Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Lecciones sobre ciencia derivadas del 'climagate'

El robo de correos de investigadores del clima permite mostrar cmo se hace ciencia y dejar atrs la defensa a ultranza de la objetividad.

Desde hace tiempo los historiadores de la ciencia saben que Gregor Mendel, el monje agustino que en el siglo XIX descubri cmo se heredan los caracteres genticos, dio slo una versin vaga de sus datos.

Sus mtodos experimentales no fueron tan rigurosos como era de esperarse y no public los resultados de sus experimentos que no se desarrollaron como l esperaba.

Revelaciones como estas muestran que la ciencia es menos exacta de lo que mucha gente pudiera creer. Pero eso no invalida las observaciones de Mendel, las que se transformaron en la piedra angular de la gentica moderna.

Lo mismo podra decirse del escndalo del 'Climagate' que surgi el mes pasado luego que fueran robados varios correos electrnicos de la Unidad de Investigacin Climtica de la Universidad de East Anglia, en Inglaterra. Los mensajes sugieren que algunos investigadores de esa universidad podran haber seleccionado datos favorables en sus publicaciones para impulsar los argumentos sobre la severidad del cambio climtico y su origen en la actividad humana.

Los cientficos vinculados al Panel Intergubernamental de Cambio Climtico (IPCC, por sus siglas en ingls), el cuerpo encargado de evaluar el estado actual de la ciencia relacionada con el calentamiento global, reaccionaron rpidamente al declarar que los mensajes electrnicos no le restan importancia al amplio consenso sobre la importancia del cambio climtico, ni tampoco invalidan los llamados de acciones urgentes.

Pero esas respuestas, hasta ahora, han tenido poco impacto en quienes se oponen a los pedidos de accin internacional y cambios de estilo de vida para hacer frente al calentamiento climtico.

Ahora existe un fuerte argumento para revisar cmo la ciencia se presenta ante el pblico y ante los polticos, y contrarrestar la oposicin. Y qu mejor tema para hacerlo que el cambio climtico, cuando los lderes del mundo estn reunidos en la Convencin Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climtico en Copenhague, Dinamarca, esta semana.

A la defensiva en Copenhague

Como era de esperarse, el Climagate es un tema candente tanto privada como pblicamente en la Convencin.

Por ejemplo, el director del IPCC, Rajendra Pachauri, enfatiz que los resultados publicados por los cientficos de East Anglia han sido confirmados por decenas de miles de climatlogos independientes en todo el mundo. No importa cules fueron las estrategias o los puntos de vista no cientficos discutidos en los correos electrnicos, lo importante es que los artculos resultantes fueron rigurosamente evaluados por pares antes de su publicacin, subray Pachauri.

Pero Mohammad Al-Sabban, el principal negociador en Copenhague de Arabia Saudita un pas dispuesto a mantener alto consumo de petrleo y que hace tiempo se opone a tomar fuertes acciones contra el cambio climtico reclam que los correos electrnicos dejan claro que no hay ninguna relacin entre la actividad humana y el cambio climtico.

Este tipo de reaccin ha puesto al IPCC a la defensiva, mientras sus funcionarios condenan la publicacin de los correos electrnicos como un acto ilegal dirigido a desacreditar el trabajo del panel.

La cara humana de la ciencia

Las presuntas motivaciones son crebles. No es una coincidencia que los correos electrnicos fueron dados a conocer justo antes de la reunin en Copenhague. Los responsables deben estar satisfechos con el efecto que el Climagate ha tenido en impulsar la oposicin contra cualquier argumento sobre una accin firme.

Pero desestimar los correos electrnicos sobre la base de que fueron obtenidos ilegalmente hace perder el punto importante del tema que es mostrar a la ciencia como un proceso ms humano de lo que usualmente se cree.

Los correos electrnicos revelan que los cientficos que los escribieron estaban frustrados por los ataques de los crticos y, como Mendel, estaban ansiosos por intensificar la fuerza de sus conclusiones. Unos pocos cuestionaran la idea de que muchos cientficos estaran dispuestos a realzar sus hallazgos; el crimen de los investigadores parece haber sido expresarlo por escrito.

Para ganar la confianza del pblico, los cientficos cada vez estn bajo una mayor presin que implica mostrar abiertamente cmo obtienen sus resultados.

Sin embargo, si los investigadores deben ser ms transparentes para evitar ser acusados de alterar datos, el pblico tambin debe aceptar cmo se practica la ciencia realmente un punto que resaltan los investigadores Mike Hulme y Jerome Ravetz en un reciente comentario a la BBC.

Para lograrlo, los cientficos deben trabajar ms para mostrar su cara humana cuando explican los procesos y prcticas en lugar de esconderse detrs de la idea de que la ciencia es enteramente objetiva.

Convertir el ataque en oportunidad

El Climagate est enseando al IPCC esta leccin del modo ms duro. Al depender demasiado en la aparente objetividad de sus evaluaciones cientficas para darle autoridad, el Panel ha hecho que tanto sus conclusiones como sus miembros sean polticamente vulnerables. Ahora cualquier crtica que ponga en tela de juicio la objetividad de las investigaciones usadas por el IPCC, por mnima que sea, socava su reputacin.

Por ejemplo, el informe de que los glaciares de India podran no desaparecer tan rpido como el IPCC haba predicho tambin ha dado a los escpticos una oportunidad para continuar sus crticas.

El IPCC, en su favor, se esfuerza por ser transparente en su propio manejo de la evidencia cientfica al hacer buen uso de los canales de comunicacin. Por ejemplo, presenta y responde en lnea a cada uno de los alrededor de 300,000 comentarios recibidos sobre su reciente informe de evaluacin, publicado en 2007.

Pero si no est preparado para aceptar una imagen ms real de cmo se recopila la evidencia cientfica, esa transparencia no ser suficiente.

Los medios, tambin, deben mejorar su comprensin y descripcin de la ciencia.

Frecuentemente, los medios demandan una visin en blanco o en negro de la evidencia cientfica, en lugar de una descripcin ms matizada basada en la naturaleza social de la investigacin cientfica. Esto subestima la verdadera fortaleza del proceso cientfico y socava la solidez de las decisiones polticas basadas en los resultados de la investigacin.

En el corto plazo, el Climagate puede daar la causa de aquellos que buscan acciones rpidas y fuertes contra el cambio climtico. Pero, si en el proceso ayuda a dar argumentos a los polticos, al pblico y a los medios para entender cmo trabaja realmente la ciencia, slo podr reforzar las soluciones que el mundo necesita para enfrentar el cambio climtico.

Director, SciDev.Net

Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.