Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Sobrepesca amenaza cuarta parte de especies clave de mero

Shares

Una cuarta parte de las especies de mero se enfrentan a la extinción o están casi amenazadas debido a la sobrepesca y al mal manejo pesquero en los arrecifes coralinos, y otro 30 por ciento está tan escasamente estudiado que no existen datos suficientes para evaluar cuán amenazados están, revela un estudio.

Se requieren urgentes esfuerzos de conservación para hacer frente a la sobreexplotación y mejorar el manejo de estos peces comercialmente muy importantes, señala el artículo que será publicado en la edición de junio de Fish and Fisheries.

La mayor parte de las especies amenazadas y con datos insuficientes viven en el mundo en desarrollo, donde suministran alimento e ingresos cruciales, continúa.

DE UN VISTAZO

  • Importantes especies de mero están bajo amenaza debido a débil gestión y sobreexplotación
  • Existen pocos datos sobre 50 especies distintas lo que impide evaluar riesgo
  • Subregistro o capturas ilegales socavan comprensión de condiciones de pesca
El mero abunda principalmente en los trópicos y subtrópicos y se estima que su industrialización mueve varios miles de millones al año, precisa el estudio. 

Yvonne Sadovy de Mitcheson, autora principal de la investigación y profesora de la Universidad de Hong Kong, China, indica: “los meros son pescados principalmente por pescadores del lugar que los venden en los mercados locales o a comerciantes que los pueden exportar o vender a grandes empresas”.

Pero también son capturados por grandes embarcaciones pesqueras industriales, que los extraen a escalas insostenibles, afirma.

Las capturas mundiales de mero aumentaron a 275.000 toneladas anuales, un aumento de casi 25 por ciento entre 1999 y 2009, según cifras de la Organización para la Alimentación y la Agricultura incluidas en el estudio.

Allí se dan a conocer las principales amenazas que padecen las 163 especies de mero que existen en el mundo basándose en evaluaciones existentes usando los criterios de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Muestra que 20 especies, o sea un 12 por ciento de todas las especies de mero, están en peligro de extinción si continúa la tendencia a la sobrepesca, y casi 13 por ciento podrían estar bajo amenaza.

La mayoría de estas especies amenazadas viven en el Mar Caribe, frente a Brasil y en el Triángulo de Coral, que incluye aguas marinas de Indonesia, Malaysia, Papúa New Guinea, Filipinas, Islas Salomón y Timor-Leste.

De 50 especies de mero no se cuenta con datos suficientes para evaluar cuán amenazadas pueden estar.

El estudio indica que si bien existe algún ordenamiento sobre la pesca de mero, sigue habiendo problemas para garantizar su protección e introducir un monitoreo de largo plazo y para especies específicas.

“El mero tiene un ciclo de vida lento, lo que significa que está entre los tipos de especies más vulnerables y más susceptibles a la sobrepesca que otras especies”, puntualiza Mitcheson.

“Los pescadores necesitan entender que los mares no son eternos”, añade. “Los países abastecedores necesitan gestionar los recursos de sus arrecifes, que naturalmente son muy limitados y no muy productivos, teniendo como primera prioridad la seguridad alimentaria de su población”, continúa.

Si esto no es posible, los países podrían considerar prohibir la exportación comercial de sus peces de arrecife, sugiere.

John Randall, ictiólogo principal del Museo Bernice Pauahi Bishop de Hawaii, dice que la pesca a gran escala por parte de países extranjeros causa los principales problemas.

“Lo más alarmante son los buques pesqueros de gran calado de China —especialmente Hong Kong— que visitan países en desarrollo como Indonesia para pescar mero y otros peces grandes, por lo general ilegalmente”, subraya.

Un estudio publicado en línea en la edición de Fish and Fisheries de marzo estimaba que solamente China presenta sus capturas pesqueras en mares extranjeros por debajo mediante un orden de magnitud, especialmente en aguas de África occidental.

“El problema con el subregistro de capturas o de las capturas ilegales es muy serio”, reconoce Mitcheson, pues “socava nuestra comprensión de las condiciones de pesca y afecta nuestra capacidad de ordenación de la misma”, concluye.

Enlace al estudio de subregistro pesquero de China

 

Referencias

Fish and Fisheries doi: 10.1111/j.14672–979.2011.00455.x (2013) Fish and Fisheries doi: 10.1111/faf.12032 (2013)

Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.