Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Incluir nuevas realidades en transferencia tecnológica

La ejecución de resultados de Río+20 debe tener en cuenta cambios en innovación global, dice Ahmed Abdel-Latif, experto en política tecnológica.

La Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Río+20) reafirmó recientemente la importancia de transferir tecnologías ambientalmente racionales (TAR) a los países en desarrollo, 20 años después de que la primera Cumbre de la Tierra lo pusiera en el centro de la atención.

Además solicitó a las agencias de la ONU identificar opciones para un ‘mecanismo de facilitación’ que promueva el desarrollo, transferencia y diseminación de las TAR. Se espera que el secretario general de la ONU haga recomendaciones sobre los mecanismos de facilitación en la próxima sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas, que comienza el próximo mes (18 de septiembre).

No fue fácil alcanzar este resultado. En las discusiones hubo diferencias recurrentes sobre cómo incentivar mejor la transferencia internacional de TAR, entre otras cosas porque ha habido cambios significativos en la escena mundial de la tecnología e innovación en los últimos años.

Estos cambios deben ser plenamente apreciados si se desea progresar en los mecanismos de facilitación previstos entre los resultados de Río+20.


Camino al consenso

Promover la transferencia de las TAR, en particular hacia países en desarrollo, fue una preocupación capital en la Cumbre de la Tierra de Río 1992. El capítulo 34 de la Agenda 21, el anteproyecto del desarrollo sostenible, está completamente dedicado a este tema.

En vísperas de Río+20, los países en desarrollo buscaron reafirmar la prominencia de la transferencia tecnológica  y llamaron a la creación de un mecanismo concreto que la promovería. El grupo G77 de los países en desarrollo y China sugirió un “mecanismo internacional” para “implementar acciones concretas enfocadas en cerrar la brecha tecnológica entre los países desarrollados y en desarrollo”. También subrayó la necesidad de considerar el impacto de los derechos de propiedad intelectual (DPI) en el contexto de la promoción de un mayor acceso a las TAR [1].

Los países industrializados destacaron la importancia de la cooperación, innovación y ‘facilitación’ de ambientes para desarrollar y diseminar tecnologías, en particular a través de los mercados. Pero se opusieron a cualquier referencia a los DPI en el contexto del acceso a las TAR.

Antes de la cumbre, el presidente de la Asociación de Propietarios de Propiedad Intelectual (IPO, por su sigla en inglés) le escribió a autoridades de EE.UU. diciendo que “cualquier referencia a la transferencia tecnológica debería ser claramente calificada y condicionada a incluir solo la transferencia voluntaria de propiedad intelectual en los términos mutuamente convenidos” [2].

El documento con los resultados de Río+20 vela, con algún éxito, por reconciliar estos distintos puntos de vista. Enfatiza la importancia de la transferencia tecnológica para los países en desarrollo, pero no llega a invocar la Agenda 21 en este contexto, y simplemente recuerda las disposiciones sobre transferencia tecnológica y DPI acordadas en el Plan de Implementación de Johannesburgo en 2002, una continuación de la Cumbre de la Tierra [3].

También hace varias referencias a la innovación y la cooperación, y establece que la transferencia de tecnología a un país en desarrollo debe ser “mutuamente acordada”.

Próximo paso: el mecanismo de facilitación

El documento de resultados de Río+20 solicita a las agencias pertinentes de Naciones Unidas identificar opciones para un mecanismo de facilitación que promueva la transferencia tecnológica a través de la evaluación de las necesidades tecnológicas de los países en desarrollo, opciones para enfrentar esas necesidades y requisitos para la creación de capacidades.

El mecanismo de facilitación podría ser un importante paso adelante, pues compromisos previos sobre transferencia tecnológica tendían a carecer de estos seguimientos concretos para hacerlos operacionales. Pero se necesita tener en cuenta los importantes cambios en el escenario de tecnología global y la innovación en las últimas dos décadas.

¿Cuáles son esos cambios? Primero, la geografía de la innovación está cambiando. Economías emergentes tales como Brasil, China e India están jugando un rol más preponderante en la economía global. Empresas chinas e indias se han convertido en líderes mundiales en energía eólica y solar. Las necesidades tecnológicas de estos países y aquellas de los países en desarrollo más pobres son muy diferentes.

En segundo lugar, los enfoques de transferencia tecnológica hacia países en desarrollo han evolucionado como resultado de la experiencia que se ha ganado en años recientes. El enfoque tradicional centrado solo en el acceso está dando paso a una creciente conciencia de que, para tener éxito, la transferencia tecnológica necesita estar profundamente arraigada en la habilidad de los receptores de difundir y usar las tecnologías en cuestión, lo que a su vez es configurado por un sistema de innovación del país [4].

Fortalecer la capacidad de innovar y de absorber tecnologías son por lo tanto, componentes claves de la transferencia tecnológica.

Fomentar la asociatividad y fortalecer la cooperación en tecnología e I+D son elementos críticos para promover la transferencia tecnológica. La disponibilidad de financiamiento, actualmente incierta, es también esencial.


Difundir los resultados

El Mecanismo Tecnológico acordado por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en 2010 aborda algunas de estas consideraciones y podría ser una referencia para ayudar a dar forma al mecanismo de facilitación. En particular, da a la innovación un lugar central y busca promover mayor cooperación y asociaciones en I+D.

En esta etapa, el factor más crítico es asegurar que el seguimiento de Río+20 proporcione un ambicioso resultado que haga frente a los desafíos de alcanzar una difusión a gran escala de las TAR y evite el destino de caer en ejercicios burocráticos estériles.


Ahmed Abdel-Latif es encargado del programa de innovación, tecnología y propiedad intelectual del Centro Internacional para el Comercio y el Desarrollo Sostenible (ICTSD, en inglés) con sede en Ginebra, Suiza. Ahmed puede ser contactado en aabdellatif@ictsd.ch

Referencias

[1] Centro Internacional para el Comercio y el Desarrollo Sostenible (ICTSD). Innovation and technology transfer: Key country priorities for Rio+20 [3.19MB].  Information Note, p3. (marzo 2012, en inglés)

[2] Phillips, R. Carta al Secretario de Estado de EE.UU., al Secretario de Energía de EE.UU. y al Representante de Comercio de EE.UU. Asociación de Propietarios de Propiedad Intelectual (19 junio 2012, en inglés)

[3] ONU. El futuro que queremos: documento final adoptado en Río+20 [319kB]. ONU Río+20 (2012, en español)

[4] Gehl Sampath, P. Can the climate technology mechanism deliver its promise? Some issues and considerations. In: Realizing the potential of the UNFCCC Technology Mechanism: Perspectives on the way forward [768kB]. Issue Paper No. 35, p5. Centro Internacional para el Comercio y el Desarrollo Sostenible (ICTSD) (2012, en inglés)