Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Tendencias de cambio ambiental ‘son heterogéneas’

[LONDRES] Los indicadores científicos muestran que el cambio ambiental causado por las actividades humanas continúa en aumento —en algunos casos avanzando hacia el ‘punto de inflexión’ más allá del cual podría no haber recuperación— pero los indicadores sociales brindan esperanzas de que la batalla para salvar el medio ambiente no está aún perdida, se señaló hoy durante una conferencia internacional. 

Los expositores de la conferencia El Planeta bajo Presión (que se realiza entre el 26 y el 29 de marzo) presentaron dos conjuntos de indicadores del cambio ambiental —científicos y sociales— y su comportamiento en dos periodos: entre 1950 y 2000 y desde el año 2000. 

William Steffen, director ejecutivo del Instituto de Cambio Climático de la Universidad Nacional Australiana, informó que los indicadores globales físicos, geológicos y biológicos claves del cambio climático, como los niveles de dióxido de carbono, la pérdida de los hielos polares o de los bosques tropicales, continúa en aumento desde la década de los años cincuenta del siglo pasado. 

“Este [aumento] en las tendencias en el siglo XX en general sigue sin disminuir en el siglo XXI”, afirmó. 

Este artículo es parte de nuestra cobertura de El Planeta bajo Presión 2012 (Londres, 26 a 29 marzo). Para leer reflexiones de nuestro equipo en la conferencia visite nuestro blog.

Según Steffen, la pérdida de hielo en el Ártico puede haber alcanzado ya el punto de inflexión, es decir un punto de no retorno. 

Sandra Díaz, profesora de la Universidad Nacional de Córdoba, en Argentina, advirtió que el crecimiento insostenible está pasando factura a los ecosistemas naturales, los cuales están perdiendo su diversidad.
 
Entre las pérdidas graves de biodiversidad se incluyen muchas especies cruciales para la cadena alimenticia, pero que carecen de la capacidad de adaptarse rápidamente a los cambios, como los animales grandes y los peces que crecen y se reproducen lentamente. 

“Es una buena receta para alcanzar algún punto de cambio abrupto que puede ser irreversible”, advirtió Díaz.
 
Tendencias similares se exhibieron en los indicadores sociales usados para medir los cambios que afectan al desarrollo, la degradación ambiental y el cambio climático, como el crecimiento demográfico, el uso de la tierra y el consumo de energía. 

Sin embargo, la tasa de deterioro de los indicadores sociales se ha desacelerado, señaló Diana Liverman, profesora de geografía y desarrollo en la Universidad de Arizona, Estados Unidos, cuyo trabajo consiste en evaluar las tendencias sociales que demuestran si nuestra trayectoria se encamina a causar más daño o a alejarse de él. 

“Hay signos positivos”, subrayó. 

Liverman añadió que ha habido un ‘drástico descenso’ en las tasas de fertilidad humana, las cuales se han reducido a la mitad en las últimas décadas, al punto que la ONU ahora estima que la población mundial podría estabilizarse en nueve mil millones de habitantes. Atribuye este descenso al mejoramiento del estatus de las mujeres y de la educación, así como al acceso a los anticonceptivos. 

Otras señales alentadoras son la disminución del uso de energía por unidad de crecimiento económico y la desaceleración de la pérdida de bosques tropicales a causa de la agricultura en algunos países como Vietnam, donde los bosques “están brotando de nuevo”. 

“Hay signos increíbles de presión humana sobre el planeta, pero [también] hay signos de que [las cosas] están cambiando”, precisó. 

Enlace a la página web de la conferencia (en inglés) 

Para más noticias y análisis de la conferencia El Planeta bajo Presión 2012, ingrese aquí  y también vea nuestro blog en vivo.