Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Llaman a aumentar cooperación tecnológica Sur-Sur

[SANTIAGO] La cooperación en tecnología e innovación entre países emergentes tiene un gran futuro, pero necesita ser promovida sistemáticamente, concluye el Informe sobre Tecnología e Innovación 2012 de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Comercio y Desarrollo (UNCTAD), publicado el 31 de octubre.

La apreciación se basa en que los países en desarrollo siguen rutas tecnológicas similares e intercambian más bienes de capital entre ellos que con los países desarrollados, pero tienen un nivel de cooperación tecnológica incipiente.

Para aumentar dicha colaboración, la UNCTAD propone un Pacto Sur-Sur de Innovación y Tecnología que promueva el aprendizaje tecnológico y crecimiento de las empresas, el financiamiento de innovaciones relevantes para todos los países en desarrollo y el intercambio de políticas de tecnología e innovación.

América Latina y Asia lideran la cooperación científica y tecnológica Sur-Sur pero sus motivos y tipos de cooperación varían, dice el informe.

“En Asia la colaboración tecnológica se da principalmente entre firmas que buscan aumentar su competitividad…mientras que en América Latina el sector público es el motor de gran parte de dicha colaboración”, dijo a SciDev.Net Padmashree Gehl Sampath, editora del informe.

En el caso de Latinoamérica, el informe destaca los proyectos de cooperación tecnológica entre México y países como Argentina, Brasil, Chile, Colombia y Uruguay en áreas como nanotecnología  y biotecnología.

El Fondo México-Chile, que en 2011 financió ocho proyectos en varios países latinoamericanos, podría ser replicado en muchos otros, dice el informe.

El informe también resalta el aporte que realiza la Agencia Brasileña de Cooperación (ABC) a 16 países africanos en agricultura, educación y desarrollo de competencias en las industrias.

Agrega que los fondos de innovación, como los de Brasil y Chile, son instrumentos vitales para promover actividades de mayor valor agregado.

En Brasil, los Fondos Sectoriales para Ciencia y Tecnología apoyan los esfuerzos tecnológicos de las empresas utilizando recursos generados por impuestos a 12 sectores industriales.

En Chile, el Fondo de Innovación para la Competitividad financia innovaciones de mediano y largo plazo con un impuesto específico a la minería (royalty).

“El fondo chileno es un modelo muy atractivo, que podría aplicarse en países en desarrollo ricos en recursos naturales”, dice el informe.

Pero Carlos Correa, director del Centro de Estudios Interdisciplinarios de Derecho Industrial y Económico de la Universidad de Buenos Aires, Argentina, dijo a SciDev.Net que “el modelo brasilero tiene más posibilidades que el chileno de aplicarse en otros países latinoamericanos”.

Otros mecanismos de financiamiento a la innovación que podrían adoptar los países latinoamericanos son los impuestos indirectos, las contribuciones voluntarias de empresas y consumidores (por ejemplo, de la lotería) y fondos aportados por entidades nuevas o ya existentes, añadió Correa.


Enlace al informe de UNCTAD Technology and Innovation Report 2012 (en inglés)