación y desarrollo (I+D) de nuevas medicinas no satisface adecuadamente las necesidades de la mayor parte de la población mundial, el 80 por ciento de la cual vive en países de ingresos bajos y medios, plantean Suerie Moon, Jorge Bermudez y Ellen 't Hoen, en la revista PLoS Medicine (15 de mayo).

Ejemplos de lo anterior son la falta de medicinas para enfermedades olvidadas, y el escaso acceso mundial a antimicrobianos y a drogas para enfermedades de incidencia global, como la diabetes y el cáncer.

Pese a ello, los autores reconocen que en los últimos años se han implementado políticas exitosas.

La flexibilización de los derechos de patentes ha bajado el costo y ampliado el acceso mundial a antirretrovirales; nuevos fondos internacionales han permitido financiar programas de tratamientos y las Asociaciones para el Desarrollo de Productos han incrementado la I+D en nuevos fármacos para la malaria, enfermedad del sueño,  leishmaniasis visceral y Chagas.

Sin embargo, dichos esfuerzos siguen siendo fragmentados e insuficientes para generar el financiamiento necesario para hacer investigación, dependen demasiado de los fondos y las prioridades de los donantes, y cubren una variedad limitada de enfermedades.

Moon, Bermudez y Hoen plantean que se requieren herramientas efectivas para generar I+D médica como un bien público mundial que beneficie a todos.

Para enfrentar esta situación en forma sistematizada, en abril pasado el Grupo Consultivo de Expertos en I+D: Financiación y Coordinación (CEWG, por su sigla en inglés) de la OMS, recomendó que los gobiernos comiencen a negociar una convención mundial de I+D médica.

Propuestas para esta convención vinculante incluyen la obligación para los gobiernos de invertir en I+D, la distribución equitativa de contribuciones para los países, prioridades guiadas por necesidades de salud, medidas para asegurar el acceso a los productos finales y formas innovadoras de incentivar la I+D.

Los autores propician la creación de un tratado que complemente y amplíe las iniciativas existentes, apuntando a cuatro áreas donde el sistema sigue siendo particularmente débil: costos accesibles, financiamiento sostenible, eficiencia en la innovación y gobernabilidad equitativa centrada en la salud.

Las recomendaciones de la CEWG pueden verse como el resultado de casi dos décadas de creciente insatisfacción con las deficiencias del actual sistema de I+D. Los líderes de gobierno, la sociedad civil, la industria y la academia deberían aprovechar esta oportunidad sin precedentes para lograr avances, concluyen.

Suerie Moon (Foro sobre Gobernabilidad Global para la Salud del Instituto de Salud Global de Harvard, y Escuela de Salud Pública de Harvard, EE.UU.); Jorge Bermudez (Fundación Oswaldo Cruz, Rio de Janeiro, Brasil), Ellen 't Hoen (IS Academy HIV/AIDS, Escuela de Investigación en Ciencias Sociales, Universidad de Amsterdam, Holanda).

Enlace al artículo completo en PLoS Medicine

Referencias

PLoS Med 9(5): e1001218.