Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

  • Cultivos biocombustibles pueden invadir el trópico

[LIMA] Los cultivos para biocombustibles tienen más probabilidades que otras plantas de llegar a convertirse en invasores en los ecosistemas tropicales y subtropicales de todo el mundo, según un hallazgo científico.

La evaluación de riesgo de malezas (conocida por sus siglas en inglés WRA) –que examina la biología de la planta, su origen geográfico, el estado de sus plagas conocidas y su comportamiento– puede ser usado para predecir si una especie destinada a cultivo para biocombustible se tornará invasora, lo que permitirá a los países evitar pérdidas económicas y medioambientales.

En el primer estudio cuantitativo sobre esta capacidad invasiva de los cultivos terrestres para biocombustibles, investigadores de la Universidad de Hawaii, con sede en los Estados Unidos, usaron una WRA adaptada para monitorear especies potencialmente invasoras tanto de aquellas propuestas en Hawaii para desarrollar biocombustibles, como de plantas usadas para otros propósitos, y así poder cuantificar su invasión actual, relativa y potencial.

Encontraron que los cultivos para biocombustibles tienen de dos a cuatro veces más posibilidades de ser invasores o de establecer poblaciones silvestres que una muestra aleatoria de otras plantas introducidas a Hawaii.

El equipo llegó a la conclusión de que una plantación extensiva –escenario esperado con los cultivos a gran escala destinados a biocombustibles– agravará la situación.

Estos resultados son válidos para todas aquellas áreas con ecosistemas tropicales o subtropicales, según los autores. La WRA usada en el estudio es una manera internacionalmente aceptada de determinar el riesgo de invasión de un cultivo.

Christopher Buddenhagen, autor principal del estudio, dijo a SciDev.Net que algunas de las especies invasoras potenciales o reales incluyen el tojo, la jatropa o piñón y el kudzú, mientras que entre las no invasoras se encuentran la caña de azúcar y la macadamia.

“La siembra de especies potencialmente invasoras cerca de áreas naturales importantes con alta biodiversidad debe descartarse”, afirmó Buddenhagen.

“Si una especie tiene un alto riesgo de llegar a ser invasora, las probabilidades de que termine invadiendo empeoran si se siembra a gran escala”, añadió.

Los gobiernos deberían dar prioridad a las especies no invasoras o menos invasoras antes de aprobar u otorgar fondos para programas de plantación de biocombustibles, opinó Buddenhagen.

Julio Ugarte, Coordinador en el Perú del Centro Mundial de Agroforestería, comentó a SciDev.Net que en áreas particularmente ricas en biodiversidad es mejor actuar cautelosamente y encontrar fuentes alternativas de biocombustibles en lugar de importar cultivos que podrían poner esos recursos en riesgo.

La investigación fue publicada en la edición del 22 de abril de PLoS ONE.

Vea el artículo completo en PLoS ONE