Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Prueban en Perú cómo dotar de internet a pueblos remotos

Crédito de la imagen: GTR-PUCP

De un vistazo

  • En cuatro poblados amazónicos de Perú se investigan las posibilidades tecnológicas y económicas de dar acceso a Internet 3G

  • El plan piloto busca extrapolar los resultados a poblaciones dispersas y de difícil acceso en todo el mundo

  • Un consorcio financiado por la Unión Europea lleva adelante la iniciativa

[LIMA] Cuatro poblados remotos de la selva peruana son sede de una investigación piloto para conocer las posibilidades tecnológicas y económicas de dar acceso pleno a Internet a poblaciones dispersas y de difícil acceso en diversas partes del mundo.
 
Financiada por la Unión Europea, Tucán 3G es la primera iniciativa que investiga soluciones para transmitir voz y datos mediante dispositivos móviles a entornos rurales pobres y remotos.
 
En India, África y Asia se han probado algunos elementos por separado, “pero por primera vez se estudia el transporte, acceso, consumo energético, banda ancha y demás componentes de la tecnología 3G”, explica a SciDev.Net Omar Tupayachi, gerente de Negocio Rural de Telefónica del Perú.
 
Esa entidad integra un consorcio de once instituciones lideradas por la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), España, y conformado por universidades, ONG, operadores de comunicaciones y empresas colombianas, españolas, griegas, peruanas y británicas.

 

“Esta será la primera vez que se usen femtoceldas al aire libre y ese es el reto.”

Juan Antonio Paco

Tucán 3G en teoría está diseñado para desplegarse en zonas de altura, sabana y selva, por lo que los resultados obtenidos en Perú podrán replicarse en lugares con características similares, dice Josep Vidal, investigador de la UPC, quien dirige el proyecto.
 
El proyecto de 30 meses culminará en agosto de 2015, con una inversión de casi €1,5 millones. Este se extiende por más de 400 km en la cuenca del río Napo, zona en plena Amazonía a la que se accede tras 16 horas de navegación.
 
El lugar fue elegido porque desde 2006 funciona ahí la red inalámbrica más larga del mundo, instalada para implementar un proyecto de telemedicina por el Grupo de Telecomunicaciones Rurales de la Pontificia Universidad Católica del Perú (GTR-PUCP).
 
A partir de setiembre en esa red se implementarán femtoceldas, puntos de acceso inalámbrico baratos, que consumen poca energía y no necesitan personal técnico para su mantenimiento.
 
Las femtoceldas se usan para mejorar la calidad de comunicación en lugares cerrados. “Esta será la primera vez que se usen al aire libre y ese es el reto. La idea es demostrar que en cualquier poblado remoto donde se pueda instalar una femtocelda pueda haber servicios 3G”, refiere a SciDev.Net Juan Antonio Paco, director ejecutivo del GTR-PUCP.
 
La energía para las femtoceldas será suministrada por paneles solares. En tres sitios la salida de las comunicaciones será satelital, usando antenas parabólicas, y en otro se usará banda ancha.
 
Los investigadores realizarán pruebas bajo diversos escenarios, con plataformas, alternativas y densidades demográficas diferentes y posteriormente se instalará una plataforma conectada a la red troncal de Telefónica del Perú, cuyo mandato es desarrollar la telefonía rural en el país.
 
Según datos oficiales, Perú cuenta con 95.000 poblados rurales, es decir, con menos de 100 casas juntas o más de cien, pero dispersas. De ellos, aproximadamente 80.000 tienen menos de 150 habitantes y en muchos no hay presencia alguna del Estado.