Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Tras Río+20 países en desarrollo deben tomar iniciativa

Hace dos aos y medio, la conferencia sobre cambio climtico de Copenhague (COP 15) termin con un desacuerdo pblico y muy enconado entre los pases desarrollados y en desarrollo acerca de lo que se requiere para prevenir un mayor calentamiento global.

Este resultado hizo que el pas anfitrin, Dinamarca, afrontara una situacin bastante embarazosa.

Desde el comienzo de las negociaciones de la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible (llamada Ro+20) que tuvo lugar en Ro de Janeiro, Brasil, la semana pasada, se inform ampliamente sobre los apremiantes esfuerzos del gobierno brasileo por evitar el mismo destino.

Este artculo es parte de nuestra cobertura de los preparativos para Ro+20, la Conferencia sobre Desarrollo Sostenible de la ONU (20 a 22 de junio 2012). Para otros artculos, ingrese a Ciencia en Ro+20

Aunque la determinacin de Brasil fue solamente un factor que contribuy, el resultado fue el acuerdo de todos los 188 pases participantes con un documento final lleno de aspiraciones y exhortaciones sobre la necesidad de que el mundo se encamine hacia un sendero de desarrollo econmico y social ms sostenible, pero sin un compromiso firme de los dolorosos pasos necesarios para alcanzar este objetivo.

Inevitablemente, este resultado no ha satisfecho a casi nadie comprometido con el proceso (a excepcin del pas anfitrin).

Sin embargo el aporte se relaciona con el aumento en el nfasis de las realidades polticas en las que se asent la reunin de Copenhague y que Ro+20 adopt, lo cual ha sido un significativo paso adelante.

Tomando la iniciativa

Lo que fue ms evidente que nunca en Ro fue que la clave para el desarrollo global sostenible no descansa en los argumentos lgicos provenientes de sus partidarios en el mundo desarrollado, incluidas sus comunidades cientficas,por ms que sean entregados de manera vehemente.

Por el contrario, ahora depende de la combinacin de fuerza poltica y pensamiento imaginativo en el mundo en desarrollo, particularmente entre los pases de economas emergentes como Brasil, China e India.

En Ro, estos pases insistieron, de manera legtima, que un compromiso global para hacer la transicin hacia las economas verdes solamente es vlido si incluye una transferencia de significativos recursos financieros y tcnicos desde el Norte hacia el Sur.

Sus argumentos fueron que dicha transferencia compensara por el hecho de que esta transicin es necesaria debido a los patrones de consumo en el Norte.

Sus problemas ambientalesinternos, desde la contaminacin del aire hasta el incremento en las inundaciones relacionadas con el cambio climtico, necesitan ser abordadas con carcter de urgencia como subproductos inaceptables del crecimiento econmico.

Al mismo tiempo, una combinacin de ingenio tcnico y mano de obra barata los convierte en lugares ideales para llegar a ser productores principales de tecnologas sostenibles para el resto del mundo, y China ya lo ha mostrado al exportar tecnologas de energa solar al frica, por ejemplo.

Movilizando las bases

Los organizadores de Ro+20 quisieron enfatizar que an cuando los procedimientos formales resultaron ser decepcionantes, ello se compens parcialmente por la enorme red de oportunidades que la reunin proporcion para los grupos interesados en el desarrollo sostenible.

A cada una de ellas se le pidi comprometerse con resultados cuantificables dentro de un plazo determinado. Vistas en conjunto, mostraron que ya existe un compromiso global masivo con el desarrollo sostenible, incluso sin promesas de transferencia de recursos por parte de los lderes polticos.

De hecho, este resultado parece confirmar lo que muchos han argumentado: que solamente se pueden construir economas realmente sostenibles desde las bases, y con la plena inclusin de la comunidad, as como de otras partes interesadas.

Reinando en el poder corporativo

Pero si bien las iniciativas voluntarias o de las bases son una condicin necesaria para el desarrollo sostenible, no son suficientes.

En particular, se ignora en qu medida las direcciones y componentes clave del crecimiento econmico como la continua dependencia en las fuentes de energa no renovables respaldadas por generosos subsidios estn inevitablemente ubicadas en la cima, -en vez de la base-, de la pirmide poltica.

Es ms, sin un marco poltico global que garantice coherencia entre las acciones individuales, cada grupo de inters sigue estando inevitablemente motivado principalmente por su propio inters (o el de sus grupos interesados o accionistas) ms que por un compromiso con el bien comn.

Por ejemplo, muchos de los 700 compromisos individuales inscritos en Ro incluyen promesas individuales de empresas deseosas de ser vistas encaminndose a lo verde.

Irnicamente, sin embargo, la ex Primera Ministra de Noruega, Gro Harlem Brundlandt, jefe de la Comisin Brundlandt, quien fue la primera en acuar la frase desarrollo sostenible en la dcada de los ochenta, acus a los grupos de presin corporativos de ser parcialmente responsables de los decepcionantes resultados de las negociaciones formales. [1]

Preparndose para el futuro

Las reuniones cientficas realizadas en la etapa previa a Ro+20 incluyendo tanto la reunin El planeta bajo presin, que tuvo lugar el pasado abril en Londres, y el Foro de Ciencia, Tecnologa e Innovacin para el Desarrollo Sostenible del Consejo Internacional de Ciencia y la Organizacin de las Naciones Unidas para la Educacin, la Ciencia y la Cultura, realizado hace dos semanas en Ro delinearon la urgencia de tomar acciones en muchos frentes.

Ro+20 abri la puerta para la accin en algunos temas, como la proteccin de los ambientes marinos o de los ecosistemas de montaa. Tambin aprob una interaccin ms estrecha entre la comunidad cientfica y los formuladores de polticas,otro elemento esencial de cualquier estrategia futura.

Sin embargo, la reunin tambin puso de manifiesto el reto poltico de cambiar el curso de una economa global an comprometida en buena parte con los combustibles fsiles y patrones no sostenibles de consumo.

Igualmente mostr que el mundo desarrollado carece de compromiso para hacer los cambios necesarios y aceptar las dolorosas consecuencias, siguiendo el dicho popular de que a los pavos no les gusta la Navidad.

Corresponde ahora al mundo en desarrollo y a sus economas emergentes mostrar que pueden hacerlo mejor por ejemplo, asumiendo un rol principal en la definicin de los prximos Objetivos de Desarrollo Sostenible y proporcionando el msculo poltico necesario para que ello ocurra.

La preocupacin sobre la vergenza de un posible fracaso no debera frenarlos de asumir los riesgos polticos necesarios.

David Dickson
Editor SciDev.Net

Este artculo es parte de nuestra cobertura Ciencia en Ro+20. Lea ms en nuestro blog.

[1] Rio summit ends with warning on corporate power (BBC News, 2012)

Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.