Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Cambio climático reduciría energías renovables

[RIO DE JANEIRO] El cambio climático reducirá la capacidad de producción de energías renovables de América Latina, según Roberto Schaefffer, experto en planificación energética de Brasil.

 

Hablando en el Foro de Ciencia, Tecnología e Innovación para el Desarrollo Sostenible que se realiza en Brasil esta semana (11 a 15 de junio), indicó que muchas formas de energía renovable son vulnerables a las variaciones del clima, debido a su dependencia del agua —como ocurre con la energía hidráulica y los biocombustibles— así como del viento o del sol.

 

Schaeffer —investigador de la Universidad Federal de Rio de Janeiro, Brasil— dijo que en el caso de su país, la biomasa, los sectores hidroeléctricos y de energía eólica son los más vulnerables.

 

Hace dos años, Schaeffer participó en un estudio en Brasil titulado ‘Vulnerabilidad de los sistemas energéticos al cambio climático’, realizado entre 2008 y 2010. El estudio encontró que para 2040, el clima en Brasil tendrá una variabilidad significativamente mayor que la que se presenta en la actualidad, con precipitaciones más altas en algunas áreas y prolongados periodos de sequía en otros.

 

Ello tendría un efecto adverso en la producción de energías renovables, señaló.

 

Puso como ejemplo el suministro total de electricidad en el noreste de Brasil, que se vería impactado por un aumento de la sequía, y la producción de soya, una de las fuentes primarias de energía renovable en Brasil, la cual se vería obstaculizada por temperaturas más altas.

 

Una buena noticia es que las áreas costeras de Brasil tendrán más viento y, por lo tanto, serán más idóneas para la generación de energía eólica.

 

Sin embargo, debido a los efectos de prolongadas sequías, inundaciones y fluctuaciones de la temperatura, es de esperarse un descenso general de la generación de energías renovables en el país.

 

“Las energías renovables parecen ser más vulnerables en comparación con las formas convencionales [de energía], y los países deben tenerlo en cuenta en sus planes de desarrollo”, advirtió.

 

Brasil “requerirá alrededor de US$503 mil millones para preparar su sistema energético de tal manera que pueda hacer frente a esa eventualidad. Necesitará invertir más en centrales eléctricas de gas natural”, añadió.

 

Schaeffer también afirmó que se espera un aumento de la sequía en otras regiones en desarrollo, incluyendo África, con similares o mayores impactos sobre la productividad de energías renovables.

 

Daniel Hugo Bouille, de la Fundación Bariloche, Argentina, dijo que Perú y América Central afrontarán problemas parecidos.

 

“Necesitamos analizar exhaustivamente que pasará, país por país, con la producción de biocombustibles, de cara al cambio climático extremo. Por el momento no tenemos suficiente conocimiento al respecto”, aseveró Bouille.

 

“Estamos apostando con fuerza a la vía de las energías renovables sin pensar en la situación futura de cara al cambio climático”, advirtió.

 

Bouille también recomendó seguir investigando esos temas para producir políticas energéticas blindadas contra el cambio climático.

 

Este artículo es parte de nuestra cobertura de noticias del Foro de Ciencia, Tecnología e Innovación para el Desarrollo Sostenible. Lea más en nuestro blog.