Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Ciencia y gripe AH1N1: qué se escribe sobre el virus

A medida que la influenza porcina se disemina por el planeta, los científicos están buscando comprender el virus, particularmente la probabilidad de que llegue a mutar. De la abundante información en los medios, SciDev.Net ha seleccionado algunos de los mejores artículos que consideran la ciencia detrás de este tipo de gripe.

Según Wendy Barclay — profesora de virología de la influenza en el Colegio Imperial de Londres, Gran Bretaña — la influenza porcina, ahora conocida como A (H1N1), es un virus de ‘triple recombinación’. Está hecho de segmentos de virus humano, porcino y aviar, dijo Barclay a New Scientist en un análisis de experto.

Hablando para Science en un artículo sobre la mutación de la influenza porcina, Kennedy Shortridge — un virólogo de la Universidad de Hong Kong — advirtió que en la medida en que el virus se propague más, es probable que esta mezcla aumente: “… mientras más se propague el virus, mayor será la posibilidad de que se mezcle, o se recombine con otros virus de influenza en circulación, y que se trasforme en algo más letal”.

Shortridge dijo que hay cepas humanas del virus en áreas que son resistentes al tratamiento actual con Tamiflú e instó a secuenciar tantas muestras virales como sea posible para ayudar a predecir los cambios en el virus.

En un intento por predecir la propagación del virus, Ira Longini y sus colegas de la Universidad de Washington, en Estados Unidos, están tratando de obtener cuanta información sea posible sobre el número reproductivo básico del virus, R0, una variable que revela el número de nuevas infecciones causadas por cada persona infectada. En el mismo artículo Longini dijo a Science que éste es el factor clave para determinar la propagación del virus.

Los científicos también están ansiosos por encontrar “si un virus debe mutar para pasar de cerdos a humanos y si, tal como ocurre con la influenza aviar en humanos, una mutación específica lo vuelve más virulento”, reporta Science.

Una estrategia para postergar el surgimiento de la resistencia es “retrasar el uso de fármacos primarios hasta que el número acumulado de casos llegue a ser lo suficientemente alto”, dice Joseph Wu, de la Universidad de Hong Kong. Él dijo a New Scientist que acopiar sólo una droga promovería la resistencia.

El misterio del origen del virus

El diario británico The Guardian informa que científicos de las Naciones Unidas están tratando de determinar si La Gloria, México, es la fuente del virus. El pueblo es sospechoso porque las muestras obtenidas de un niño de cinco años de ese lugar se constituyen en el caso confirmado más temprano de la enfermedad. Otras teorías incluyen trabajadores migrantes que habrían llevado el virus desde México a California, o que la fuente más temprana es una mujer de 39 años del estado de Oaxaca, en el sur de México.

Los científicos también investigan por qué los afectados fuera de México han experimentado síntomas comparativamente más suaves, dijo Barclay a New Scientist. Pese a ello aún no hay evidencia de que la estructura genética de las cepas mexicanas difiera de aquellas en Estados Unidos, por ejemplo, dice Barclay.

BBC Online
reporta que análisis preliminares del virus sugieren que es “una cepa bastante suave”. En un resumen de lo que se sabe sobre la influenza porcina, los científicos dicen que se requieren más mutaciones para causar muertes masivas, pero la futura evolución del virus permanece desconocida. Científicos británicos comenzarán hoy (1 de mayo) a trabajar con muestras enviadas desde EE.UU. La investigación es esencial para resolver la estructura del virus, su origen y su propensión a diseminarse.

Barclay dijo a BBC Online que “las primeras indicaciones sugieren que no hay nada en la estructura genética del nuevo virus que sea causa de particular preocupación”.

“Especulaciones” preliminares han encontrado que el H1N1 se adhiere al tracto respiratorio superior, diseminándose fácilmente a través de la tos y los estornudos pero causando sólo una infección suave. Esto es diferente de la influenza aviar H5N1, que se adhiere a mayor profundidad en los pulmones y causa enfermedades más severas, pese a que la transmisión a humanos es rara.

Pero tomará “semanas y meses de análisis biológico” determinar completamente el potencial del H1N1, informa BBC Online.