Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Cambio climático y enfermedades transmitidas por insectos: la esencia

Priya Shetty explica la compleja relacin entre cambio climtico y enfermedades transmitidas por insectos y esboza las prioridades para los diseadores de polticas de los pases en desarrollo.

Algunos investigadores han denominado al cambio climtico como la ms grande amenaza sanitaria que el mundo jams ha enfrentado. Y tienen razn: es ahora una verdad irrefutable que la salud del planeta est vinculada a la salud de sus pueblos.

A medida que el mundo se calienta, los ecosistemas luchan para hacer frente a los rpidos cambios ecolgicos. El calentamiento global ya ha provocado cambios climticos desde inundaciones y tormentas hasta olas de calor y sequas que estn aadiendo una pesada carga sobre la salud de las personas en todo el mundo.

En las reuniones de alto nivel, los gobernantes de los pases desarrollados y en desarrollo estn muy ocupados luchando por sus objetivos de emisin. Mientras tanto, los pobres del mundo, que soportan la mayor carga de las enfermedades, solo pueden esperar que las tasas de los problemas de salud se disparen.

Este incremento provendr, de una parte, de los cambios en la dinmica de la poblacin, debido a que la gente huye de las costas inundadas o de los desiertos ardientes hacia zonas ms habitables. El aumento en las enfermedades transmitidas por insectos, como mosquitos o garrapatas, podra ser un factor clave. El clima influye sobre esos 'vectores' de muchas maneras, desde el control de la duracin de su ciclo de vida hasta sus condiciones de reproduccin.

En lneas generales, los cientficos estn de acuerdo en que el cambio climtico tendr efectos sobre las enfermedades transmitidas por insectos, pero las consecuencias exactas siguen siendo inciertas. Si las condiciones ms clidas y hmedas facilitarn la multiplicacin de vectores como los mosquitos y la propagacin de las enfermedades, depender de una gama mucho ms amplia de factores ecolgicos y sociales que van ms all del aumento en las lluvias y la temperatura.

Necesitamos urgentemente construir conocimiento sobre cmo afectar el cambio climtico a la salud, especialmente a travs de los insectos que transmiten las enfermedades. Y debemos fortalecer nuestros sistemas de salud para poder hacer frente a los cambios esperados.

El calentamiento del planeta

Los cientficos del clima afirman que un aumento de hasta dos grados Celsius por encima de la temperaturas globales pre industriales, puede ser manejable, con gente padeciendo catastrficos efectos medioambientales solamente en regiones especficas y vulnerables. Cualquier otro aumento mayor de las temperaturas pondra en riesgo a toda la poblacin del planeta.

Pero atenernos a este lmite parece imposible. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climtico predice que si las emisiones continan subiendo sin control ya estn 38 por ciento por encima de las de 1990 el mundo podra calentarse mucho ms de cuatro grados Celsius para el 2100 (Ver Figura 1) [1].

Parte del dao ya est hecho. El aumento en la emisin de gases de efecto invernadero en las ltimas dcadas ya ha aumentado la temperatura del planeta en 0.8 grados Celsius. La relacin entre el crecimiento de las emisiones y el aumento correspondiente en la temperatura significa que podemos esperar al menos otro aumento de 0.6 grados Celsius en la temperatura global en las prximas dcadas.

Figura 1: Predicciones de calentamiento global basadas en diferentes escenarios de emisin [2]

Crdito: IPCC

Pero el monto exacto de la necesaria reduccin de emisiones sigue sin resolverse. La reunin de los lderes mundiales conocida como G8, realizada en julio de 2009, inst a una reduccin de 50 por ciento en las emisiones para el 2050. Anteriormente, en enero, la Agenda del Consejo de Cambio Climtico del Foro Econmico Mundial, reunida en Davos, fue ms ambiciosa. Exhort a un recorte del 80 por ciento para 2050.

Efectos nocivos para la salud

Las preocupaciones iniciales sobre el cambio climtico a comienzos de los noventa enfatizaban en los impactos medioambientales pero se ignoraba su relacin con la salud. Este desequilibrio est cambiando progresivamente a medida que surge la investigacin sobre los probables efectos que el cambio climtico tendr sobre la salud humana y la propagacin de enfermedades.

Este ao, por ejemplo, el Foro Humanitario Mundial (GHF por sus siglas en ingls) public un informe estimando que 315.000 personas mueren cada ao debido a los efectos del cambio climtico, y predicen que esta tasa se incrementar hasta un milln para el ao 2030 [3]. Aunque estas estimaciones de muertes directas siguen siendo bajas en relacin con la poblacin mundial, se cree que aproximadamente 310 millones de personas habrn sufrido algn problema de salud debido al cambio climtico para 2030.

Nueve de cada diez de esas personas estarn en los pases en desarrollo y el nmero de aos de vida saludable perdidos por causa de los cambios medioambientales, incluido el cambio climtico, sera 500 veces mayor en frica que en Europa. (Ver Figura 2).

Figura 2: Efectos estimados del cambio climtico sobre la salud a travs del nmero de Aos de Vida Ajustados por Discapacidad (AVAD), la suma de aos de vida potencial perdidos debido a muertes prematuras, y los aos de vida productiva perdidos debido a incapacidad, asociados con el cambio climtico [4].

Crdito: OMS

Los pases en desarrollo ya soportan la mayor parte de la carga de las enfermedades del mundo. Sus poblaciones estn ms propensas a la desnutricin, falta de acceso a agua potable y a contraer enfermedades infecciosas como la malaria. Tambin tienen que enfrentar una creciente epidemia de enfermedades crnicas como la diabetes y el cncer.

El clima podra empeorar esos problemas en diversas formas. El cambio en los patrones de lluvias y el aumento del nivel del mar significa que algunas reas se volvern propensas a la sequa mientras otras se vern inundadas. Ambas situaciones tienen nefastas consecuencias para el acceso al agua potable. Esto, a su vez, significa la posibilidad de propagacin de enfermedades transmitidas por el agua como el clera y la diarrea, que mata casi dos millones de nios al ao.

Es de esperarse un aumento en el hambre y la desnutricin en la medida que se incrementen los fenmenos meteorolgicos extremos que destruyan cultivos, cambien los patrones de infestacin de plagas en los cultivos y la sal infiltre las reas inundadas de la costa [5].

Las olas de calor pueden matar a miles. En agosto de 2003, el verano europeo estuvo aproximadamente 3.5 grados Celsius por encima del promedio y se estima que 45.000 personas murieron en dos semanas.

El cambio climtico tambin puede empeorar la contaminacin del aire. Tanto la temperatura como la humedad influyen en la manera como se forman los contaminantes del aire y las partculas finas, y la evidencia sugiere que esas partculas finas contribuyen a la aparicin de enfermedades respiratorias (como la neumona, el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crnica), especialmente en los nios [1]. La OMS estima que 800.000 mil personas mueren cada ao debido a la contaminacin del aire exterior.

Vectores virulentos

Un rea de preocupacin particular es de qu manera podr afectar el cambio climtico a la propagacin de enfermedades transmitidas por insectos. Entre ellas estn la fiebre del dengue, la malaria, la enfermedad de Lyme, el virus del oeste del Nilo, la fiebre del valle Rift, la chikungunya y la fiebre amarilla. Se propagan a travs de la picadura de 'vectores' como mosquitos, garrapatas y pulgas.

Actualmente los investigadores concentran la mayor parte de su atencin en la fiebre del dengue y la malaria, en parte debido a que esas son enfermedades prevalentes, pero tambin porque los brotes parecen estar asociados al clima. El incremento de las lluvias en reas normalmente secas, por ejemplo, puede crear charcos de agua donde se cran los mosquitos.

Pero la relacin entre el clima y las enfermedades transmitidas por insectos distan de ser simples (Ver Cuadro 1 para las interacciones potenciales). El mismo aumento de las lluvias en zonas hmedas podra reducir la malaria al eliminar los mosquitos inmaduros. Los cambios en la temperatura tambin pueden tener efectos opuestos, dependiendo del lugar donde ocurran.

Hablando en un sentido general, el mosquito de la malaria digiere la sangre ms rpido y se alimenta con mayor frecuencia en climas ms clidos, acelerando la propagacin de la transmisin. El parsito mientras tanto, completa su ciclo de vida ms rpidamente, aumentando la reproduccin. En teora pues, el calentamiento global permitira que esos vectores se propagaran en reas donde anteriormente no eran capaces de sobrevivir.

Para 2080, hasta 320 millones de personas ms podran estar afectadas por la malaria debido a esas nuevas zonas de transmisin [6]. Ms preocupante an, la enfermedad tambin se extendera entonces a aquellas personas cuyo sistema inmunolgico nunca antes haba estado expuesto a la malaria, y quienes en consecuencia podran ser ms vulnerables.

Pero el aumento de temperaturas en regiones ya clidas podra reducir la propagacin del mosquito de la malaria al elevar las temperaturas por encima de la que los mosquitos pueden resistir. Muchos de ellos no sobreviven por encima de los 40 grados Celsius, por lo tanto las regiones donde el cambio climtico empuje las temperaturas por encima de este nivel podran ver una reduccin en la malaria. Esto se ha comenzado a ver en Senegal, por ejemplo, donde la prevalencia de la malaria ha descendido en ms del 60 por ciento en los pasados 30 aos [7].

Pero un incremento en la poblacin de los vectores no se traduce automticamente en un incremento de la enfermedad.

La dinmica de la transmisin de la malaria, por ejemplo, depende tanto de la inmunidad de la poblacin humana como de los niveles de resistencia del parsito a los medicamentos. Otros factores ecolgicos y sociales son igualmente importantes: el almacenamiento de agua y los sistemas de eliminacin de excretas, las prcticas agrcolas, la deforestacin, la densidad poblacional, las condiciones de vida, los programas de control y la infraestructura de salud cumplen, todos, un papel en la determinacin del alcance y la propagacin de la malaria.

Factor climtico

Efectos potenciales sobre el vector

Efectos potenciales sobre el patgeno

Aumento de la temperatura

Disminucin de las lluvias

Incremento de las lluvias

Aumento en el nivel del mar

Cuadro 1: Efectos del cambio climtico sobre las enfermedades transmitidas por insectos registrados en los estudios de investigacin [1].

Estas complejidades significan que mientras en principio el clima aparece vinculado a la transmisin de la malaria, los cientficos no se ponen de acuerdo sobre los impactos locales especficos. Por ejemplo, en el este de frica, un descenso en el control del mosquito y un aumento en la resistencia a los medicamentos parece estar confundiendo los estudios que evalan si la incidencia de la malaria ha crecido por el clima o independientemente de l [1].

De la misma manera, los estudios que afirman que el cambio climtico est extendiendo la malaria tanto a nivel latitudinal como altitudinal, pueden no estar considerando los registros histricos que muestran que la malaria haba existido previamente en esos lugares antes de que las temperaturas globales comenzaran a incrementarse (Ver: Los mitos de la malaria con relacin al cambio climtico).

Las complejidades de la transmisin del dengue tambin conducen a los estudios a informar sobre asociaciones conflictivas entre las variaciones climticas y las tasas de infeccin. El vnculo ms claro proviene de pequeos pases como Honduras y Nicaragua, donde el nmero y propagacin de las poblaciones del mosquito transmisor del dengue han estado bien correlacionadas con el clima [8]. Los vnculos en pases ms grandes como Brasil y China no han sido significativos, aunque ello puede deberse a que los datos del clima fueron de todo el pas y no de una localidad especfica.

No obstante, algunos cientficos estiman que para 2080, seis mil millones de personas estarn en riesgo de contraer el dengue, en comparacin con 3.5 si el clima no cambia. Si la poblacin mundial crece a unos diez u once mil millones para entonces, como sugieren algunos estimados, ms de la mitad del planeta podra estar en riesgo.

La propagacin de otras enfermedades transmitidas por vectores tambin podra incrementarse. La bacteria del clera Vibrio cholerae puede vivir en algunas especies de plancton. Unas temperaturas de mar ms clidas equivalen a mayor prosperidad en los grupos de plancton, lo que podra significar el florecimiento de la bacteria del clera, propagndose a poblaciones de costas clidas en pases como Bangladesh.

La esquistosomiasis, una enfermedad parasitaria transmitida por los caracoles marinos, tambin parece ser afectada por el clima. En la China, el umbral de la latitud a partir del cual las temperaturas son demasiado fras para el caracol ha hecho que se mude hacia el norte, poniendo aproximadamente a 21 millones ms de personas en riesgo de esta enfermedad.

Estrategias polticas

Aunque los cientficos an no se ponen de acuerdo sobre qu tanto el cambio climtico aumentar las enfermedades transmitidas por insectos, hay un consenso emergente de cmo enfrentar una potencial crisis. El desarrollo de modelos precisos y de vigilancia para predecir o detectar los brotes de las enfermedades y actuar como sistemas de alerta temprana parece ser lo fundamental.

Tales sistemas requerirn datos tanto del clima como de las enfermedades, y muchos, si ellos son lo suficientemente rigurosos como para ser confiables. (Ver: Mejor vigilancia: clave para alerta temprana de malaria).

En el pasado, la escasez de sistemas de vigilancia condujo a que los pases en desarrollo carecieran de informacin actualizada sobre las enfermedades. Un resultado de la amenaza del SARS y del virus H5N1 de la gripe aviar, y de la actual pandemia de gripe AH1N1, es que muchos pases han sido conminados a la accin. Muchos, incluidos China e India, se han comprometido a actualizar sus sistemas de monitoreo de la enfermedad.

Pero se trata de una empresa difcil. Tales sistemas requieren avanzados equipos y programas de cmputo para recopilar y analizar los datos que se ingresan. Dicha tecnologa podra incluir, por ejemplo, sistemas de informacin geogrfica que puedan vincular los datos a localidades especficas y permitir el anlisis temporal y espacial de los datos de la enfermedad. Sera necesario actualizar la infraestructura de los sistemas existentes para acomodarse a estas adiciones.

No obstante, el monitoreo de la enfermedad es tan slo un aspecto en la creacin de un sistema de alerta temprana. La precisin tambin apoyar a los investigadores a entender cmo los factores no climticos, como la resistencia a los medicamentos, influyen en las epidemias.

Los sistemas de alerta temprana slo funcionarn si hay recursos para responder a los toques de alarma. El fortalecimiento de los sistemas de salud en los pases pobres, una necesidad largamente reclamada, es an ms urgente de cara a estos futuros desafos. Adems, su personal mdico debe estar plenamente consciente de la manera como el clima probablemente afectar a la gente que traten.

Un anlisis de factibilidad de la OMS para crear sistemas de prediccin exhorta a los diseadores de polticas de salud a involucrarse desde las primeras etapas, porque incluso los mejores sistemas de alerta temprana valdrn poco si las responsabilidades operativas no estn claramente delineadas y acordadas desde el comienzo [9].

A principios de este ao, la revista mdica The Lancet comision al Instituto para la Salud Mundial del University College de Londres la elaboracin de un marco de respuesta poltica sobre el cambio climtico y las enfermedades [5]. Sus recomendaciones acerca de polticas para las enfermedades transmitidas por vectores estn resumidas en el Recuadro 1.

Recuadro 1: Prioridades para los diseadores de polticas

Informacin

Pobreza/Equidad

Tecnologa

Sociopolticas

Institucionales

Y, finalmente, poner recursos valiosos en la adaptacin al cambio climtico slo ser til si los pases tambin realizan esfuerzos serios para mitigar el cambio climtico. En ltima instancia, esto significa un compromiso de todos los pases para reducir las emisiones de gases con efecto invernadero y avanzar hacia una economa baja en carbono.

Priya Shetty es una escritora cientfica independiente en temas de salud y medioambiente, localizada en Nueva York.

Referencias

[1] Intergovernmental Panel on Climate Change. Climate change 2007: Contribution of Working Group II to the Fourth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change. M.L. Parry, O.F. Canziani, J.P. Palutikof, P.J. van der Linden and C.E. Hanson, Eds. Cambridge University Press (2007)

[2] Predicting future warming NASA (2007)

[3] Global Humanitarian Forum The anatomy of a silent crisis [3.23MB] (2009)

[4] WHO Climate change and human health: Risks and responses (2003)

[5] Costello, A., Abbas, M., Allen A. et al Managing the health effects of climate change The Lancet 373 1693-1733 (2009)

[6] Lindsay S. W. and Martens W. J. M. Malaria in the African highlands: Past, present and future [694kB] Bulletin of the WHO 76 33-45 (1998)

[7] Githeko, A. K., Lindsay, S. W., Confalonieri, U. E. et al Climate change and vector-borne diseases: A regional analysis [268kB] Bulletin of the WHO 78 1136-1147 (2000)

[8] Patz, J. A., Campbell-Lendrum, D., Holloway, T. et al Impact of regional climate change on human health Nature 438 310-317 (2005)

[9] Kuhn, K., Campbell-Lendrum, D., Haines, A. et al Using climate to predict infectious disease epidemics WHO (2005)

Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.