Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Salinidad de mar ayudará a mejorar pronóstico de ciclones

[MONTEVIDEO] Predecir la intensidad de los ciclones tropicales —un factor clave en el daño que causan estos fenómenos— podría hacerse con más precisión monitoreando la salinidad oceánica, según un estudio.

Las diferencias en la salinidad provocadas por la entrada del agua dulce de los grandes ríos en las regiones tropicales causan una estratificación de la temperatura del agua oceánica que podría afectar la intensidad de los ciclones que pasan por su superficie, señalan los científicos en la edición de la semana pasada (13 de agosto) de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Aunque estudios previos demostraron que el enfriamiento de la superficie oceánica tiene un impacto significativo en la intensidad de los ciclones tropicales, los científicos dicen que su investigación es la primera en mostrar a escala global que la salinidad de la superficie del océano podría afectar la intensidad de las tormentas.

Los ciclones tropicales son uno de los desastres naturales más frecuentes y dañinos del mundo, y mientras los científicos pueden seguir sus movimientos con bastante precisión, predecir su intensidad ha sido más difícil.

Usualmente, los ciclones absorben calor del océano, pero a medida que pasan sobre el mar, el viento agita las aguas haciendo que suba la masa más fría que estaba a mayor profundidad. Esto reduce tanto la temperatura superficial como la cantidad de energía que absorben los ciclones del océano.

Pero en algunas regiones tropicales donde hay más ingreso de agua dulce —como la cuenca del Amazonas o el delta del Ganges—, la diferencia en la salinidad entre la superficie oceánica y la masa inferior causa una “capa de barrera” que se forma bajo la superficie, evitando que el ciclón acceda a las capas más frías del agua oceánica.

Los investigadores usaron observaciones y simulaciones de modelos climáticos de alta resolución para analizar casi 600 ciclones tropicales en las principales regiones tropicales con capa de barrera —el Pacífico occidental, el Atlántico Noroccidental y las cuencas del norte del Océano Índico— entre 1998 y 2007.

En base a su análisis, los investigadores hallaron que cuando los huracanes pasan sobre regiones con capa de barrera, el enfriamiento de la superficie oceánica puede ser 36 por ciento menor que en regiones sin esa capa, y las tasas de intensidad de los ciclones caen hasta 50 por ciento.

“Cuando la superficie del océano permanece cálida, puede aportar calor en el huracán”, aumentando la intensidad, dijo a SciDev.Net Karthik Balaguru, científico del Laboratorio Nacional Pacific Northwest, Estados Unidos, y autor principal de la investigación.

Los investigadores concluyeron que el papel de la capa de barrera no debería ser pasado por alto, porque incluso una modesta mejora en la predicción de la intensidad “puede ayudar a la respuesta social y a mitigar el poder destructivo de esas tormentas”. 

“Los científicos podrían integrar la medición de la salinidad superficial en los sistemas de predicción de huracanes para mejorar el pronóstico”, agregó Balaguru.

Greg Holland, director del Laboratorio del Sistema Terrestre del Centro Nacional para la Investigación Atmosférica (NCAR, por su sigla en inglés), dijo a SciDev.Net: “Hay buena evidencia aquí sobre el impacto de la salinidad, pero necesitaría ser comparado con otras prioridades de observación”.

Y agregó: “Veo estos hallazgos como algo que brinda información valiosa sobre el tipo de efectos y observaciones que deberíamos buscar dentro de las herramientas actuales de predicción”.

Omar García, investigador del Instituto de Astronomía y Meteorología de la Universidad de Guadalajara, México, señaló: “En las últimas tres décadas no ha habido un avance significativo en la predicción de la intensidad de los ciclones, por lo tanto, cualquier investigación relacionada con este tema es de mucho interés”.

Pero García dijo a SciDev.Net que “se necesita más investigación para entender la física que podría explicar si [la salinidad] es una condición favorable para la intensificación [de los ciclones]”.

 

Referencias

PNAS doi:10.1073/pnas.1201364109 (2012)