Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Acuerdo sobre clima deja preguntas pendientes

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 17) realizada en Durban, Sudáfrica, terminó ayer (11 de diciembre) con el acuerdo de que todos los grandes países contaminantes trabajen hacia metas jurídicamente vinculantes para reducir las emisiones de carbono.

Pero los amargos enfrentamientos y el gran dramatismo que precedió al acuerdo de último minuto soslayó dos temas clave para los países en desarrollo: el funcionamiento de un Fondo Verde para el Clima, que pretende canalizar dinero para ayudar a los países en desarrollo a enfrentar el cambio climático; y cómo facilitar la transferencia de tecnología, especialmente en relación con los obstáculos impuestos por los Derechos de Propiedad Intelectual (DPI).

La cumbre de dos semanas culminó en la mañana de ayer con el anuncio de una Plataforma de Durban para la Acción Mejorada, “un proceso para desarrollar un protocolo, otro instrumento jurídico o un resultado legal”, que estaría listo para 2015 y entraría en vigor a partir de 2020.

Mientras tanto, una campaña de África, India y otros para un segundo compromiso jurídicamente vinculante sobre el Protocolo de Kyoto —el único pacto global para la reducción de las emisiones de carbono— dio como resultado una extensión de cinco a siete años del protocolo actual, cuyo mandato vence en 2012.

De otro lado, se lanzó el Fondo Verde para el Clima, acordado en la COP 16 en Copenhague en 2009, que tiene la intención de proporcionar US$100 mil millones anuales a partir de 2020 para ayudar a las actividades de mitigación y adaptación de los países más pobres.

En la práctica, sin embargo, el único avance concreto de Durban respecto al fondo fue el acuerdo de que será supervisado por un organismo dependiente de la ONU, como lo pedían los países en desarrollo, y no por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), tal como lo querían la Unión Europea y Estados Unidos.

El documento final no aclara de dónde saldrá el dinero o con cuánta cantidad de dinero ya se cuenta. Tampoco se han resuelto otros aspectos, como cuál será el país sede del Fondo, los miembros del consejo de administración o sus vínculos con otros dos comités clave: el comité de adaptación, que supervisa las actividades de adaptación en los países en desarrollo; y el comité ejecutivo de tecnología, que supervisa el desarrollo y transferencia de tecnología.

Varias organizaciones de la sociedad civil criticaron una cláusula que dice que el fondo podrá financiar las actividades de mitigación y adaptación del sector privado a nivel nacional, regional e internacional.

Esto sería una señal de que “una corporación toma posesión” del fondo, según dijo Lidy Nacpill, coordinadora internacional de la organización no gubernamental Jubilee, una red de coaliciones contra la deuda que agrupa a más de 60 países en África, Asia y América Latina.

Un segundo aspecto de importancia para los países en desarrollo es la transferencia de tecnología. En Durban se acordó que un mecanismo de tecnología estará en pleno funcionamiento para 2012 con el fin de “promover y mejorar la investigación, el desarrollo y el despliegue y difusión en los países en desarrollo de tecnologías de mitigación y adaptación ambientalmente consistentes”.

El acuerdo de Durban también puso en marcha la búsqueda de una sede para el Centro de Tecnología del Clima y de la Red para promover la transferencia de tecnología entre los países desarrollados y en desarrollo.

El Centro, según lo acordado, identificará tecnologías climáticas apropiadas; facilitará su despliegue y adaptación a las necesidades de los países en desarrollo; creará capacidad de gestión tecnológica nacional y regional, y apoyará la investigación, el desarrollo y la demostración de nuevas tecnologías respetuosas del clima.

Las solicitudes de ayuda por parte de los países en desarrollo serán manejadas por una amplia red de instituciones, que incluirán centros nacionales de tecnología, centros regionales de tecnología del clima, organizaciones de investigación y otras instituciones pertinentes.

La convocatoria de propuestas para albergar al centro comenzará el próximo mes (enero) y cerrará el 16 de marzo de 2012.

Pero no hay ninguna mención en el documento de Durban sobre transferencia de tecnología de DPI, un punto clave para los países en desarrollo, que aducen que la restricción de patentes obstaculizará el flujo de tecnologías verdes desde los países avanzados.

Las ONG sostienen que los países desarrollados se opusieron a cualquier mención de patentes en las propuestas de transferencia de tecnología.

Silvia Ribeiro, directora para América Latina del Grupo ETC (Erosión, Tecnología y Conservación), con sede en México, una organización no gubernamental internacional que trabaja en conservación y desarrollo sostenible, declaró que “las críticas al monopolio de patentes sobre tecnología, y a la evaluación ambiental, social y cultural de las tecnologías fueron sacadas [de las propuestas de transferencia de tecnologías]. Si estas preocupaciones fundamentales no son abordadas, el nuevo mecanismo de tecnología será simplemente un sección de mercadeo global para aumentar las ganancias de las corporaciones transnacionales”.

“El acuerdo le ha fallado totalmente a África”, aseveró a SciDev.Net Harjheet Singh, coordinador de Justicia Climática Internacional de ActionAid. Agregó que “no hay dinero sobre la mesa para que África comience a actuar sobre el cambio climático, el dinero está bajo la forma de promesas que no son legalmente vinculantes. El Fondo Verde para el Clima es como un cascarón vacío”.

Saleemul Huq, investigador principal del grupo de cambio climático del Instituto Internacional de Medio Ambiente y Desarrollo, señaló que “el acuerdo de Durban mantiene en marcha el proceso de la Convención Marco sobre el Cambio Climático de la ONU, pero con un nivel de metas tan bajo que es cuestionable si supone un avance suficiente en comparación a los COP anteriores”.

Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.