Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • México en alerta ante nuevo tipo de influenza aviar

[CIUDAD DE MÉXICO] Un nuevo virus de influenza aviar (H7N3) que pudo haber sido originado por aves migratorias ha llevado a México y a países centroamericanos, como Guatemala, Belice y El Salvador, a reforzar sus medidas sanitarias para erradicarlo.

De acuerdo con el último reporte (9 de julio) del gobierno mexicano, 148 granjas avícolas del estado de Jalisco, donde se diagnosticó el brote, están bajo revisión. De los 16,5 millones de aves analizadas, se detectaron 3,4 millones afectadas y 2,5 millones han sido eliminadas como medida de control y erradicación. En Centroamérica no se han registrado aves enfermas.

Funcionarios del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Alimentaria de México (Senasica) dijeron a SciDev.Net que aún investigan las posibles causas del brote, así como su lugar de origen, aunque tienen hipótesis que “sugieren una posible vinculación con las aves migratorias”.

Como medidas de contención, las autoridades del Senasica mantienen en cuarentena a las granjas afectadas y sospechosas, y junto con el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA), han reforzado las medidas para evitar la movilidad de aves y carne afectadas, aunque reiteran que no hay razón para restringir el transporte de productos avícolas libres de influenza.

Su recomendación busca evitar que la exportación de estos productos de México a Centroamérica (que en 2011 se ubicó en 4.591 toneladas con un valor comercial de US$10 millones, según Senasica) sufra afectaciones por el brote.

“Aunque algunos países de Centroamérica importan productos avícolas de México, el actual brote no debería tener un impacto comercial, ya que los productos que se comercializan son inocuos debido a que son sujetos a tratamiento térmico”, dijo a SciDev.Net Abelardo De Gracia, coordinador regional de Salud Animal de OIRSA.

Tanto De Gracia como los funcionarios del Senasica coinciden en que el virus no puede afectar a humanos debido a que no cuenta con las proteínas necesarias que le permitan adaptarse a las membranas celulares de estos. “Tampoco hay evidencias epidemiológicas de que la influenza A (H7N3) pueda transmitirse a las personas a través del consumo de carne y huevos de ave", explicaron.

Mientras que Centroamérica mantiene la alerta para detectar cualquier animal que presente sintomatología compatible con el nuevo virus, las autoridades sanitarias mexicanas ya pusieron la semilla vacunal (virus con características similares al que se quiere atacar) a disposición de laboratorios privados certificados y esperan que la vacuna esté lista a principios de agosto para aplicar 80 millones de dosis en aves, en una primera etapa.