Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • ‘Falta evidencia’ sobre enfoques de salud en celulares

[LONDRES] La tecnología de teléfonos celulares con frecuencia es elogiada como una solución para muchos de los desafíos sanitarios que enfrenta el mundo en desarrollo, pero dos monitoreos sistemáticos hallaron que no existe evidencia que respalde esas apreciaciones.

Hay una carencia de estudios rigurosos en contextos de ingresos bajos y medios —donde los expertos coinciden en que las iniciativas de salud móvil (mHealth) tienen gran potencial—, según ambos monitoreos, coordinados por Caroline Free, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, Reino Unido, y publicado hoy (15 de enero) en PLoS Medicine.

DE UN VISTAZO

  • Revisiones sistemáticas hallan falta de evidencia para el éxito de la salud móvil en el mundo en desarrollo
  • La mayoría de los resultados de ensayos de salud móvil proviene de países ricos y podrían no aplicarse a los países pobres
  • Los autores piden más análisis rigurosos en países de ingresos bajos y medios

La mayoría de la evidencia existente sobre el éxito de los esquemas de salud móvil es de baja calidad y proviene de ensayos realizados en países desarrollados, señalaron.

Por ejemplo, solo tres de 75 ensayos que buscaron evaluar si las intervenciones de tecnología móvil para los usuarios de atención sanitaria podrían cambiar su conducta de salud o mejorar el manejo de enfermedades se realizaron en países en desarrollo.

Y ninguno de los 42 ensayos de intervenciones diseñadas para apoyar la comunicación entre los proveedores de cuidados de salud o entre los servicios sanitarios y los pacientes se realizaron en el mundo en desarrollo.

Se piensa que los teléfonos móviles pueden, entre otras cosas, ayudar a manejar enfermedades, facilitar la adherencia a fármacos en pacientes con tuberculosis, acelerar el diagnóstico del VIH y la malaria, vigilar los brotes de polio, tomar y transferir imágenes médicas a los doctores, brindar una línea directa de consejos para los trabajadores rurales de la salud y ayudar al cuidado de diabéticos y embarazadas.

Estudios previos han hallado que los mensajes de texto de móviles mejoraron la adherencia a tratamientos contra el VIH en Kenia, pero fallaron en lograrlo en Camerún.

Pero los nuevos estudios hallaron que para el manejo de enfermedades, las únicas dos aplicaciones de salud móvil con suficiente evidencia sobre sus beneficios son las relacionadas con la adherencia a terapias antirretrovirales y a la cesación del tabaco.

Y mientras ciertas intervenciones diseñadas para apoyar a los proveedores de cuidados de salud mejoraron modestamente aspectos de diagnósticos y manejo clínico, otras fueron menos exitosas.

Por ejemplo, el uso de fotografías para el diagnóstico basadas en tecnología móvil en ocasiones llevó a hacer juicios incorrectos, comparados con tratamientos cara a cara. Y los recordatorios de citas basados en mensajes de texto fueron mejor que no haber realizado ningún aviso previo, pero no fueron mejores que los recordatorios enviados por vías tradicionales, como el teléfono o el correo electrónico.

“Nuestra revisión sistemática muestra que hay buena evidencia de que las intervenciones con mensajes de texto pueden aumentar la adherencia a la medicación antirretroviral y la cesación de tabaquismo”, dijo Free, catedrática de epidemiología, en un comunicado de prensa.

“Los efectos de las intervenciones basadas en teléfonos móviles parecen prometedoras en algunas otras áreas, pero se requieren más ensayos de alta calidad para establecer sus efectos”.

El informe exige ensayos adicionales rigurosos de las intervenciones sanitarias móviles, especialmente en entornos de ingresos bajos y medios, donde el grupo de control de ‘cuidado estándar’ podría ser muy diferente al cuidado estándar disponible en países de altos ingresos.

Enlace al primer informe en PLoS Medicine

Enlace al segundo informe en PLoS Medicine