Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Dispersante de petróleo intoxica a los corales del Caribe

Shares

El petróleo derramado en el Golfo de México tras la explosión de la torre de perforación Deepwater Horizon en 2010, y el dispersante químico utilizado para mitigar el impacto del crudo en el océano y las costas, tienen un efecto tóxico en las primeras fases de desarrollo de dos especies de coral cruciales en la estructuración de los arrecifes del Mar Caribe.

A raíz de la fuga de petróleo en la plataforma petrolífera operada por British Petroleum (BP) en abril de 2010, investigadores del Mote Marine Laboratory de Florida, Estados Unidos, expusieron larvas de las especies Porites astreoides y Montastraea faveolata —ampliamente distribuidas en el Golfo de México y todo el Mar Caribe— a diferentes concentraciones del crudo derramado y al dispersante usado para descomponerlo.

DE UN VISTAZO

  • Experto analizaron el impacto del petróleo derramado en el Golfo de México en 2010 y el dispersante químico utilizado para controlarlo
  • Determinaron que el ambos tienen un efecto tóxico en el desarrollo de larvas de dos especies de coral del Mar Caribe
  • Expertos coinciden en que los dispersantes de crudo deben utilizarse como último recurso y en cantidades limitadas

Los resultados, publicados en PLoS One (9 de enero), señalan que “la exposición de larvas de coral a los contaminantes vinculados a derrames de petróleo, particularmente al dispersante CorexitH 9500, tiene el potencial de producir un impacto negativo en la supervivencia y colonización del coral, afectando la resistencia y capacidad de recuperación de los arrecifes”.

Kim Ritchie, coautora del estudio, explica a SciDev.Net que Porites astreoides es una especie que tiene la capacidad de recolonizar rápidamente un área degradada, mientras Montastraea faveolata “es muy importante en la construcción de la estructura de los arrecifes”.

Los investigadores recomiendan evitar el uso de dispersantes de petróleo en áreas cercanas a arrecifes y manifiestan su preocupación ante la amenaza de potenciales fugas de crudo en el área del Golfo de México perteneciente a Cuba.

La isla espera extraer de allí millones de barriles de petróleo, aunque por el momento ninguna de las petroleras extranjeras que trabajan en la zona ha encontrado reservas para explotar comercialmente.

Steve Ross, del Centro de Ciencias Marinas de la Universidad de Carolina del Norte en Wilmington, dice a SciDev.Net que “cualquier estudio que se haga para entender la biología de las larvas y los mecanismos de colonización es muy útil”, porque es en la fase larvaria cuando los corales expresan su capacidad de repoblación.

“Los derrames de petróleo no son habituales, pero cuando ocurren pueden ser devastadores”, añade Ross, quien concuerda con los autores del estudio en que los dispersantes de crudo deben utilizarse “como último recurso y en cantidades limitadas”.

“Los corales del Caribe se han deteriorado mucho, con declives que llegan a 89 por ciento en algunos lugares”, dice Valerie Paul, directora del Programa del Instituto Smithsonian para los Ecosistemas de arrecifes de coral del Caribe, en Florida.

“La contaminación por derrames de petróleo es una de nuestras preocupaciones, aunque no la más frecuente”, agrega. “El mayor impacto lo causan la sobrepesca, la excesiva extracción de recursos y el arrastre de contaminantes desde áreas de desarrollo [costeras]”.

Enlace al artículo completo en PLoS One

Referencias

PLoS ONE 8(1): e45574. doi:10.1371/journal.pone.0045574

Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.