Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Una mejor vivienda significa una mejor salud

Shares

Tener un espacio adecuado y suficiente para vivir es un determinante esencial de los resultados de salud en todo el mundo, según se desprende de una revisión de estudios sobre mejoramiento de vivienda y salud.

Las iniciativas dirigidas a mejorar las viviendas de las personas que viven en extrema pobreza y de quienes tienen una salud precaria fueron más eficaces que los esquemas genéricos dirigidos a zonas completas, reveló la revisión.

“Si se quiere tener mejoras tangibles en la salud, es mejor centralizarse en aquellos individuos que tienen problemas de salud”, dice Hilary Thomson, autora principal del documento e investigadora científica de la Unidad de Ciencias de Salud Pública y Social del Consejo de Investigación Médica de Glasgow, Reino Unido.

DE UN VISTAZO

  • Temperatura ambiental agradable y espacio suficiente son factores claves para salud de las personas

  • Mejoras en viviendas deben dirigirse a los más pobres
  • Vínculos entre vivienda y salud con frecuencia son ignorados, dice experto
La revisión, publicada en línea la semana pasada (28 de febrero) en la biblioteca Cochrane, analizó 39 estudios para determinar si la inversión para mejorar la estructura física de las viviendas está vinculada con una mejor salud. Tres de esos estudios se llevaron a cabo en países en desarrollo: Bangladesh, Cuba y Paraguay.

El estudio paraguayo examinó la reducción en la enfermedad de Chagas como resultado de los esfuerzos para disminuir la exposición a su insecto vector, como la eliminación de grietas en las paredes y techos, y las mejoras en ventilación y luz.

El estudio realizado en Bangladesh observó el impacto sobre los niveles de diarrea en los hogares que recibieron bombas manuales de agua y letrinas selladas de doble trampa.

Otros estudios incluyeron resultados de salud tan diversos como síntomas de la gripe y salud mental. Se reportaron pocos efectos adversos sobre la salud como resultado de las mejoras en la vivienda.

En general, se encontró que los buenos indicadores de una mejor salud son: una cantidad suficiente de espacio para las necesidades del hogar y una temperatura agradable para vivir.

Pero Thomson dice que las mejoras a la salud solamente son posibles si la gente puede acceder a viviendas adecuadas, apropiadas y específicas de la región.

“El dinero es un importante determinante de la salud”, precisa. “Los costos de la vivienda afectan la disposición de ingresos y el impacto sobre la capacidad de tener alimentos suficientes”.

Peter Williams, fundador y director ejecutivo de la entidad caritativa Arquitectura para la Salud en Ambientes Vulnerables, dice que “para evaluar a las [personas] más vulnerables hay que basarse en la productividad económica de micro nivel, la prevalencia [local] de enfermedades y una encuesta visual de las condiciones de vida”.

Agrega que el mejoramiento de las casas “debe darse en un ambiente donde todas las partes —gobierno, empresas y sociedad— trabajen juntas”.

Williams señala que enfocarse en las viviendas para mejorar la salud no debe ser competencia solamente de los organismos de salud y que los generadores de políticas necesitan reconocer la relación entre condiciones de vida deficientes y sus consecuencias sociales, como una salud deficitaria.  

“Estamos dejando de mirar las codependencias e interrelaciones entre salud y vivienda”, advierte. “Los gobiernos necesitan enfocarse en el desarrollo social que aborde la interdependencia entre estas dos cosas”.

Williams afirma que la movilización de individuos para la planificación de viviendas a nivel comunitario es clave para disminuir los factores de riesgo asociados con una salud deficiente, como el hacinamiento y la contaminación del aire en los interiores, lo cual exacerba los riesgos de contraer tuberculosis (TB).

Thomson espera que la revisión facilite un mejor diálogo entre los generadores de políticas y comunique el valor del mejoramiento de viviendas para la salud pública.

Enlace al informe completo (en inglés)

 

Referencias

Cochrane Database of Systematic Reviews doi: 10.1002/14651858.CD008657.pub2 (2013)

Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.