Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

Bebé robot aumenta embarazos adolescentes
  • Bebé robot aumenta embarazos adolescentes

Crédito de la imagen: Lianne Milton / Panos

De un vistazo

  • Un bebé robot que llora y defeca no previene a las adolescentes de embarazarse

  • A muchas jóvenes les agradó cuidar del bebé, haciendo más atractiva la maternidad

  • Programas de bebés robot que no funcionan agotan recursos de países pobres.

Shares
Dar a las niñas y jóvenes un robot bebé para simular la maternidad puede incrementar los embarazos adolescentes en vez de reducirlos, halló un proyecto de investigación.

Este estudio, publicado en The Lancet, encontró que ocho por ciento de niñas entre 13 y 15 años que pasaron un fin de semana con un simulador de bebé se embarazaron antes de los 20 años, comparado con solo 4 por ciento de aquellas que no tuvieron la experiencia. Un adicional de 9 por ciento de niñas que usaron el bebé robot tuvieron un aborto antes de los 20 años, mientras que esto pasó solo a 6 por ciento de aquellas que no fueron expuestas al bebé.

  • El estudio del simulador de bebé

  • 8% de niñas de 13 a 15 años que pasaron el fin de semana con un simulador de bebé se embarazaron antes de los 20 años
  • 4% de las niñas que no tuvo una expperiencia con el simulador de bebé se embarazó
  • 9% de las niñas que usó el bebé robot tuvo un aborto antes de los 20 años
  • 6% de las niñas que no tuvo experiencia con el simulador bebé tuvo abortos
Los autores explican que las 1.267 niñas de Australia Occidental que usaron el simulador de bebé como parte del estudio provenían de ambientes con niveles económicos ligeramente más bajos que el grupo de control, lo cual podría explicar algunos de los hallazgos. Sin embargo, agregan que la evidencia muestra claramente que tales programas, que son costosos y técnicamente difíciles de llevar a cabo, no reducen el embarazo adolescente.

“De hecho, el riesgo de embarazo actualmente se ha incrementado en comparación con niñas que no tuvieron participación en la intervención”, dijo la autora principal Sally Birkman, investigadora de la Universidad de Australia Occidental en Adelaide.

El uso de un bebé robot que llora, defeca y mide el nivel de atención y cuidado que recibe de su madre adoptiva es común en países desarrollados para demostrar a las adolescentes cuán agotador es atender un bebé. Tales iniciativas se vuelven cada vez más comunes en países en desarrollo. Puerto Rico, México, Costa Rica, Nicaragua y Panamá ejecutan programas de simuladores de bebés en sus escuelas.

El programa de bebé robot es caro, indica el artículo, pues un paquete estándar de diez simuladores cuesta unos US$ 20.000. “Estas intervenciones probablemente supongan un uso ineficiente de recursos públicos para la prevención del embarazo”, dijo Brinkman.

Investigaciones previas citadas por los autores encontraron que la exposición al simulador llevó a un ligero aumento en el número de niñas que planificaban tener un bebé más adelante en la vida. También indican que aún las niñas que consideraron que atender al bebé robot era difícil piensan que tener su propio bebé sería más fácil.
De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), 11 por ciento de las mamás primerizas en cualquier año se encuentran en el rango etario de entre 15 y 19 años, la mayoría de las cuales vive en países en desarrollo. La maternidad temprana tiene un impacto negativo en las niñas, pues tiende a reducir o anular su educación, plantea una carga económica adicional sobre ellas, y puede ocasionar problemas de salud, dice la OMS.

“La cura para el embarazo adolescente es más difícil que un muñeco mágico”, dice Julie Quinlivan, investigadora de la Universidad de Notre Dame en Australia. La experta agregó que los programas para prevenir los embarazos adolescentes deben involucrar tanto a varones como a mujeres, y deben ofrecerle a las niñas métodos para prevenir embarazos, así como mostrar alternativas de decisiones de vida a la maternidad temprana.

La versión original de este artículo fue publicada por la Edición Global de SciDev.Net.
Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.