Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Producir energía eólica sería más barato que la solar

[SANTIAGO] La energía eólica cuesta casi dos veces menos que la fotovoltaica, de acuerdo con un nuevo estudio sobre energía alternativa en seis países en desarrollo.

El hallazgo, publicado en Nature Climate Change la semana pasada (15 de abril), podría ser de utilidad para los debates a nivel mundial sobre iniciativas financieras destinadas a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en los países en desarrollo.

Los autores destacan que diferenciar las tecnologías o los países es una de las reformas que están siendo discutidas en el Mecanismo de Desarrollo Limpio, basándose en su experiencia con casi 3.500 proyectos en más de 70 países.

Añadieron que hay poca información disponible sobre diversos tipos de energías renovables en países en desarrollo y que esa información es necesaria para la asignación de fondos a través de mecanismos como el Fondo Verde para el Clima, que se espera que para 2020 recaude US$100 mil millones anuales.

Los investigadores, del Instituto Federal Suizo de Tecnología, en Zurich, calcularon cuánto cuesta producir hoy un décimo de la energía total en Egipto, India, Nicaragua y Tailandia —incluyendo el costo de los subsidios nacionales a los combustibles— y luego los compararon con los costos de las energías eólica y solar.

Estos países fueron elegidos debido a su variedad en cuanto a tamaño, nivel de desarrollo económico y uso de energías diferentes.

Los autores concluyeron que en 2010 la energía fotovoltaica les costó 2,2 a 4,5 veces más que la energía del viento, y que la diferencia de costos entre las dos tecnologías se mantendría por lo menos hasta 2020.

“La implicancia es que el costo comparativo de generar energías eólica y fotovoltaica con respecto a plantas de energía convencional, existentes y futuras, debe calcularse para cada país”, dijo a SciDev.Net, Tobias Schmidt, el investigador principal.

La investigación detectó diferencias significativas entre lo que le costaría a cada uno de los seis países estudiados reemplazar la energía tradicional por energía eólica.

Descubrieron que Kenya y Nicaragua ahorrarían dinero si se cambiaran a energía a partir del viento, porque sus costos energéticos de base son altos, mientras que el costo de la energía eólica sería bajo.

Un reemplazo similar de la energía convencional sería mucho más caro en Brasil, India y Tailandia, y más bajo en Egipto debido a diferencias nacionales en el costo de la energía eólica y a la contribución de plantas de petróleo o carbón, altamente contaminantes, a la producción total de energía.

“Los subsidios a los combustibles fósiles deberían [por lo tanto] ser explícitamente incluidos en el cálculo, ya que aumentan el costo adicional de las energías renovables”, dijo Schmidt. 

Añadió que la transición hacia fuentes renovables de energía debería ser más gradual en países en que la eliminación de subsidios a los combustibles pudiera causar alzas en los precios e indignación entre los electores.

“El financiamiento internacional debe ayudar a los países en desarrollo a implementar una disminución gradual de los subsidios a los combustibles y a crear un ambiente atractivo para los inversionistas en tecnologías limpias”, dijo.

Oliver Waissbein del Grupo de Energía y Medio Ambiente del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, dijo que “este estudio muestra muy bien a los diseñadores de políticas de cada país cómo tomar decisiones informadas sobre las oportunidades de inversión en energías renovables usando comparaciones de costos detalladas y cifras reales de generación de electricidad”.

Enlace al artículo completo en Nature Climate Change

 

Referencias

Nature Climate Change doi: 10.1038/nclimate1490 (2012)