Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

Fondo para investigar azúcar compensaría sistema de cuotas
  • Fondo para investigar azúcar compensaría sistema de cuotas

Crédito de la imagen: Chris Stowers / Panos

De un vistazo

  • África, Caribe y estados del Pacífico se afectarían cuando termine sistema de cuotas del azúcar en UE

  • Un fondo para científicos de esos países pretende compensar el impacto

  • Su objetivo es impulsar producción de azúcar y encontrar nuevos productos a partir de caña

Shares
Hay casi US$20 millones disponibles para los científicos que investigan el azúcar en los países miembros del Grupo de Estados de África, el Caribe y el Pacífico (ACP), en un intento por asegurar la viabilidad de las industrias azucareras.
 
El Programa de Investigación e Innovación del Azúcar, que está aceptando propuestas para financiamiento hasta fines de este mes, se propone compensar algunas de las potenciales pérdidas económicas que afrontarían los exportadores más pequeños de azúcar, entre ellos muchas islas del Caribe.
 
Dichas pérdidas ocurrirían por el fin del sistema de cuotas de azúcar de la Unión Europea (UE) en 2017 y el ascenso de grandes productores como Brasil, dice Jean-Cyril Dagallier, quien dirige la unidad que coordina el programa. El ACP se ha opuesto firmemente a la decisión de la UE de poner fin a las cuotas de azúcar, un sistema que define la cantidad de azúcar que cada uno de los 19 países europeos puede producir al año y lo que pueden hacer con los excedentes.
 
Los países de ACP temen que este cambio disminuya los precios del azúcar y que la consiguiente volatibilidad de los mercados perjudique a sus pequeños productores, dando una ventaja competitiva a los productores más grandes y, por lo tanto, más robustos como Brasil.

Quizás lo más perjudicial para los países de ACP sea que, aparentemente, el volumen de producción de azúcar de la UE también aumentará, con lo cual Europa pasará de importador a exportador neto. 
 
El objetivo del programa de investigación en azúcar es mitigar esos efectos financiando la investigación para lograr cultivos más productivos y nuevos productos, potencialmente más lucrativos, derivados de la caña de azúcar, informa Dagallier.
 
Para evitar posibles daños a las industrias azucareras de sus miembros, ACP convocó el mes pasado a presentar propuestas de proyectos como parte de la segunda fase del programa de  investigación (la primera fase financió 16 proyectos en 2012 y 2013). La iniciativa prevé financiar 13 proyectos durante 2014 y 2015.

Para el Caribe, el azúcar es parte importante de su economía. Son pequeños países con poca tierra. Si se les corta esta fuente de ingresos, se mata a esos países”.

Jean-Cyril Dagallier, ACP

 
El presupuesto conjunto del programa es de aproximadamente €11.7 millones (casi US$19.6 millones) que en su mayor parte provienen de la UE, pero también de la agencia de ayuda de Australia (Australia AID), los Estados Unidos y los propios países de ACP, precisa Dagallier.

Señala que el programa se propone fomentar varios tipos de investigación en azúcar, entre ellos cómo mejorar su producción con nuevas variedades más resistentes a las enfermedades de la caña de azúcar.
 
Otro campo será examinar cómo producir productos ‘verdes’ como celulosa y lignina a partir de los polímeros presentes en la caña de azúcar, indica.
 
“Los países miembros de ACP están en la fase inicial de este nuevo camino. Tienen ideas y algunos ya están trabajando en proyectos piloto para producir bioplásticos”, subraya Degallier.
 
Agrega que Fiyi y Mauricio están mejor posicionados que otros estados más pequeños de ACP para producir electricidad y bioplásticos de la caña de azúcar debido a que ambos comenzaron a invertir en dicho campo desde hace varios años.
 
“Mauricio tiene un papel protagónico en la caña de azúcar porque tiene una nueva política azucarera, nuevas fábricas y la mayor cantidad de expertos participando en este tipo de investigación”, precisa.
 
Fiyi también está transformando exitosamente su industria azucarera, según Dagallier, que alaba su progreso en estudiar la genética de la caña de azúcar y su búsqueda de nuevas variedades, más resistentes a las enfermedades.
 
Sin embargo, esos dos países necesitarán aproximadamente una década para comenzar a obtener retornos de su inversión debido a que aún requieren nuevas fábricas y equipos, puntualiza.
 
Crear una nueva variedad de caña de azúcar mediante cruzamientos puede demorar de 12 a 15 años, por lo que uno de los objetivos de los gobiernos de los países de ACP es reducir ese periodo a dos o cuatro años acelerando el proceso de clonación, dice Dagallier.
 
Él espera que los estados miembros de la ACP inviertan fuertemente en la búsqueda de nuevos productos derivados de la caña de azúcar pues teme que la finalización de las cuotas de azúcar de la UE afecte particularmente a los países más pequeños de la ACP como Barbados, Jamaica, Saint Kitts y Nevis, y Trinidad y Tobago.
 
“Para el Caribe, el azúcar es parte importante de su economía. Son pequeños países con poca tierra. Si se les corta esta fuente de ingresos, se mata a esos países”, advierte Dagallier.

Mauricio también se verá seriamente afectado porque tiene la cuota más alta de importación de azúcar a Europa, remarca.
 
Asha Saumtally Dookun, gerente principal de investigación del Instituto de Investigación de la Industria Azucarera de Mauricio, afirma que la investigación en bioenergía y biofertilizantes producidos a partir de la caña de azúcar probablemente dé resultados a los países de la ACP en los próximos tres años, pero la segunda generación de productos, como los biopolímeros, demandará más tiempo.
 
“Para que el cultivo sea más rentable, es importante construir un grupo de otras industrias alrededor del azúcar y de la caña de azúcar que brinden un valor agregado”, asegura.
 
Ella acoge con beneplácito los fondos disponibles en el programa de investigación, pero enfatiza que los países de la ACP necesitarán contratar científicos especializados, llevar a la práctica los resultados del laboratorio y desarrollar alianzas locales e internacionales para explotar los nuevos productos de la caña de azúcar a nivel industrial.  
 
Enlace al programa de investigación en azúcar (en inglés y francés)
 
La versión original de este artículo se publicó en la edición global de SciDev.Net


Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.