Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Peruanos amazónicos inmunes a rabia de murciélagos

Shares

Científicos han determinado que una proporción relativamente elevada de dos poblaciones remotas de la Amazonía peruana, en permanente contacto con murciélagos, presenta algún grado de protección contra la rabia transmitida por esos animales.

Estos individuos parecen haber sobrevivido a la exposición al virus de la rabia, incluso sin vacunación previa, según científicos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) del gobierno de Estados Unidos que realizaron el estudio en colaboración con el Ministerio de Salud de Perú.

Los hallazgos abren la posibilidad de desarrollar nuevos tratamientos para la enfermedad, que suele ser fatal si no se trata a tiempo.

Los investigadores viajaron a la remota región de Loreto, en la Amazonia peruana, donde en las últimas dos décadas se han producido de forma regular brotes de rabia causados por mordeduras de murciélagos.

El equipo entrevistó a 92 personas en dos comunidades expuestas regularmente a este tipo de episodios.

Se tomaron muestras de sangre a dos tercios de los entrevistados. De ellas, siete tenían anticuerpos —que solo se producen cuando el cuerpo se expone directamente a la rabia o a vacunas contra el virus— que neutralizaron el virus, según los hallazgos publicados en la edición de agosto de la revista American Journal of Tropical Medicine.

Una de las siete personas reportó que había recibido una vacunación antirrábica. Pero no hubo evidencia de que los otros seis hubieran sido vacunados o hubiesen buscado atención médica por mordeduras de murciélagos, lo que sugiere que ya estaban hospedando el anticuerpo de la rabia.

Este nivel de una población mostrando tales anticuerpos “es relativamente alto”, dijo a SciDev.Net Amy Gilbert, autora principal e investigadora de postdoctorado del Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas Emergentes y Zoonosis de los CDC.

Gilbert describió los resultados como “sobresalientes”, y agregó que los científicos por mucho tiempo han creído que hospederos como los humanos y el ganado no podían desarrollar una respuesta inmune a la rabia.

También se analizó a niños, pero solo adultos presentaban anticuerpos. “Es posible que lo que estamos viendo sea una exposición a múltiples dosis bajas, que se han acumulado a lo largo de la vida”, dijo Gilbert.

Los murciélagos son el reservorio natural de rabia más común en América Latina, y pocas personas que son mordidas sobreviven a la exposición al virus. “El virus logra acceso al sistema nervioso central, donde causa la enfermedad casi completamente fatal”, dijo Gilbert.

Otra posibilidad es que algunas poblaciones aisladas sean genéticamente únicas, agregó.

En un editorial que acompaña el estudio, Rodney E. Willoughby, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas del Hospital de Niños de Wisconsin, Estados Unidos, dijo que si hay distintas poblaciones con resistencia completa o relativa a la rabia, “estudios cuidadosos y respetuosos” podrían potencialmente ayudar a desarrollar nuevos tratamientos que salven vidas.

Según la OMS, la rabia mata a 55.000 personas al año —95 por ciento de ellas en África y Asia— y parece estar en alza en China, las ex repúblicas soviéticas, el sur de África y América Latina.

Enlace al artículo completo en American Journal of Tropical Medicine

Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.