Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Ensayos GM reducen número de mosquitos del dengue

Shares

[CURITIBA, BRAZIL] Mosquitos genéticamente modificados liberados en el medio ambiente en el marco de un experimento en las Islas Caimán redujeron la población del mosquito transmisor del dengue Aedes aegypti, según un estudio.

Los resultados, publicados este mes (10 de septiembre) en Nature Biotechnology, fueron seguidos por otro ensayo exitoso de mosquitos transgénicos en la ciudad de Juazeiro, Brasil, donde una liberación controlada de A. aegypti genéticamente modificados redujo la población de mosquitos en la región en 90 por ciento, de acuerdo con un comunicado de prensa del Ministerio de Ciencia brasileño emitido la semana pasada (20 de septiembre).

Los mosquitos transgénicos de las Islas Caimán fueron desarrollados por la compañía británica de biotecnología Oxitec. Alrededor de 3.3 millones de mosquitos estériles machos, que no pican a las personas y por lo tanto no propagan el dengue, fueron liberados en un sitio de Gran Caimán, durante un período de 23 semanas del año 2010.

Los mosquitos estériles machos se cruzaron con hembras silvestres no genéticamente modificadas, pasándoles un gen que había sido insertado por los científicos en los mosquitos transgénicos; este gen produce la muerte de su descendencia antes de alcanzar la edad adulta, evitando así que se reproduzcan y llevando a una reducción en las poblaciones de mosquitos.

Al final del ensayo, los científicos encontraron una reducción del 80 por ciento en el número de mosquitos ubicados en un área de seis hectáreas, en comparación con áreas no tratadas.

"Es un resultado muy alentador y la primera demostración de que se puede suprimir una población blanco a través de la liberación de los mosquitos machos modificados", Luke Alphey, director científico de Oxitec, dijo a SciDev.Net.

Sin embargo, la organización ambiental y de bienestar animal GeneWatch permanece escéptica acerca de la efectividad del uso de este método para combatir el dengue.

"Para lograr ese nivel de supresión, tuvieron que aumentar significativamente el número de mosquitos transgénicos que intentaban liberar ... Ese no es un método muy eficaz para reducir la población [que ocorre de manera natural]”, dijo a SciDev.Net  la directora ejecutiva de GeneWatch en el Reino Unido, Helen Wallace,.

Alphey dijo que Oxitec calculó un promedio de los mosquitos GM necesarios para suprimir los silvestres, pero dado que es difícil determinar el número total de mosquitos en un área, Oxitec tuvo que aumentar la cantidad de mosquitos transgénicos liberados.

GeneWatch también expresó su preocupación sobre la posibilidad de supervivencia de un pequeño porcentaje de los mosquitos transgénicos lo cual podría presentar riesgos para la salud pública, ya que podrían llegar a ser más eficaces en la transmisión de otras enfermedades, como la fiebre amarilla.

Pero Constância Ayres, investigadora del departamento de entomología de Fiocruz Pernambuco, un instituto de investigación de Brasil, cree que el método es seguro.

"No es un transgén [un gen transferido] que permanecerá en la naturaleza. Él esteriliza su descendencia, por lo que no tiene ningún papel en la epidemiología de la enfermedad. El gen no persistirá en el medio ambiente", dijo a SciDev.Net.

Sin embargo, Ayres no confía que el método sea costo-efectivo.

"Creo que esta es una herramienta prometedora, pero estamos muy lejos de utilizarla en programas de control a nivel nacional. La producción [de mosquitos transgénicos] sigue siendo un factor limitante. Yo no creo que sea viable [llevar a cabo los programas] en gran ciudades ".

A fin de aumentar la producción de mosquitos GM y continuar las pruebas, Oxitec ha construido una nueva fábrica en Brasil. Oxitec sigue esperando que el Ministerio de Salud brasileño use sus ideas en programas nacionales de control, así como en pruebas futuras que se requerirán, sobre todo en los grandes centros urbanos.

"Esta herramienta puede ser añadida a un programa de control bien estabelecido; por ejemplo cuando se necesita suspender momentáneamente el uso de insecticidas, se tendría otra opción", dijo Ayres.

Alphey destacó que el uso de estos insectos transgénicos en la naturaleza ha sido aprobado por los organismos reguladores de los tres países - Brasil, las Islas Caimán y Malasia - donde se ha probado.

"La persistencia de material genético en el medio ambiente es un tema importante para las agencias reguladoras; independientemente, algunas de ellas han concluido que no hay riesgo significativo en este caso", dijo.

La OMS estima que entre 50 y 100 millones de infecciones de dengue ocurren cada año, causando 500.000 casos de dengue hemorrágico y 22.000 muertes, principalmente entre los niños.

Enlace al artículo en Nature Biotechnology

Enlace al comunicado de prensa del ministerio brasileño de la ciencia (en portugués)

 

Referencias

Nature Biotechnology doi: 10.1038/nbt.2350 (2012)

Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.