Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

Estudiantes inventores llevarán sus ideas al mercado
  • Estudiantes inventores llevarán sus ideas al mercado

Crédito de la imagen: Flickr/Novartis AG

De un vistazo

  • El dinero ayudará a poner en el mercado dispositivos como detectores de fármacos falsificados

  • Es otorgado por alianza de EE.UU. que ayuda a estudiantes emprendedores

  • Estudiantes también serán capacitados en planes de negocios y realización de pruebas de campo

Shares
Dispositivos para detectar la malaria y medicamentos falsificados, y un servicio de telefonía móvil para los agricultores en zonas de difícil acceso son algunas de las innovaciones para las que sus inventores han recibido fondos y apoyo de una organización de los Estados Unidos que ayuda a los estudiantes emprendedores a llevar sus ideas al mercado.
 
Los estudiantes también serán capacitados durante un año por la Alianza del Colegiado Nacional de Inventores e Innovadores (NCIIA por sus siglas en inglés) que les enseñarán a diseñar modelos de negocios y conducir pruebas de campo para validar sus tecnologías.
 
“El programa es muy competitivo y las propuestas son revisadas por científicos y expertos en negocios”, revela a SciDev.Net Phil Weilerstein, director ejecutivo de NCIIA. “Buscamos una aplicación novedosa de alguna tecnología que tenga el potencial de crear impacto […], sea escalable y económicamente sostenible”, agrega.
 
Una de las innovaciones ganadoras, denominada PharmaCheck, es un dispositivo portátil que puede detectar medicamentos falsificados mediante la medición de la cantidad de ingredientes activos presentes.
 
“Es una herramienta de evaluación que las autoridades de salud, ONG o fabricantes pueden usar para comprobar la calidad de los medicamentos a lo largo de la cadena de suministro, en cualquier punto entre los distribuidores y reguladores hasta las farmacias y hospitales”, indica Andrea Fernandes, co-desarrolladora del dispositivo y estudiante de posgrado de la Universidad de Boston.
 
Se planean pruebas en Ghana y Perú
 
El dispositivo prueba una píldora disolviéndola en agua y corre la muestra mediante un chip microfluídico, que analiza la cantidad del ingrediente activo que contiene. Una vez se termine el prototipo, el dispositivo será probado en Ghana.
 
El equipo creador del dispositivo recibió US$18.500 el mes pasado (26 de agosto).
 
Otra tecnología de la salud a cuyos desarrolladores se les ha concedido financiamiento es un dispositivo portátil que puede detectar la malaria en una gota de sangre en un minuto cuando la infección está en estadios tempranos.
 
Desarrollado por el Grupo de Diagnóstico de la Enfermedad de la Universidad Case Western Reserve, el dispositivo para la Evaluación Rápida de Malaria trabaja detectando la haemozoína, un subproducto magnético que queda cuando el parásito de la malaria digiere la hemoglobina.
 
John Lewandowski, co-desarrollador y estudiante de ingeniería, explica a SciDev.Net que el dispositivo usa imanes y un rayo láser para detectar la infección.
 
“Cuando manipulamos una muestra [de sangre infectada con malaria] con los imanes, los cristales de haemozoína se alinean, se desalinean y se vuelven a alinear. Podemos rotar esos cristales y eso nos da la diferencia en la transmisión de la luz [que se detecta]”, indica.
 
Lewandowski añade que su equipo tiene pensado usar la financiación de US$20.000 del NCIIA para desarrollar aún más el dispositivo antes de sus pruebas de campo en el Perú a fines de este año.
 
Espera que el dispositivo esté en el mercado a fines de 2014. Inicialmente costaría aproximadamente US$200 pero podría bajar hasta a US$50 un año después de su lanzamiento, si su producción se masifica.
 
Otro beneficiario de la subvención del NCIIA de este año con un trabajo enfocado en los países en desarrollo es el grupo de Comunicaciones para el Comercio Rural de la Universidad de Colorado en Boulder, que ganó más de US$16.000.
 
Viene desarrollando un servicio comercial basado en suscripciones para los agricultores de los países en desarrollo cuyos celulares carecen de acceso a buena señal, con el fin de conectarlos con los compradores.
 
El grupo ha instalado redes WiFi en las torres de comunicación existentes, permitiendo transacciones a través de teléfonos celulares en lugares del Perú donde los ríos son el único medio para transportar la producción agrícola. El servicio de suscripción costará US$5 mensuales.
 
El grupo pondrá a prueba el servicio en tres comunidades que viven en la rivera del río Napo en Perú a fines de este año.
 
Alan Mickelson, investigador principal, dice que le gustaría ampliar posteriormente el servicio al resto de Sudamérica y a África.
 
Vea el video de Comunicaciones para el Comercio Rural sobre su innovación:

Comunicaciones para el Comercio Rural de Mason Lacy en Vimeo
 
La versión original de este artículo se publicó en la edición global de SciDev.Net

Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.