Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Incendios: satélite los ubica y teléfono da la alerta

La combinación de datos vía satélite con teléfonos celulares ofrece instrumentos baratos y eficaces para manejar incendios, afirma el científico sudafricano Phillip Frost.

Sudáfrica, como gran parte del continente, alberga paisajes ardientes que se queman con frecuencia. Muchos de estos incendios no constituyen ‘desastres’ como tal, en realidad son una parte necesaria del ecosistema.

Pero un incendio intenso en el lugar equivocado puede ser un gran desastre: los incendios forestales matan gente y destruyen propiedades y campos cada año en Sudáfrica.

También dañan infraestructura esencial, como las redes de electricidad. Los incendios son la segunda causa más importante de las fallas en las líneas eléctricas en Sudáfrica después de los relámpagos. Si un incendio derriba un cable de alimentación de poder no sólo causa un colapso en la red sino que produce picos en el sistema que pueden dañar los equipos en todo el país.

Ubicados por satélite

Por esta razón existe una necesidad real de detectar y proporcionar alertas tempranas de incendios. La teledetección puede ayudar, particularmente los satélites de órbita polar, como el MODIS (moderate resolution imaging spectroradiometer o espectrorradiómetro de imágenes con resolución moderada) son muy exactos y pueden localizar incendios con una precisión aproximada de 200m cuatro veces al día.

Pero esto no es suficientemente bueno para una alerta temprana. ¿Qué pasa si hay una nube cubriendo el incendio cuando el satélite pasa por encima, o si un incendio comienza justo después que se ha ido? Aquí es cuando intervienen los datos de los satélites geoestacionarios. Los satélites Meteosat de segunda generación ofrecen una información más burda (~3km) y menos sensible del incendio, pero la suministran cada 15 minutos. No van a recoger información de los incendios muy pequeños, pero en lo que respecta al manejo de desastres, no son éstos en los que estamos interesados.

El problema para el manejo de incendios es cómo poner esta información en manos de quienes manejan desastres, bomberos, agricultores y administradores forestales que son quienes necesitan información acerca del lugar donde se está produciendo el incendio y saber hacia dónde avanza.

Alertas de incendio por teléfono

En Sudáfrica, el Consejo para la Investigación Científica e Industrial (CSIR por sus siglas en inglés) ha desarrollado el Sistema Avanzado de Información sobre Incendios (AFIS por sus siglas en inglés) para ofrecer alertas. El sistema combina los datos vía satélite con la tecnología de los teléfonos celulares para proporcionar alertas tempranas, que son cruciales.

Usa los datos del MODIS y del Meteosat para detectar las zonas críticas, las compara con temperaturas de sus registros para filtrar los que no son incendios (como humo de chimeneas) y usa información de los vectores de viento para determinar la trayectoria de los incendios activos. Así, se alerta automáticamente a la gente, vía correo electrónico y mensajes de texto.

AFIS se desarrolló originalmente para Eskom —la empresa más grande de energía de Sudáfrica—con el fin de ayudar a combatir las fallas en las líneas eléctricas causadas por los incendios. Pero desde 2007 se está usando también para mejorar esfuerzos de control de incendios mayores. Por ejemplo, envía alertas a más de 40 asociaciones de protección contra incendios en todo el país y forma parte de la previsión climática semanal de la televisión nacional.

El servicio es completamente gratuito y cualquiera puede inscribirse para recibir las alertas de su área. Así por ejemplo, AFIS alerta a los agricultores de las zonas de conservación, grupos autoorganizados que asumen responsabilidades en el manejo de incendios y realizan esfuerzos mancomunados de control de incendios.

Ayuda también en los esfuerzos de mitigación de la pobreza. Por ejemplo el proyecto Working on FIRE (WoF), financiado por el gobierno, incluye a AFIS cuando trabaja con las comunidades rurales. WoF ofrece capacitación técnica en el control de incendios y seguridad, así como capacitación organizacional para establecer un equipo comercial de respuesta ante incendios y de aviso a las personas involucradas. Los equipos capacitados satisfacen una necesidad puntual de protección contra incendios a la vez que generan ingresos para las comunidades rurales.

Se extiende como incendio forestal

AFIS ha mejorado claramente el manejo de incendios en Sudáfrica. Pero subsisten dos preguntas.

La primera: ¿puede exportarse la idea a otros países? En teoría, sí —en verdad debería ser fácil exportar AFIS, al menos en su forma básica. La tecnología está allí, pues aún en las regiones más remotas de África la gente tiene acceso a teléfonos celulares. No se requieren muchos conocimientos técnicos—, el sistema es totalmente automatizado con una muy pequeña interacción de los usuarios. Y los costos son bajos, en particular porque el mayor gasto para el establecimiento del sistema fue el costo del desarrollo, que no necesita repetirse.

Ha habido interés de otros países, y ya estamos trabajando para implementar AFIS en Botswana, Mozambique y Namibia.

La segunda pregunta es si la idea puede extenderse a otros desastres. Nuevamente, en teoría la respuesta es sí. Pero sólo para aquellos desastres que llegan con alguna advertencia. Con las inundaciones, por ejemplo, se podría trabajar bastante bien porque hay diferencia de tiempo desde que se acumula el agua hasta que viaja hacia abajo. Los investigadores de la NASA ya están trabajando en un servicio automatizado de ‘sensor web’ que combina los datos de observación de la Tierra con informaciones topográficas e hidrológicas y alerta sobre inundaciones inminentes a quienes manejan desastres en Namibia.

La teledetección evidentemente tiene mucho que ofrecer para el manejo de desastres. La capacidad única de los satélites de vigilar continuamente grandes áreas y señalar los desastres a medida que se producen y cuando suceden, cumple un papel crucial para proporcionar alertas tempranas. El reto más grande hasta el presente ha sido traducir los datos del satélite en información oportuna, fácil de usar y de entender, y comunicarla a personas que pueden estar en entornos rurales remotos.

Pero la tecnología de los teléfonos celulares satisface la parte de comunicación de este reto. AFIS es un ejemplo de cómo combinando los sofisticados datos de observación de la Tierra con la tecnología de todos los días se puede revolucionar el manejo de desastres.

Philip Frost es especialista en teledetección en el Instituto Meraka-CSIR de Sudáfrica y líder del proyecto AFIS.