Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Una cultura científica requiere investigadores proactivos

Una gran proporción de la población brasileña está interesada en la ciencia y la tecnología, pues los datos de una reciente encuesta sugieren que el porcentaje (65 por ciento) es equivalente al de la gente interesada en los deportes y la cultura. [1]

¿Condice esta demanda con la cobertura de ciencia en los medios de comunicación nacionales, particularmente la televisión? 

Para responder esta pregunta —y tener una visión sobre cómo se tratan los temas científicos— trabajé con colegas con el fin de evaluar la cobertura en el Jornal Nacional, el noticiero brasileño de mayor audiencia, que se emite en el mejor horario del día. [2]

Uno de los hallazgos clave es que la ciencia claramente forma parte de la agenda del noticiero brasileño, ocupando alrededor de siete por ciento de su tiempo al aire. Jornal Nacional llega a millones: de cada 100 personas que ven televisión en Brasil mientras se emite este noticiero, 57 sintonizan este programa.

Este resultado es sorprendente considerando que no hay una sección dedicada a la ciencia ni incluso un periodista científico que trabaje detrás de la pantalla para seleccionar y preparar las historias. La ciencia simplemente es parte de la agenda de noticias, igual que la política y los deportes.

A menudo la ciencia es menos prevalente en las noticias de TV en otros países del mundo en desarrollo. Pero el caso brasileño pone el tema sobre la mesa, en un país donde los resultados de la ciencia han empezado a crecer a un ritmo rápido.

Sabor nacional

La mayoría de los informes presentados por el noticiero brasileño se enfoca en anunciar resultados de investigaciones y, más importante aún, de investigación nacional. Esta es una buena noticia, pues los medios masivos pueden tener un papel clave en hacer que la ciencia nacional, aún invisible en varios países en desarrollo, sea más accesible al público.

La escasez de cobertura para la ciencia nacional es el resultado de varios factores, incluyendo, por un lado, estrategias de relaciones públicas más agresivas por parte de las revistas estadounidenses y europeas y, por otro lado, los pocos esfuerzos de parte de los periodistas de países en desarrollo en alcanzar a esos grupos de interés.

Otra razón para la escasa presencia de la ciencia nacional en los medios en varios países es el bajo valor que los científicos otorgan a las fuentes de noticias locales, prefiriendo en cambio hablar con medios nacionales o internacionales. Esta actitud de los investigadores, destacada por mi colega Bothina Osama, puede ser desafiada por los periodistas científicos que eligen informar en sus idiomas locales.

Voces de los científicos

El estudio también halló que los investigadores (en vez de las revistas, por ejemplo) representaron la principal fuente de noticias. De hecho, las noticias de TV brasileñas han estado destacando a los científicos en su papel de legitimidad. Sus aportes conllevan un peso significativo incluso cuando no tienen mucho que agregar al tema más allá de lo que ya se informó.

Por otra parte, la comunidad científica puede perder oportunidades de tener un papel clave en historias más desafiantes, por ejemplo, en enfermedades emergentes, como en el caso de la gripe H1N1.

Los científicos podrían ser más proactivos contactando a los medios de comunicación para hablar sobre la ciencia de las enfermedades emergentes, por ejemplo, y con qué pueden y no pueden contribuir a nuestra capacidad de detectar y controlar la enfermedad. Al hacerlo, usarían a su favor el hecho de que los periodistas los respeten.

Voces de las mujeres

Las investigadoras comprenden una minoría (30 por ciento) de los entrevistados en el Jornal Nacional, según el estudio, una proporción que probablemente sea similar a las noticias de televisión brasileña en general. Esos datos no condicen con el mundo real, en el que las mujeres representan la mitad de la comunidad científica brasileña.

Los resultados destacan la importancia de poner más esfuerzo en difundir una imagen más precisa de los científicos en los medios masivos, en este caso particular en términos de género, una preocupación tomada muy seriamente por SciDev.Net.

Hay un creciente reconocimiento de la importancia del género para la ciencia y el desarrollo. De acuerdo con un reciente informe de la ONU, por ejemplo, “la contribución de las mujeres al desarrollo en las naciones del sur es sustancial”, y por lo tanto usar “una perspectiva de género en las políticas de CTI es esencial para alcanzar el desarrollo humano y la sostenibilidad ambiental”.

Cambiando la agenda periodística

Entender mejor cómo los periodistas cubren la ciencia puede ayudar a identificar algunas áreas donde se puede trabajar para mejorar el periodismo científico en Brasil y en otros países del mundo en desarrollo. Pero cambiar la agenda periodística es un proceso a largo plazo.

Lo que han mostrado algunos estudios, sin embargo, es que este cambio, al menos en términos cuantitativos, es posible.

Un estudio que analizó la cobertura de la ciencia en los noticieros de cinco países europeos (Alemania, España, Francia, Italia y Reino Unido), por ejemplo, indicó que la cantidad y el tiempo al aire de las historias relacionadas con la ciencia han aumentado, comparado con una década atrás. [3]

Los datos del estudio brasileño, que muestra un porcentaje relativamente alto de la cobertura en ciencia, claramente desafían la idea de que no es de interés para los periodistas, los medios masivos o incluso el público. Y eso es algo sobre lo cual el país puede construir.

Aunque los periodistas necesitan estar mejor preparados cuando cubren historias, un cambio de cultura podría acelerarse significativamente si los científicos se vinculan más con los medios de comunicación, algo para lo cual aún no están preparados, tanto en los países en desarrollo como en otras partes del mundo.

Capacitar a los científicos para hacerle frente a esta situación podría ayudar a mejorar la cobertura de la ciencia, y también a entender mejor cómo trabajan los medios.

Necesitamos crear una cultura científica que construya mejores puentes entre la ciencia, los medios masivos y el público. Esto implicaría desafiar la idea de que los medios masivos no están interesados en la ciencia, e impulsar a los científicos a tomar un papel proactivo para hacer que la ciencia sea parte de la agenda periodística.

 

Referencias

[1] Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación y Museo de la Vida/Casa de Oswaldo Cruz/Fiocruz. Public Perceptions of Science and Technology in Brazil [2.1MB]. (2010)

[2] Ramalho, M., Polino, C. and Massarani, L. From the laboratory to prime time: science coverage in the main Brazilian TV newscast [591kB]. Journal of Science Communication, 11, 2 (2012)

[3] León, B. Science related information in European television: a study of prime-time news, Public Understanding of Science 17, 443-460 (2008)