Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Análisis biomédico: se busca inyección monetaria para vacunas

Pocas causas son más dignas de financiación que las vacunas, dice Priya Shetty, y el mundo en desarrollo depende de que la GAVI consiga los miles de millones que necesita. 

GAVI, la Alianza Global para las Vacunas e Inmunizaciones, pedirá US$ 3.700 millones para financiar su trabajo para los próximos años durante una conferencia de donantes que se celebrará el 13 de junio en Londres, Reino Unido.
 
Se trata de una suma importante. Pero la GAVI tiene razones poderosas: después de todo, pocos productos en la salud mundial son tan eficaces para salvar vidas como las vacunas. 

Sin embargo, se enfrenta con la amenaza del creciente movimiento antivacunación y con la disminución de los presupuestos mundiales de cooperación. Esta es una gran prueba para el compromiso de los donantes. Pero con la GAVI al borde de hacer una mejora radical de la salud mundial, es vital que asegure la financiación que necesita. 

Fuerte cartera de vacunas 

La GAVI ya es muy respetada en la comunidad sanitaria mundial. Un reciente informe del gobierno británico sobre las agencias multilaterales de ayuda, por ejemplo, le dio puntuaciones máximas por ser rentable y fundamental para la reducción de muertes infantiles. 

Este año, la GAVI lanzó un ambicioso despliegue de dos nuevas vacunas contra la enfermedad neumocócica y la meningitis, ambas principales causas de muerte en niños menores de cinco años en los países pobres: solo la neumonía es responsable de 18 por ciento de las muertes infantiles en los países en desarrollo. En febrero, la GAVI extendió la campaña de vacunación antineumocócica a Kenia, y tiene planes para otros cerca de 40 países en desarrollo. 

La GAVI también necesita US$100 millones para vacunar contra la meningitis en los 25 países que forman el ‘cinturón de meningitis de África’ y que se extiende por todo el continente, desde Senegal hasta Etiopía. La nueva vacuna de dosis única, MenAfriVac, es barata —a US$0,50 por dosis— y sirve para el grupo A de la meningitis meningocócica, que es responsable de más de 85 por ciento de los casos de la enfermedad en África

Otra inmunización que la GAVI ha agregado a su cartera es la vacuna contra el rotavirus, enfermedad que causa más de un tercio de todas las infecciones diarreicas cuya gravedad justifica la hospitalización. La alianza también espera vacunar a las adolescentes contra el Virus Papiloma Humano (VPH) para prevenir el cáncer de cuello de útero, pero eso también depende de que recaude fondos suficientes. 

Tan solo en la última década, la GAVI ha prevenido cinco millones de muertes infantiles; con financiación total, podría salvar otras cuatro millones de vidas hasta 2015. “Este es un punto crítico en la salud global”, dice Helen Evans, directora ejecutiva interina de la GAVI. “La ciencia está allí, la demanda está allí. Todo lo que se necesita es voluntad política y apoyo financiero”. 

Presión antivacunas 

Una de las presiones que juegan en contra de la solicitud de GAVI por más financiamiento es el creciente movimiento antivacunación, especialmente en Estados Unidos. 

A algunos expertos en vacunas les preocupa que la influencia de los sentimientos antivacunación haga que la opinión pública se vuelva en contra de fuentes de financiamiento tales como el gobierno de Estados Unidos, que es un financista clave de GAVI. 

El mes pasado la Academia Estadounidense de Pediatría denunció un cartel de avisaje antivacunación en Times Square, Nueva York, el que fue pagado por una organización sin fines de lucro llamada Centro Nacional de Información sobre Vacunas (NVIC; por su sigla en inglés) y por Mercola.com (un sitio web de salud natural), ambos ampliamente identificados por expertos en salud pública como diseminadores de mensajes antivacunación. 

El supuesto vínculo entre la vacuna contra sarampión, paperas y rubéola (SPR) y el autismo ya ha sido desacreditado, y Bill Gates, que apoya a la GAVI, se ha pronunciado enérgicamente en contra de los grupos que alimentan los temores sobre las vacunas. 

“Muchas de las madres que oyeron esa mentira no dejaron que sus hijos recibieran tanto la vacuna contra la tos ferina como la del sarampión, y sus hijos hoy están muertos”, dijo Gates a la CNN durante el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, en febrero

Financiamiento gubernamental 

Dado que la efectividad de las vacunas es fácil de medir, no sorprende que la Fundación Bill y Melinda Gates —firmemente basada en indicadores— apoye a la GAVI, y le haya dado el capital inicial de US$ 750 millones. 

Cuando el gobierno alemán dijo el mes pasado que aumentaría su financiación en €14 millones para el lanzamiento de la vacunación infantil de este año, la Fundación Gates dijo que igualaría eso y cualquier otro aumento de fondos que Alemania anuncie antes de la conferencia de donantes. 

Pero la Fundación Gates es la excepción entre los donantes no gubernamentales, pocos de los cuales parecen inclinados a prestar apoyo financiero. Por eso es probable que los gobiernos, tanto en el mundo desarrollado como en desarrollo, tomen cartas en el asunto y se conviertan en fuentes principales de financiación. 

La GAVI ha pedido al gobierno de Estados Unidos que contribuya con US$115 millones extra a las contribuciones existentes para la vacuna antineumocócica. Y el Reino Unido comprometió £150 millones (US$243 millones) durante la conferencia anual del Departamento para el Desarrollo Internacional (DFID, en su sigla en inglés) realizada en marzo. La alianza también está pidiendo a los países beneficiarios que contribuyan con los costos operativos. 

“Con el aumento del apoyo de los donantes y de los países, y precios de las vacunas más bajos a largo plazo, la GAVI será capaz de ofrecer estas increíbles herramientas a algunas de las personas más desfavorecidas del mundo, para así cambiar el curso de la historia de la salud mundial”, dice Seth Berkley, presidente ejecutivo entrante de la alianza. 

La GAVI se encuentra en un momento crucial en su misión de evitar millones de muertes infantiles en el mundo en desarrollo. Es un raro ejemplo de compañías farmacéuticas, organizaciones no gubernamentales y naciones en desarrollo trabajando juntas de forma eficaz por un bien superior. El optimismo de la alianza —y su historial de éxito— no debe quedar sin recompensa.

 

La periodista Priya Shetty se especializa en temas de países en desarrollo que incluyen la salud, el cambio climático y los derechos humanos. Tiene un blog, Science Safari, sobre estos temas. Ha trabajado como editora en las revistas New Scientist y The Lancet y en SciDev.Net.



Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.