Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • México: presidente revela ambiciosos planes para ciencia

[CIUDAD DE MÉXICO] El nuevo presidente de México, Enrique Peña Nieto, ha anunciado que planea incrementar la inversión así como respaldar con políticas la ciencia y la tecnología en el país, como parte de una iniciativa para crear una cultura de ciencia y ayudar a la industria local.

El gobierno delineará una hoja de ruta destinada a establecer “una nueva cultura científica en el país, basada en el conocimiento académico, el fortalecimiento del sector privado y la responsabilidad gubernamental”, dijo Peña Nieto en un comunicado de prensa este mes (4 de enero).

DE UN VISTAZO

  • México planea impulsar la inversión en CyT y el desarrollo de la ciencia en sus diferentes regiones
  • La hoja de ruta del gobierno incluye el impulso a la ciencia para llegar al uno por ciento del PIB
  • Pero expertos advierten que la intención de financiamiento es todavía baja y refleja el pobre estado de la ciencia en México

La hoja de ruta, que será elaborada tras consultarse con las secretarías de Finanzas y Economía, buscará incrementar el financiamiento total para la ciencia en al menos uno por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), y Peña Nieto dijo que le gustaría ver esta inversión triplicada.

Aunque una ley del 2002 estipula que la inversión pública para ciencia  debería ser el uno por ciento del PIB, México ha fallado en llevar el financiamiento a este nivel. Actualmente, el país invierte el 0,4 por ciento de su PIB en ciencia y tecnología.

El respaldo del presidente significa que el país podría alcanzar esta meta dentro de los seis años del periodo presidencial al incrementar el financiamiento 0,1 por ciento del PIB cada año. Sin embargo, cualquier incremento deberá ser aprobado por el Parlamento del país.

La hoja de ruta también buscará incrementar los vínculos entre la academia y la industria; fortalecer los sistemas nacionales de ciencia, tecnología e innovación; y crear una fundación para recabar fondos para ciencia.

Además, el gobierno quiere aumentar el número de científicos y diseñar políticas públicas individuales de acuerdo con cada región y estado, determinado por las necesidades específicas y capacidades, con el objetivo de descentralizar el desarrollo de la CyT.

Peña Nieto también prometió incrementar los poderes del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), la principal agencia de financiamiento del país, describiéndolo como “un instrumento vital para acelerar la transformación de los estados de México”.

El Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT), un organismo gubernamental de consulta independiente, dio la bienvenida a la iniciativa en un boletín de prensa la semana pasada (9 de enero).

Pero añadió que más inversión del sector privado también sería necesaria para fortalecer los esfuerzos y ayudar a convertir a México en una “sociedad del conocimiento”.

De acuerdo con el FCCyT, el presupuesto nacional de 2013 para México ya muestra un aumento en la inversión para CyT, con 11,5 por ciento más fondos para el sector en comparación con 2012.

“Este es el mayor incremento en los últimos ocho años y somos optimistas”, dice a SciDev.Net Gabriela Dutrénit, coordinadora general del FCCyT.

“Pero aún estamos muy lejos de alcanzar el incremento anual de 0,1 por ciento necesario [para asegurar] que en el 2018 lleguemos a la meta del uno por ciento del PIB estipulada por la ley”.

Antonio Lazcano, profesor de biología en la Universidad Nacional Autónoma de México y uno de los científicos más importantes del país, también dio la bienvenida a la iniciativa.

Sin embargo, dice que la meta del uno por ciento es todavía “un porcentaje de inversión extraordinariamente bajo comparado con otros países” y es “un reflejo de cuán mal han estado las cosas para la ciencia en México en las últimas décadas”.

Lazcano advierte: “Esta meta es realmente modesta y estipula una inversión en recursos insuficiente para crear nuevas áreas de investigación”.