Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Poniendo en práctica principios de derechos humanos

Mirar por el 'lente de los derechos humanos' mejoraría los programas de CyT, mientras ellas pueden fortalecer los derechos, dice Jessica Wyndham.

Los derechos humanos son estándares legales, adoptados voluntariamente por la mayoría de los países del mundo. Algunos los ven demasiado amorfos para ser puestos en práctica, o meramente inspiradores en lugar de realistas, pero los derechos humanos de hecho brindan un marco valioso para guiar la acción de los gobiernos, determinar las necesidades, influir en el establecimiento de prioridades, elaborar políticas, e identificar métricas con las cuales sea posible el progreso.

El marco de derechos humanos tiene mucho que decir sobre la ciencia y la tecnología (CyT) para el desarrollo. Se centra en temas como garantizar la salud; la vivienda adecuada, los alimentos, el agua y el saneamiento; y el progreso científico, todo lo que, en definitiva, está inexorablemente ligado a derechos como la educación, y la libertad de información y expresión.

Los derechos emergentes, como aquellos de la energía limpia y la libertad de Internet, demuestran cómo el concepto de derechos humanos puede adaptarse a los crecientes desarrollos tecnológicos y la sensibilización.

Poner en práctica los estándares de derechos humanos es responsabilidad de todas las áreas de gobierno. Al mismo tiempo, la industria, la academia, las organizaciones no gubernamentales y los individuos tienen importantes papeles que desempeñar. El beneficio para el desarrollo es tangible.

Diseño de programa

Los derechos humanos brindan un marco valioso alrededor del cual diseñar, implementar, monitorear y evaluar programas de desarrollo.

El Fondo de Luz Eléctrica Solar (SELF, por su sigla en inglés), un grupo sin fines de lucro que ayuda a las personas a tener acceso a electricidad solar, es un ejemplo de una organización que explícitamente reconoce "la energía como un derecho humano".

Los proyectos SELF son desarrollados sobre la base de las necesidades y el liderazgo de las comunidades que benefician, con énfasis en la participación y la apropiación total.

En Benin, un profesor contactó a SELF con el fin de llevar electricidad a villas que estaban fuera de la red. Con la comunidad, SELF instaló un sistema de goteo alimentado con energía solar para bombear agua a los cultivos y conseguir seguridad alimentaria, la principal preocupación de la comunidad.

Por más de cuatro años, el sistema ha permitido que los agricultores puedan cultivar frutas y vegetales durante los seis meses de la temporada de sequía, mejorando la seguridad alimentaria y la nutrición para ellos y sus familias, y obteniendo un excedente de alimentos para vender.

Apoyo político

Los derechos humanos a menudo están consagrados en la legislación nacional y en las constituciones, brindando una base para la acción legal.

Por ejemplo, en 2000, el gobierno sudafricano se comprometió solo a una limitada provisión de tratamientos antirretrovirales que podrían reducir la transmisión del VIH/SIDA de madre a hijo. En 2002, la Corte Constitucional declaró que el programa era una violación del derecho a la atención de salud y exigió que el gobierno hiciera que el tratamiento estuviera ampliamente disponible así como también que extendiera el análisis y el asesoramiento a las futuras madres en todo el sistema de salud pública.

Un aspecto clave del caso fue el involucramiento de científicos en el desarrollo de planes de distribución realistas y demostrando la 'razonabilidad' de las propuestas alternativas. Se cree que la decisión de la corte ha salvado decenas de miles de vidas.

Un lente de los derechos humanos puede apoyar la política de otras maneras. Puede ser usado para analizar presupuestos como herramientas para medir y comparar el compromiso de los gobiernos a diferentes políticas; determinar el costo de las propuestas políticas; analizar el impacto de opciones presupuestales en poblaciones vulnerables; y evaluar la adecuación del financiamiento ofrecido para cumplir los compromisos de los derechos humanos.

En un ejemplo de México, el gobierno había prometido durante mucho tiempo bajar la mortalidad materna. Sin embargo, no fue hasta que una coalición de organizaciones de salud usó un estricto lente de derechos humanos para realizar un análisis del presupuesto mediante el cual quedó claro que los fondos no se habían destinado a ese fin.

Basado en ese análisis y en una evaluación económica de la viabilidad de políticas alternativas, la coalición trabajó con los generadores de política para aumentar el presupuesto nacional para los programas de salud materna.

Refuerzo mutuo

Mientras que adoptar un enfoque basado en los derechos humanos fortalece la efectividad de los programas de CyT, lo inverso también es real, pues las metodologías científicas y tecnológicas refuerzan el trabajo de los derechos humanos.

Monitorear los abusos de los derechos humanos es un ejemplo de cómo los métodos científicos pueden ser valiosos.

La organización no gubernamental Global Rights, por ejemplo, trabaja con comunidades locales, científicos voluntarios y otros actores para ayudarlos a monitorear los impactos de la extracción de recursos naturales. Aprendiendo a conducir la investigación, incluyendo el muestreo de agua y suelo, las comunidades locales pueden documentar cómo los impacta la extracción de recursos naturales.

Otras organizaciones están usando imágenes satelitales para documentar abusos de derechos humanos. Por ejemplo, en 2011, Amnistía Internacional y la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS, por su sigla en inglés) trabajaron juntas en un proyecto para documentar la quema de gas que ocurría en el delta del Níger a pesar de las políticas oficiales del gobierno en contra de la práctica. [1]

La ciencia también ayuda cuando hay que desarrollar métodos estadísticos necesarios para medir el progreso hacia la realización de derechos humanos.

Estos ejemplos reflejan la naturaleza de refuerzo mutuo de la relación entre CyT y derechos humanos. Lo que sirve como base para esta relación es el derecho a disfrutar de los beneficios del progreso científico.

Traducir en prácticas este y otros derechos humanos es una tarea continua que no será lograda sin métodos científicos rigurosos y aplicaciones tecnológicas innovadoras. Tampoco será alcanzada sin el compromiso de los tomadores de decisión, y de las comunidades de científicos e ingenieros.

Jessica Wyndham es directora asociada del Programa de Responsabilidad Científica, Derechos Humanos y Leyes de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS). Es posible contactarla a través del correo jwyndham@aaas.org.

Este artículo es parte del Especial sobre El vínculo entre derechos humanos, ciencia y desarrollo.

Referencias

[1] Eyes on Nigeria: Technical Report Industrial Gas Flaring (Report, AAAS Scientific Responsibility, Human Rights and Law Program, accessed August 2012)