Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • ODM: arma de doble filo

Shares

Centrarse demasiado en Objetivos de Desarrollo del Milenio arriesgaría la inversión a largo plazo necesaria para crear capacidad científica. 

Hemos recorrido dos tercios del camino para realizar la tarea que los miembros de las Naciones Unidas se impusieron a sí mismos en el año 2000, como un mecanismo para incentivar sus esfuerzos antipobreza: el logro de los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) para el año 2015. Y ha quedado claro que el veredicto general de esta estrategia sigue tan dividido como el éxito para alcanzar los objetivos mismos. 

Líderes mundiales reunidos la semana pasada en la sede central de las Naciones Unidas en Nueva York escucharon que el considerable progreso para alcanzar algunos de los objetivos — tales como reducir las tasas de mortalidad entre niños menores de cinco años — es digno de aplausos. 

Otras metas de los ODM, sin embargo, están lejos de ser alcanzadas, como por ejemplo la reducción general de los niveles de hambre, particularmente en África. Un informe de avance del Overseas Development Institute, con sede en Londres, establece que “el progreso ha ido más lento, se ha detenido o se ha revertido en algunas áreas, frecuentemente como resultado de grandes inequidades”. 

Tales fracasos subrayan el hecho de que se requiere un significativo esfuerzo extra por parte de los países en desarrollo y desarrollados por igual si se quieren cumplir los ODM. 

Pero éstos también destacan la necesidad de nuevos enfoques. Entre ellos se incluye un creciente reconocimiento de la importancia de crear capacidades científicas en países en desarrollo como un componente esencial de cualquier estrategia futura. 

Enfoque limitado 

Ya es claro, como lo ilustra un reciente reportaje de SciDev.Net, que es probable que pocos ODM se cumplan sin la aplicación de la ciencia moderna a través de las nuevas tecnologías. 

Salim Abdool Karim, director del Centro para el Programa de Investigación en SIDA, de Sudáfrica, señala por ejemplo, que darles sulfato de magnesio a las madres inmediatamente después del parto ha tenido un gran impacto en la reducción de las muertes maternas por preeclampsia. 

Pero un enfoque estrecho respecto a proporcionar resultados concretos podría socavar los compromisos de largo plazo para crear la capacidad científica nativa necesaria para entregar resultados exitosos a futuro. 

También promueve un enfoque fragmentado para el cumplimiento de las metas del desarrollo sustentable y puede llevar a que se preste insuficiente atención a la igualmente importante necesidad de identificar los vínculos entre biodiversidad y alivio de la pobreza, por ejemplo (Ver Los ODM ‘deberían ser más integradores’).

Agenda guiada por los donantes 

Algunas de las limitaciones en el actual enfoque han sido reconocidas por los responsables de monitorear el progreso en los próximos cinco años. 

En particular, una resolución adoptada en la reunión de revisión la semana pasada, explícitamente compromete a los estados miembros de las Naciones Unidas a “promover el rol estratégico de la ciencia y la tecnología… en áreas relevantes para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo el Milenio”, así como también fortalecer “la innovación nacional y la capacidad de investigación y desarrollo” hacia el mismo fin. 

Pero incluso si esto se logra, quedan otros problemas sobre la mesa. En particular, está la cuestión de la “titularidad”, y la extendida percepción en muchos países en desarrollo de que los ODM representan una agenda liderada por los donantes que no toma suficientemente en cuenta las prioridades y capacidades locales. 

Esta fue la visión expresada la semana pasada, por ejemplo, por Umar Bindir, director general de la Oficina Nacional de Adquisición y Promoción de Tecnología de Nigeria, quien habló en un taller de capacitación organizado por la Federación Mundial de Periodistas Científicos. 

Bindir fue citado diciendo que las agencias donantes y otros socios para el desarrollo estaban corrompiendo el sistema al aceptar políticas poco realistas con metas que sabían que no se podrían cumplir. Lo que se necesitaba, dijo, eran soluciones hechas en casa para los problemas de África. 

Esto significa fortalecer su infraestructura educacional y promover la ciencia, la investigación, la manufactura y el desarrollo de capital humano. “Ciencia vigorosa, sistemas nacionales de innovación, investigación y desarrollo, adquisición técnica, derechos de propiedad intelectual, comunicación de la información y la tecnología, todo necesita ser aprovechado”, dijo Bindir. 

Necesidades locales 

El valor de los ODM radica en la forma en que éstos han actuado como zanahoria y como palo para enfocar los esfuerzos tanto de las agencias de desarrollo como de los gobiernos de países en desarrollo. 

Cuando los objetivos se hayan cumplido o estén cerca de cumplirse, podrán sostenerse como ejemplos concretos de que la ayuda para el desarrollo funciona. Cuando no lo hayan hecho, este fracaso — además de ser bochornoso — puede ser un incentivo para un mayor esfuerzo y compromiso. 

Pero la maldición de los ODM es que se enfocan en objetivos concretos a relativamente corto plazo y carecen de suficiente ‘participación’ de los propios países a los que se intenta ayudar. Como resultado, éstos pueden socavar el tipo de compromiso de largo plazo en creación de capacidades — particularmente en educación e investigación avanzada — que Bindir sugiere. 

Pueden además amenazar los compromisos para fortalecer las habilidades multidisciplinarias y las estrategias de investigación requeridas para prevenir la fragmentación de esfuerzos. Esto incluye hacer capacitación en comunicación de la ciencia como un canal para la interacción entre investigadores y generadores de políticas. 

En la medida en que los estados miembros de la ONU vuelquen su atención hacia lo que debería tener éxito en los ODM después del plazo de 2015, es esencial que estas deficiencias se tomen lo suficientemente en cuenta. 

David Dickson
Director, SciDev.Net

Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.