Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Brasil aboga por convención de información global

El tema del acceso a la información podría determinar que la conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sustentable Río+20 el próximo año sea un éxito o lo contrario, dijo una integrante del comité nacional preparatorio brasileño durante la Cumbre Ojo en la Tierra (Eye on Earth Summit), que se inició en Abu Dhabi el lunes (12 de diciembre).

“[La cumbre] Ojo en la Tierra es resultado de Río, Río será un resultado del Ojo en la Tierra porque la información es un asunto clave”, dijo en la sesión de apertura Aspacia Camargo, ex viceministra brasileña del Medio Ambiente y actualmente diputada del Partido Verde.

“Esta cumbre Ojo en la Tierra marcará la diferencia y contribuirá al éxito de Río+20 y, a la vez, la conferencia de Brasil en junio de 2012 podría depender de “nuestra habilidad para comprometer a los líderes y a los gobiernos a favor de una mejor información”, dijo.

La información debe incluir la habilidad de medir la ‘economía verde’, lo que se espera sea un tópico clave de discusión de los líderes mundiales en Río, dijo.

“Debemos aprobar algún tipo de iniciativa legalmente vinculante para un PIB verde, para créditos verdes, para contabilidad verde, pero también tenemos que medir la erradicación de la pobreza”, dijo Camargo.

El acceso a información de calidad sobre el medio ambiente y la sociedad es el foco de la reunión de cuatro días en Abu Dhabi.

Razan Khalifa Al Mubarak, secretario general de la Agencia Medioambiental de Abu Dhabi y coorganizador de la reunión junto al Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), dijo durante la sesión de apertura que “esta cumbre se realiza como reconocimiento de que los datos medioambientales y societales deberían recolectarse en forma concertada, en su origen, hacerse accesibles y asequibles y deberían emplearse para sustentar el reporteo y apoyar la toma de decisiones, de manera de alcanzar el desarrollo sustentable”.

“Esto es especialmente importante para las economías emergentes, tales como los Emiratos Árabes Unidos, que suelen no tener acceso a datos”.

En noviembre Brasil hizo una propuesta formal en las Nacionales Unidas para una convención mundial legalmente vinculante que consagrara el acceso a la información sobre medio ambiente, llamada Principio 10. Esta apuesta fue seguida por propuestas independientes —aunque no necesariamente contrapuestas— de Chile y Jamaica instando a acuerdos regionales vinculantes sobre el acceso a la información y su distribución.

La delegación brasileña espera aumentar el apoyo para su propuesta de acceso durante la reunión en Abu Dhabi, lo que incluye conversaciones a nivel ministerial.

Esta podría ser una batalla cuesta arriba. “Sabemos que hay algunos estados miembros que se opondrían a cualquier resultado [legalmente] vinculante en Río+20”, comentó Jeremy Wates, de la Oficina Medioambiental Europea, una federación de más de 140 organizaciones ciudadanas.

Pero Brasil parece estar preparado para arriesgar su reputación internacional en su demanda por una convención sobre acceso. Como lo dejó claro Camargo, Brasil quiere liderar esta y otras iniciativas ambientales.   

“Los países en desarrollo, como Brasil y los Emiratos [Árabes Unidos] están buscando un nuevo rol en los asuntos mundiales, y ¿por qué no [hacerlo] a través de la sostenibilidad?”, dijo.

Lalanath de Silva, director de la Iniciativa de Acceso del Instituto Mundial de Recursos, que dirige una de las discusiones de expertos en la conferencia, dijo en la reunión que ha habido un “coro de voces” alrededor del Principio 10.

“Es tiempo de que los gobiernos lleguen a acuerdos y sienten las bases y las infraestructuras legales para el acceso a la información”, dijo.

Jack Dangermond, presidente del Instituto de Investigación de Sistemas Medioambientales, en Estados Unidos, dijo en la sesión de apertura que las herramientas para facilitar a los ciudadanos la visualización de mapas está revolucionando la forma en que el mundo usa y comprende la información.

“La información geoespacial será un nuevo idioma, un nuevo sistema nervioso para nuestro planeta”, dijo.

El nuevo tipo de infraestructura geoespacial que está emergiendo apoya la conservación, planeamiento, mitigación de desastres y educación, agregó. El desafío es migrar datos actuales y futuros a sistemas accesibles, en beneficio de todos.

Durante las discusiones del día varios expertos argumentaron que las acciones gubernamentales sobre información abierta estaban quedando atrás del progreso tecnológico y que el acceso a datos estaba empezando a volverse más importante que los datos en sí.

Hay muchas nuevas plataformas de información, pero “no necesariamente significa que las personas puedan acceder a la información”, dijo Lucy Wariuingi, del Centro Africano de Conservación, en Kenia.