Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Asesores de políticas deben contemplar incertidumbres

[BRIGHTON] Los científicos deben evitar pensar que es necesario lograr consenso sobre los consejos que dan a los generadores de políticas, y, más bien, reconocer la importancia de ser abiertos a la incertidumbre científica, se dijo durante un simposio realizado en Brighton, Reino Unido, la semana pasada (6-7 de febrero).

Además, deberían hacer más para entender cómo los intereses creados afectan la forma en que se presenta la evidencia científica a los tomadores de decisión, señalaron los oradores de la reunión organizada por el Centro STEPS (sigla en inglés de Rutas Sociales, Tecnológicas y Ambientales hacia la Sostenibilidad) del Instituto de Estudios de Desarrollo de la Universidad de Sussex.

SPEED READ

  • Exigir consenso en la asesoría científica conlleva a que se pueda dejar de lado la incertidumbre
  • También puede poner fin a un debate vital y limitar las posibilidades sobre temas clave como los ODM
  • Cumbre de Río+20: buen ejemplo de cómo científicos pueden proporcionar consejo oportuno y bien organizado
Mike Hulme, profesor de cambio climático en la Universidad East Anglia del Reino Unido, desafió la idea de que la ciencia del clima requiere tener consenso para lograr autoridad al referirse a la estrategia adoptada por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) al publicar un único informe de consenso autorizado cada ciertos años con el objeto de describir el estado del conocimiento climático.

Dijo que el IPCC y otras entidades habían argumentado que la falta de consenso al presentar la evidencia científica a los decisores de políticas socavaría la autoridad de la ciencia, ya que sugeriría que se habían sacado conclusiones antes de tiempo.

Sin embargo, el consenso requiere acuerdo en un grupo donde tal acuerdo podría no existir, explicó Hulme.

Por el contrario, el reconocimiento a las opiniones de la minoría fortalece la autoridad de la ciencia al demostrar su apertura a la discusión basada en evidencias, remarcó.

“La ciencia climática debe acoger y buscar las críticas”.

La tragedia del ‘climategate’ —nombre dado a la filtración en 2009 de correos electrónicos entre científicos de la Universidad East Anglia— fue que los mensajes mostraban una cultura científica cerrada a las críticas y resistente al intercambio abierto de datos, añadió.

“Al transitar este camino, los científicos del clima dieron a sus críticos un blanco fácil y convirtieron los argumentos científicos en argumentos acerca de la autoridad de la ciencia”, señaló. “De esta manera, la búsqueda de consenso puede convertirse en una debilidad en vez de una fortaleza”, prosiguió.

Miles Parker, ex vice asesor científico jefe del Departamento para Asuntos Ambientales, Alimentarios y Rurales del Reino Unido, dijo que los tomadores de decisión necesitan que sus asesores científicos les adviertan sobre cualquier incertidumbre.

Para que las políticas gubernamentales funcionen, se requiere que sean confiables y por lo tanto tienen que estar basadas en la mejor evidencia posible, pero también en el conocimiento de las potenciales limitaciones de dichas evidencias, señaló.

“Necesitamos honestidad en cuanto a las brechas del conocimiento”, precisó Parker. “Necesitamos asesores científicos que puedan reconocer la incertidumbre cuando la ven”.

Lidia Brito, directora de política científica de la UNESCO (Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura) dijo que era importante para la comunidad científica anticiparse a las necesidades de los formuladores de políticas, tal como lo hizo exitosamente en el periodo previo a la última Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible (Río+20), realizada en Río de Janeiro, Brasil.

“Durante los dos años previos a la reunión de Río, produjimos resúmenes políticos y nos comprometimos con el comité científico de la conferencia y el panel de sostenibilidad global, de modo que incluso antes de que se llevara a cabo la conferencia, el mensaje de la comunidad científica estaba siendo transmitido en varias formas”, recordó.

Brito añadió que los científicos tenían que involucrarse en ayudar a los tomadores de decisión a formular las preguntas correctas.

Pero para hacerlo, dijo, “debemos mantener la habilidad para cuestionarnos tanto a nosotros mismos como a los demás. Eso nos permitirá mantener la calidad científica necesaria y la entrega oportuna de la evidencia científica para la formulación de políticas”.

Melissa Leach, directora del centro STEPS añadió: “también necesitamos pensar en cómo un debate se puede cerrar ante la aparición de consensos, objetivos únicos y agendas estrechas, como la discusión en torno a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, o a través de procesos rituales que a menudo toman el lugar del debate abierto y enérgico.

 

Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.