Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

Los investigadores recolectan información crucial sobre las capas superiores de las corrientes oceánicas del mundo con avanzados dispositivos.
  • Calor del planeta se deposita en profundidad de océanos

Los investigadores recolectan información crucial sobre las capas superiores de las corrientes oceánicas del mundo con avanzados dispositivos.
Crédito de la imagen: Alicia Navidad / CSIRO

De un vistazo

  • Mitad del aumento en calor del océano desde 1865 ocurrió en últimas dos décadas.

  • Nuevo estudio confirma que buena parte de ese aumento se deposita en aguas por debajo de 700 metros

  • Urge robustecer observaciones del océano a diferentes profundidades

Shares
En las dos últimas décadas se ha duplicado la cantidad de calor que absorben las aguas oceánicas  en comparación con el aumento ocurrido desde la era industrial (1865).
Pero esas aguas no solo se están calentando en su superficie principalmente a causa de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Estudios liderados por el científico Peter Gleckler, del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, en Estados Unidos y publicados en Nature Climate Change (enero 18) confirman que la tercera parte de ese incremento se ha depositado por debajo de los 700 metros.

Los investigadores cruzaron observaciones de la temperatura del agua con diferentes modelos climáticos –que miden fuerzas naturales como volcánicas y solares, así como los que dan cuenta de la acción humana– para hacer simulaciones. Concluyeron que la tendencia es al aumento continuo.

“Al circular más lentamente que las superficiales, el agua de zonas profundas tiene tiempos de residencia mucho más largos. Así, el calor extra absorbido por estas aguas puede permanecer más tiempo sin ser intercambiado”.

Gladys Bernal, grupo Oceánicos - Universidad Nacional de Colombia


“Nuestro estudio se refiere a la velocidad a la que el sistema del clima global ha estado absorbiendo el exceso de calor (no de temperatura) como resultado del incremento en los GEI”, explica Gleckler a SciDev.Net.

El calor es la energía total del movimiento molecular en una sustancia, mientras que la temperatura es una medida de la energía molecular media.

Los cambios en el almacenamiento del calor por parte de las aguas marinas son importantes porque el océano absorbe más del 90 por ciento del aumento en el exceso del calor del planeta, lo cual se asocia con el calentamiento global, explica Gleckler.

El estudio midió tres capas oceánicas: desde la superficie hasta los 700 metros por debajo del nivel del mar, donde existe la mayoría de fauna y flora del océano; desde los 700 hasta los 2.000 metros, y la última capa por debajo de esa profundidad.

“Si parte del exceso de calor queda en las profundidades oceánicas, está lejos de actuar sobre los seres vivos, lo que reduciría algunos de los impactos del calentamiento global en la superficie”, dice Gleckler. Pero “puede tener implicaciones en la circulación de las aguas en las profundidades, mecanismo crucial para la redistribución del calor”.

Para la investigadora Gladys Bernal, del grupo Oceánicos de la Universidad Nacional de Colombia, ese es un tema clave: “al circular más lentamente que las superficiales, el agua de zonas profundas tiene tiempos de residencia mucho más largos. Así, el calor extra absorbido por estas aguas puede permanecer más tiempo sin ser intercambiado”, dice a SciDev.Net.

Constanza Ricaurte, coordinadora del Programa de Geociencias Marinas y Costeras, GEO, del Instituto de Investigaciones Invemar, se pregunta cuánto más calor podrá almacenar el océano, si la tendencia es al aumento, como sugiere el artículo, lo cual muestra “la importancia de hacer esfuerzos mundiales para robustecer las observaciones del océano a diferentes profundidades con el fin de dilucidar el papel de los océanos mundiales en la captura de calor del planeta”.

Enlace al resumen del artículo en Nature Climate Change (en inglés)
Republicar
Sin costo alguno, usted o su medio pueden publicar este artículo en línea o de manera impresa, gracias a nuestra Licencia de Atribución de Creative Commons. Lo animamos a hacerlo siguiendo estas sencillas instrucciones:
  1. Dar el crédito a los autores.
  2. Dar el crédito a SciDev.Net y si le es posible incluir nuestro logo y un enlace al final que lleve al artículo original.
  3. Puede también publicar las primeras líneas del artículo y luego añadir: "Lea el artículo completo en SciDev.Net" e incluir un enlace al artículo original.
  4. Si además quiere tomar las imágenes que publicamos en esta historia, deberá confirmar con la fuente original si le permite hacerlo.
  5. El modo más fácil de publicar este artículo en su sitio es usando el código que incluimos a continuación.
Para mayor información revise nuestras instrucciones de reproducción y la página de medios.