Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Redes sociales advertirían enfermedades tras catástrofes

Shares

Redes sociales reúnen rápidamente datos sobre posibles brotes después de catástrofes naturales, dice el experto en biovigilancia James Wilson. 

Cuando ocurre un desastre natural y hay amenaza inminente de brote de una enfermedad, es común que los sistemas de vigilancia de salud pública existentes no puedan satisfacer las necesidades operacionales de emergencia de los equipos de salud que trabajan en condiciones complejas. 

El masivo terremoto de este año en Haití, por ejemplo, mató a cerca de 250.000 personas y desplazó a otros dos millones en la pequeña y empobrecida nación caribeña. Muchas de estas personas desplazadas continúan viviendo en carpas altamente insalubres donde pueden propagarse enfermedades como la malaria, el dengue, las diarreas, el VIH/SIDA y la tuberculosis. 

Pero el terremoto también mató a un importante número de personas de la comunidad médica y de la salud pública. Además se destruyeron oficinas y registros impresos. 

El brote de una enfermedad infecciosa podría devastar la frágil infraestructura médica que fue llevada hasta las áreas afectadas por el terremoto en Haití, construida generalmente de forma caótica por un diverso conjunto de equipos médicos, muchos de los cuales nunca antes habían trabajado en ese país.
 
En tales situaciones, hay una clara necesidad de un sistema de alerta temprana que proporcione a esta comunidad médica fuertemente presionada una vigilancia de enfermedades infecciosas. 

Una disciplina profesional llamada ‘biovigilancia operacional’ ha emergido en los últimos doce años para enfrentar esta necesidad. Aprovecha el poder de Internet y de las redes sociales para monitorear indicadores sociales de crisis de enfermedades infecciosas y emitir advertencias tempranas. 

Reunir información sobre enfermedades 

Nuestra organización, Praecipio International, ha estado en la vanguardia de la biovigilancia operacional en todo el mundo, desde el reporte de brotes de ántrax en Asia hasta en el aumento de los casos de fiebre viral en India. 

En Haití hemos desarrollado el Sistema Asesor Epidémico de Haití (HEAS, por sus siglas en inglés), para informar — pero no desplazar —las capacidades de vigilancia existentes en salud pública. HEAS es el primer centro mundial de pronóstico de enfermedades infecciosas, trabajando más bien como un servicio climático de corto alcance. 

Está basado en el intercambio de información entre pares, vital para doctores que enfrentan agudos desafíos médicos. 

Recibimos una alerta sobre el terremoto en Haití 26 minutos después del evento a través del Sistema Global de Alerta y Coordinación de Desastres. Rápidamente hicimos un barrido en Internet y comenzamos a monitorear información en Twitter en seis idiomas sobre la isla de Hispaniola, que incluye a Haití. 

Supimos al instante por parte de los medios, blogs y el tráfico de mensajes de texto lo que se estaba reportando sobre enfermedades infecciosas. Al consultar literatura revisada por pares construimos una base de referencia para varias enfermedades y emitimos el primer pronóstico de enfermedades infecciosas para Haití el 17 de enero. 

Una red de información en el lugar 

Nuestro siguiente paso fue construir una red de contactos locales para proporcionar informes en tiempo real de indicadores críticos tales como pánico público o evacuación causada por rumores de enfermedad, aumentos abruptos en la prevalencia de enfermedades y enfermedades agudas que afectaran a animales como aves y vacunos. 

Antes de un mes fuimos a Puerto Príncipe, la capital de Haití, y durante los primeros diez días contactamos a las principales organizaciones no gubernamentales (ONG) y a autoridades ministeriales haitianas. 

Hoy, HEAS tiene más de 230 asociados de ONG y organizaciones médicas y de salud pública que operan en Haití. A través de un foro en línea, estos socios reportan eventos de enfermedades infecciosas y comentan sobre asuntos civiles que afectan la logística de la provisión de cuidados de salud. 

La red es una comunidad de pares para la alerta temprana de crisis infecciosas en Haití. Se ha convertido en el nodo central para reportar eventos de enfermedades infecciosas y capacitar a personas en biovigilancia operacional. 

HEAS, en asociación con InSTEDD (sigla en inglés de Apoyo Innovador para Emergencias, Enfermedades y Desastres) y con Ushahidi, un portal de Internet que visualiza y mapea información, hasta ahora ha analizado más de 90.000 mensajes de texto, miles de artículos publicados en medios de comunicación y en blogs y docenas de observaciones directas en Puerto Príncipe, que incluyen sospechas de brotes de meningitis, sarampión, malaria, enfermedades diarreicas y, más recientemente, difteria. 

Emitimos reportes regulares para advertir sobre amenazas de enfermedades emergentes y evaluar riesgos futuros. Tal vez nuestro mayor logro ha sido ver a las principales ONG planear sus esfuerzos de ayuda a partir de nuestros reportes. 

Ampliación e integración 

Somos el mismo grupo que advirtió sobre la crisis de la gripe porcina en México el año pasado. De hecho, en los últimos doce años hemos detectado casi 250.000 eventos de enfermedades infecciosas que han involucrado a más de 250 patógenos que afectan a humanos o animales en casi todos los países de la Tierra, incluyendo la Antártica.
 
Al integrar pronósticos y sistemas de alerta en tiempo real con respuesta clínica rápida, los países paralizados por un desastre pueden controlar brotes de enfermedades infecciosas y potencialmente salvar miles de vidas.

Esto, que a menudo se pasa por alto, es un componente vital no sólo de la respuesta y recuperación, sino también de la preparación y, en último término, la resiliencia de la comunidad. 

Ciertamente para Haití todo lo que sea posible hacer para detener más pérdida de vidas y construir las bases de la resiliencia de la comunidad debe ponerse en marcha. A través de la biovigilancia operacional Haití puede convertirse en el primer país del mundo que anticipe e intervenga para detener brotes de enfermedad y epidemias, convirtiéndose en modelo para el resto del mundo. 

James Wilson es director ejecutivo de Praecipio International y del Sistema Asesor Epidémico de Haití.

Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.