Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Cómo pueden llegar los científicos a las redes sociales

El mundo necesita que los científicos den vida a la ciencia. Jennifer Rohn propone que usen las redes sociales para atraer nuevas audiencias.

A pesar del papel central que la ciencia juega en nuestras vidas, muy pocas personas se interesan por ella o entienden cómo funciona. Algunas optan por no creer en los hallazgos científicos. Otras sienten que despilfarra el dinero de los contribuyentes. Sin embargo, las soluciones científicas son cada vez más cruciales para superar las amenazas a nuestro futuro, ya sea el cambio climático, las pandemias que surgen, la disminución de los recursos naturales o la lucha para mantener la seguridad alimentaria

Los científicos ignoran ‘el mundo exterior’ bajo su responsabilidad. El público tiene el poder de negar su financiamiento o restringir sus experimentos. Es importante salir fuera de los laboratorios, oficinas y estaciones de campo para colaborar con el resto del mundo, para mostrarle a la gente que la ciencia es esencial y que los investigadores están trabajando arduamente para ayudar a abordar asuntos importantes, pues son buenas personas, no el enemigo.

Pero los científicos —incluso los geográficamente aislados— tienen ahora una amplia gama de maravillosas herramientas sociales para hacer oír sus voces. Gracias a la tecnología de las comunicaciones, hoy en día se puede llegar a nuevas audiencias en todo el mundo y mantenerlas informadas, respaldadas y comprometidas.

Dar vida a la ciencia

Los periodistas y quienes escriben blogs y son capaces de explicar los avances científicos, son cada vez más prolíficos. Sin embargo, los científicos dispuestos a compartir el cómo y el porqué de su mundo, haciendo comprensibles las formas de trabajo de la ciencia y demostrando por qué es relevante, están menos disponibles y su labor es igualmente importante.

Usando las redes sociales, los científicos pueden mostrar cómo se hace ciencia: un día en la vida, los altibajos, reveses e incertidumbres. Pueden mostrar el método científico en la práctica y abrir el mundo a veces oculto de la ciencia compartiendo aspectos que no se publican en los artículos, como los resultados negativos o los errores que se cometen fácilmente. Pueden expresar su entusiasmo y mostrar por qué vale la pena resolver preguntas, lo que justifica el apoyo de los contribuyentes.

Pueden dedicar parte de su tiempo a analizar la investigación controversial de su campo que esté haciendo noticia, y mostrar por qué la ciencia no es en blanco y negro, que las ideas evolucionan y que los desacuerdos entre los científicos no socavan la legitimidad de un campo en particular.

Pueden mostrar a la gente la importancia de no tomar las cosas en su valor nominal, quizás haciendo a otros más escépticos y avispados. Pueden atraer a la gente a su mundo científico con su propia pasión y entendimiento.

Herramientas del comercio

Las herramientas sociales le ofrecen muchas formas de compartir su vida científica. Mantener un blog sobre ciencia —una cuenta regular, personal y escrita— es una manera de hacerlo (lea más sobre cómo comenzar un blog científico aquí).  Algunos ejemplos de científicos amenos en sus blogs (en inglés) son Nina, una científica de suelos en Nueva Zelanda, y Profesora de Ciencias, de una profesora anónima de ciencias físicas.

Si su teléfono celular es la manera más fácil para acceder a Internet, existen algunas buenas aplicaciones para hacer blogs instantáneamente, como Blogpress o Posterous (ambas en inglés).  

Los investigadores pueden usar las redes sociales para distribuir videos

Flickr/IRRI Images

Si está a favor de actualizaciones cortas y precisas sobre su investigación, Twitter podría ser para usted, y también podría ser una buena manera de involucrarse en el debate sobre la investigación de otros científicos, si lo desea.

O podría preferir usar audio o video. Audioboo es una gran plataforma web y para celular que ayuda a crear y descargar pistas de audio. You Tube sigue siendo una gran plataforma para compartir videos, con innumerables programas para teléfonos celulares.

Por ejemplo, Stephen Curry, profesor del Imperial College London del Reino Unido, usa videos para compartir su entusiasmo ante determinadas estructuras de proteínas

Si cree que no tiene las habilidades para hacer algo de lo aquí descrito por sí mismo, podría considerar la colaboración de algún cineasta local. Alom Shaha trabaja con científicos en el Reino Unido haciendo cortos acerca de sus trabajos. Este ejemplo (en inglés) muestra el trabajo de Tara Shears, física de la Universidad de Liverpool que trabaja con el Gran Colisionador de Hadrones.

Pero si nada de esto es para usted, con tan solo mantener un sitio web creativo y actualizado puede recorrer un largo camino. Las páginas de científicos universitarios con frecuencia son estáticas, áridas y técnicas, en su gran mayoría destinadas a otros científicos. Sin embargo, recientemente se han comenzado a producir páginas web creativas, más enfocadas en el público, con explicaciones más simples y montones de fotos.

Usted podría incluso considerar la colaboración con sus colegas en un campo particular y hacer un súper sitio, similar a este de superconductividad en francés e inglés. 

Más y más personas están combinando los diversos tipos de plataformas. El sitio de la superconductividad tiene muchísimos videos asombrosos, como el de levitación de objetos, por ejemplo, para atraer al público. Y el sitio web de la profesora Joanne Manaster es en parte un blog, en parte un diario de videos y en parte, álbum de recortes.

Sea cual fuere su medio, no olvide a su audiencia. Escriba o hable claramente usando un lenguaje sencillo, en tono de conversación, sin usar términos técnicos. Las metáforas y analogías de la vida real lo ayudarán a remarcar sus afirmaciones.

Es probable que use su propio idioma y se comprometa con la gente que lo habla. Pero también podría ampliar su enfoque usando múltiples idiomas. Traduzca su página web a otros idiomas ampliamente usados y ponga subtítulos a los videos, o produzca su video para que sea universalmente entendido a fin de que las explicaciones verbales sean innecesarias.

El video de la levitación de objetos del sitio web francés sobre la superconductividad me inspiró con asombro y curiosidad sobre las propiedades casi mágicas de los materiales exhibidos, a pesar de que no hablo francés. 

Lo 'social' en las redes sociales

Su siguiente paso es promover sus pensamientos, ideas e historias. Por el momento Twitter y en menor medida Facebook, son populares entre los científicos para promover sus actividades de comunicación en el mundo occidental, pero Google + también está comenzando a despegar. Plataformas sociales como Hi5MXit y Orkut son más populares en el mundo en desarrollo y podrían ser buenos lugares para comenzar.

Nuevos sitios van surgiendo con regularidad, y otros (como MySpace)  se desvanecen. Por lo tanto, manténgase activo en los sitios que trabajan bien.

Puede que algunos sitios web no estén disponibles. China no permite a sus ciudadanos acceder a Facebook, Twitter o YouTube (aunque aparentemente hay maneras de evitar algunas restricciones). En consecuencia, tendrán que usar cualquiera de los canales que están disponibles y tener en cuenta las dificultades técnicas que puedan enfrentar. Algunas herramientas pueden ser más fáciles de acceder que otras en situaciones de menor ancho de banda para acceder a Internet, por lo que puede ser útil tener periodos de prueba.

Los límites de lo sociable 

Cada vez es más la gente que se informa sobre la ciencia a través de los medios de comunicación, incluidas las redes sociales de las que se espera que los comunicadores de la ciencia, entre ellos los científicos, se comprometan con sus audiencias e interactúen con ellas.

Todos los servidores de las redes sociales permiten que la gente deje sus comentarios o valoraciones. Dicha interacción les da a los comentaristas una sensación de pertenencia y ayuda a crear seguidores. Por lo tanto, trate de ser receptivo.

No todos los comentaristas estarán de acuerdo con usted o con otros. Por lo tanto, haga cumplir las reglas de trato cortés. Tolere las diferencias de opinión, pero no el abuso personal, sea justo pero firme. Si el abuso persiste, todos los sitios de redes sociales permiten prohibir o bloquear a los usuarios abusivos, así que no tenga miedo de usar este poder.

Recuerde, una vez en línea, que el material puede permanecer ‘para siempre’. Los motores de búsqueda capturan las páginas web, y esta tecnología permite la permanencia de las páginas incluso cuando su autor las elimina. Por lo tanto, piense cuidadosamente lo que subirá a la web.

Sea legal. En la mayoría de los países es ilegal distribuir falsedades en contra de otra persona u organización de manera impresa (difamación) o por voz (calumnia). La forma impresa abarca Internet y cualquier blog, sitio web o tweet en inglés puede ser llevado a los tribunales de Inglaterra, independientemente del país donde se originó. Tener que defenderse de una demanda de difamación podría arruinar su vida, finanzas y reputación. Si no está seguro de que está informando la verdad, podría ser mejor dejar de mencionar algunas cosas, si pueden ser perjudiciales para alguien.

Sea discreto. Si trabaja en un campo activo y popular, no revele información preliminar que los competidores científicos puedan explotar, dañando posiblemente su carrera o la de sus investigadores. Espere hasta que la publicación sea inminente y nunca revele la investigación de sus colegas sin su permiso. De otro lado, no todos se sienten cómodos apareciendo en línea. Nunca publique fotos, videos o audios de sus colegas sin su permiso.

Sea consciente. La ciencia y la política a menudo están vinculadas. Podría querer criticar a su gobierno o a la comunidad científica o la política ambiental, por ejemplo, pero primero considere si podría poner en peligro su financiamiento, su posición, su universidad, o su libertad. Usted debe decidir cuándo y cómo decir lo que piensa.
 

Nunca revele detalles de la investigación de sus colegas sin permiso

Flickr/Morgan Rindengan

Sea sensible. Un tema que podría ser aceptable dentro de su profesión, como por ejemplo el sacrificio de animales para la investigación, podría no ser tan aceptado para su audiencia. Considere la mejor manera de formular temas sensibles.

Sea moderado. Las redes sociales también pueden ser medianamente adictivas. Úselas un poco cada día. Si encuentra que afectan su tiempo para la investigación, su reputación científica o su vida social real, probablemente las esté usando demasiado.

Lo más importante es estar activo. La ciencia necesita tantos defensores como pueda conseguir, y llegar al público a través de muchos medios de comunicación. Así que ¡adelante! dese una oportunidad. Espero ver pronto más científicos en todo el mundo compartiendo sus historias y usando el poder de las redes sociales.

Jennifer Rohn es bióloga celular en el laboratorio MRC de Biología Celular y Molecular del University College London, del Reino Unido. Es editora de LabLit.com y ha escrito dos novelas sobre científicos. Su blog es Mind the Gap y twittea como @JennyRohn

¿Es usted un científico del mundo en desarrollo que usa las redes sociales para llegar a nuevas audiencias? Si tiene sugerencias de sitios de redes sociales para los científicos, experiencias que desee compartir o ejemplos de científicos que están usando las redes sociales de una manera eficiente, por favor publíquelos en nuestra sección de comentarios.

 



Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.